Martes, 20 de enero de 2009

LA CONVERSIÓN DE SAN PABLO
25 de enero de 2009

 

 

La gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor del Padre y la comunión del Espíritu Santo esté con todos vosotros.

 

El día 25 de enero la Iglesia celebra la Conversión de san Pablo, y este año es jubilar porque recorda­mos los dos mil años del nacimiento del apóstol de los gentiles. Por ello en esta misa -aun siendo hoy domingo- el color de los ornamentos es blanco, rezamos las oraciones y escuchamos las lecturas propias de san Pablo.

Coincidiendo con esta fiesta, hoy concluye la Semana de Oración por la Unidad de los cristianos, querida por el señor Jesucristo y vivamente recor­dada por el apóstol san Pablo en sus cartas.


A.    
penitencial: Antes de celebrar los santos misterios, invoquemos al Señor Jesucristo por cuya sangre hemos recibido la redención, el perdón de los pecados.
    

Tú, que has nacido de mujer para que obtuviéramos la condición de hijos: SEÑOR, TEN PIEDAD.

Tú, que sufriste la muerte para el perdón de nuestros pecados. CRISTO, TEN PIEDAD.

Tú, que has resucitado para que tengamos vida. SEÑOR, TEN PIEDAD.

 

1. lectura (Hechos 22, 3-16): Escuchemos en el libro de los Hechos de los Apóstoles cómo san Pablo, predicando ante el pueblo en Jerusalén, explica con un recuerdo vivo y emocionado su encuentro con el Señor y su conversión de perseguidor en testigo de Cristo.

 

2. lectura (1 Corintios 7, 32-35): Escucharemos ahora en esta segunda lectura, igual como lo hacemos tantos otros domingos, un pasaje de una de las cartas del apóstol san Pablo.

 

Oración universal: Dirijamos confiadamente nuestras plegarias, oraciones y súplicas a Dios, Salvador nuestro, que quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad. Pueden responder: ESCÚCHANOS, SEÑOR.

 

Por la Iglesia católica, extendida de oriente a occi­dente: que sea la casa y la escuela de la comunión y proclame ante los hombres las insondables riquezas de Cristo. OREMOS AL SEÑOR.

 

Por los cristianos de las diferentes confesiones: que así como nos une un solo bautismo, llegue el día en que, lograda la plena comunión, podamos participar juntos de la Eucaristía. OREMOS AL SEÑOR.

 

Por la evangelización de los países de misión y por la nueva evangelización de los pueblos con raíces cristianas: que, siguiendo el ejemplo del apóstol san Pablo, anunciemos incesantemente el evangelio de Cristo. OREMOS AL SEÑOR. 

 

Por todos los pueblos del mundo: que los gobernantes y los ciudadanos se interesen por cuanto es verda­dero, justo, amable y digno de elogio a fin de que la humanidad goce de la paz. OREMOS AL SEÑOR.

 

Por nosotros, reunidos para celebrar la cena del Señor: que así como participamos de un mismo pan y un mismo cáliz, formemos también juntos el único Cuerpo de Cristo. OREMOS AL SEÑOR.

 

Oh Dios Padre nuestro, que puedes hacer infinitamente más que cuanto podamos pedir y entender. Escucha las plegarias que te dirigimos por toda la humanidad y concédenos aquello que colabora al bien de quienes te aman para que vivamos para alabanza de tu gloria. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

Padrenuestro: Porque hemos recibido el Espíritu de hijos, siguiendo la enseñanza del Señor, nos atre­vemos a decir:

CPL


Publicado por verdenaranja @ 22:05  | Liturgia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios