Martes, 13 de enero de 2009

DOMINGO 2 DEL TIEMPO ORDINARIO / B

18 de enero de 2009

 

Las oraciones y el prefacio que se aconsejan  para este domingo son de la misa para la unidad de los cristianos. Las lecturas, en cambio, deben ser del domingo 2 del tiempo ordinario.

 

La paz de nuestro Señor Jesucristo, el amor del Padre y la gracia transformadora del Espíritu Santo, estén con todos vosotros.

 

Hemos terminado las fiestas de Navidad, y entramos ya en los domingos del tiempo ordinario. Unos domingos que hoy empezamos recordando la llamada que el Señor hace constantemente a seguirle. La llamada que hizo a Samuel, la llamada que hizo a los primeros apóstoles, la llamada que nos hace a todos nosotros.

Hoy, esta llamada nos invita también a mirar hacia dos hechos importantes de nuestra Iglesia y nues­tra sociedad. Por una parte, hoy comenzamos la Semana de Oración por la Unidad de los Cristia­nos. Producen una gran tristeza, las divisiones que hay entre los que creemos en Jesucristo. Por ello, debemos rezar intensamente para que Dios nos conduzca hacia la unidad.

Y por otra parte, hoy la Iglesia celebra también el día de las Migraciones. Es un hecho que está muy presente en nuestra sociedad: la llegada de per­sonas de otros países que buscan entre nosotros una vida más digna. Y nosotros debemos convertir constantemente nuestro corazón para ser capaces de actuar ante este hecho como auténticos seguidores de Jesús).

 
A. penitencial: En unos momentos de silencio y ora­ción, dispongámonos para celebrar la Eucaristía (Silencio). 

Tú, que nos llamas a seguirte. SEÑOR, TEN PIEDAD.

Tú, que nos llamas a vivir en tu compañía. CRISTO, TENPIEDAD.

Tú, que nos llamas a dar testimonio de tu amor. SEÑOR, TEN PIEDAD

 

1. lectura (1 Samuel 3,3b- 10. 19): Durante estos domingos del tiempo ordinario, la primera lectura nos prepara para el evangelio que luego proclamaremos. Escuchemos ahora cómo Dios llama para confiar una misión, como Jesús hará también con sus apóstoles.

 

2. lectura (1 Corintios 6,13b-15a.17-20): La segunda lec­tura de estos domingos nos va ofreciendo, de forma independiente, los principales pasajes de las cartas apostólicas. Hoy Pablo nos habla del respeto que debemos tener a nuestro propio cuerpo.

 

Oración universal: Presentemos ahora nuestras peti­ciones a Dios nuestro Padre. En este domingo, hagámoslo teniendo presente la intención de la unidad de los cristianos y la del día de las migra­ciones. Oremos diciendo: ESCÚCHANOS, PADRE.

 

Por todos los cristianos. Para que estemos siempre atentos a escuchar la voz del Señor y a responderle tal como lo hizo Samuel. ROGUEMOS AL SEÑOR

Por todas las Iglesias y confesiones cristianas. Para que Dios nos conceda el don de avanzar en el camino de la unidad, bajo la guía de nuestro pastor Jesucristo. ROGUEMOS AL SEÑOR

 

Por nuestra comunidad cristiana. Para que pueda madurar y enriquecer su fe en el contacto con las personas de diferentes culturas y religiones que viven entre nosotros. ROGUEMOS AL SEÑOR

 

Por nuestro país. Para que en las situaciones econó­micas difíciles como la que ahora vivimos, se susciten entre nosotros acciones y actitudes concretas de fraternidad y solidaridad. ROGUEMOS AL SEÑOR

 

Por los inmigrantes que han perdido la vida en su intento de llegar a nuestras costas en búsqueda de mejores condiciones de vida para ellos y sus familias. Para que el Dios del amor los acoja en su vida para siempre. ROGUEMOS AL SEÑOR

 

Por todos nosotros. Para que seamos siempre porta-dores de paz, de concordia, de espíritu de acogida, de amor. ROGUEMOS AL SEÑOR

 

Dios nuestro, Padre de todos, escucha nuestra oración y concédenos la alegría de amar y seguir a Jesucristo como lo hicieron san Andrés, san Pedro y todos los primeros apóstoles. Por... 

 

Padrenuestro: Como Jesús nos enseñó, nos atrevemos a decir:

CPL


Publicado por verdenaranja @ 22:20  | Liturgia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios