Martes, 13 de enero de 2009

INVITACION DE NUESTRO OBISPO Don Bernardo Álvarez Afonso a peregrimar por las vocaciones en Febrero de 2009.

 

Peregrinar orando por las vocaciones

 

 

                 A poco que reflexionemos nos damos cuenta de que el futuro de nuestra Iglesia Diocesana se presenta problemático ante la falta de vocaciones para el sacerdocio ministerial y las distintas formas de vida consagrada. Hoy, más que en otras épocas, se hacen evidentes entre nosotros las palabras de Jesús a sus discípulos: “la mies es mucha y los obreros pocos”. Pero, no todos acaban de percibir y sentir esta necesidad tan importante para la misión de la Iglesia. Por eso, ante “la escasez vocacional”, es necesario despertar la conciencia  y preocupación por las vocaciones en nuestras comunidades parroquiales, en las familias cristianas, en los sacerdotes, en los catequistas y educadores de los niños y de los jóvenes, pues, como dice el refrán: “ojos que no ven, corazón que no siente”.

 

                 Sólo quienes de verdad sienten el problema se ponen manos a la obra y ponen en práctica la petición de Jesús: “pedid a dueño de la mies que envíe operarios a su mies”. Ciertamente la Pastoral Vocacional abarca distintas acciones complementarias, entre las que nunca puede faltar la propuesta vocacional directa a los niños y jóvenes cristianos, pero la Oración por las Vocaciones debe ser prioritaria y constante en todos los ámbitos de la comunidad cristiana. Como recordaba Juan Pablo II en la carta a los sacerdotes del Jueves Santo 2004: “Sí, las vocaciones son un don de Dios que se ha de suplicar continuamente. Siguiendo la invitación de Jesús, hay que rogar ante todo al Dueño de la mies para que envíe obreros a su mies (Mt 9,38). La oración reforzada con el ofrecimiento silencioso del sufrimiento es el primero y más eficaz medio de pastoral vocacional. Orar es mantener la mirada fija en Cristo, con la confianza de que de El mismo, único Sumo Sacerdote, y de su entrega divina, manan abundantemente, por la acción del Espíritu Santo, los gérmenes de vocación necesarios en cada momento para la vida y la misión de la Iglesia”.

 

                 En este sentido, me alegro, felicito y agradezco a nuestra Delegación Diocesana de Vocaciones por todas las iniciativas que viene promoviendo estos años para fomentar la oración y el trabajo pastoral por las vocaciones. Particularmente quiero expresar mi satisfacción por esta nueva iniciativa de una “Peregrinación Vocacional” por las distintas iglesias de la Villa y Puerto de Garachico que se inicia el 7 de febrero, en el marco de la celebración diocesana del Día de la Vida Consagrada, y se prolonga hasta el primero de marzo. De todo corazón pido al Señor que haga fructificar el esfuerzo y la generosidad de los organizadores, así como la oración y penitencia de todos lo que realicen esta peregrinación.

 

 

† Bernardo Álvarez Afonso

          Obispo Nivariense


Comentarios