S?bado, 03 de enero de 2009

Día 4 de Enero
 II Domingo de Navidad

 

Nos dio ser hijos de Dios

 

 Con la experiencia de una larga vida, tras haber intimado en su juventud con el Señor, san Juan escribe su Evangelio comenzando con la palabras que hoy consideramos. Parece como si el Apóstol y Evangelista, consciente de que no podrá extenderse excesivamente y de que, a la vez, le es imposible glosar de modo adecuado lo que transmite a sus lectores, ya de entrada, sin preámbulo alguno, aborda la cuestión decisiva de nuestra existencia.

        Sin duda, la Revelación que meditamos en este día, es una de las verdades más decisivas para la vida del cristiano: inspirado por el Espíritu Santo, nos hace conocer san Juan nuestra condición de hijos del Creador de cuanto existe, una relación que nos eleva lo inimaginable sobre el resto de la realidad creada y nos mueve al agradecimiento. Deseamos corresponder con amor, al amor que nos manifestó Dios Padre; que nos ha querido tanto que, a pesar de la infidelidad humana, envió al mundo a su Unigénito, para que todo el que crea en Él no perezca sino que tenga vida eterna. Se trata de la realidad que fundamenta nuestra dignidad, y la única verdadera razón de la supremacía que siente el hombre sobre el resto del mundo que contempla. De ahí que, contrariamente a lo que algunos piensan, el hombre, negando a Dios, se autoaniquila, al prescindir del fundamento de su valor.

        Hoy como nunca, vuelve estar de actualidad la afirmación de san Pablo a los primeros cristianos de la Iglesia en Roma: Porque estimo –les dice– que los sufrimientos del tiempo presente no son comparables con la gloria que se ha de manifestar en nosotros. Pues la ansiosa espera de la creación desea vivamente la revelación de los hijos de Dios. La creación, en efecto, fue sometida a la vanidad, no espontáneamente, sino por aquel que la sometió, en la esperanza de ser liberada de la servidumbre de la corrupción para participar en la gloriosa libertad de los hijos de Dios. En efecto, tenemos experiencia de que tendemos al pecado y, como consecuencia de él, a un desorden que nos descompone social y personalmente. Permanecemos, entonces, como en corrupción, incapaces de obras buenas, e –inútiles para progresar– nos sentimos sometidos a nuestros defectos mientras no acudimos a Dios reconociendo que somos débiles y necesitamos de Él.

        Es aparente toda liberación, entendida como independencia de nuestro Padre Dios. Lo que sería en ese caso más "libertad", más "autonomía", se siente por el contrario y enseguida como opresión por parte de nuestros iguales; que, asimismo "liberados", no ven la necesidad de respetar los ámbitos legítimos a los que tenemos derecho los demás. Si no se ama a Dios, si no lo contemplamos como es: Señor-Legislador del mundo, ni lo amamos y, por consiguiente, no tenemos interés que respetar los criterios o normas para la vida que, según su voluntad, ha establecido, caemos enseguida en la incoherencia de organizarnos de acuerdo con nuestra voluntad. Nos sentimos entonces tal vez liberados de toda autoridad superior, pero indudablemente frustrados, a poco que consideremos que, no siendo dioses, como mucho podríamos aspirar a lo que nos sugiera nuestra limitada imaginación.

        El plan que Dios Nuestro Padre, que es sólo amor, nos reserva, no lo hemos ideado desde luego cada uno, ni tenemos derecho como criaturas que somos a manipularlo a nuestro antojo. Por el contrario, nos corresponde aceptarlo humildemente; es decir, de acuerdo con la realidad de la situación nuestra ante Dios. Nunca, siendo suyo y para amar a sus hijos con todo su poder, puede defraudarnos. Descansemos, por tanto, esperando una sorpresa sin igual. Que Dios nos quiere con todo el poder de su corazón de Dios. Y, desde ahora, podemos ya recrearnos en la misma esperanza que llena de gozo a nuestra Madre; que sabiéndose pequeña criatura y queriendo servirle cuanto es posible, exclama: porque Dios se fijó en la humildad de su esclava, por eso me llamarán bienaventurada todas las generaciones: pues, el Todopoderoso hizo grandezas en mí.

NOVEDADES FLUVIUM


Publicado por verdenaranja @ 12:52  | Espiritualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios