Domingo, 25 de enero de 2009

Comentario a las lecturas del domingo tercero del Tiempo Ordinario – B publicado en el Diario de Avisos el domingo 25 de Enero de 2009 bajo el epígrafe “el domingo, fiesta de los cristianos”.

En las redes de Dios

DANIEL PADILLA

Una buena obra literaria -decía el profesor- ha de cons­tar de tres elementos básicos: exposición, nudo y de­senlace. La exposición sirve para presentar a los per­sonajes, el ambiente, las costumbres del lugar. El nudo es el momento en que esos personajes, el protagonista, va entran­do en algún conflicto, porque ve que unas nuevas circuns­tancias alteran su vida y le obligan a un replanteamiento de todo. El desenlace es la salida del túnel, la aclaración del embrollo, la toma de una decisión.

Me vienen a la mente estas viejas lecciones, al leer el evangelio de hoy. Allá estaban "Simón y su hermano Andrés echando el copo al lago, pues eran pescadores". "Un poco más adelante, estaban Santiago y Juan remendando las re­des". Esa era su vida. Noches de brega y de vigilia, para po­der conseguirse el pescado de cada día. Unas veces el lago era generoso. Pero otras, ya lo saben: O les alcanzaba una tormenta -"sálvanos, Señor, que perecemos"- o se cerraban las entrañas del lago: "En toda la noche no hemos consegui­do nada". Hasta aquí llega la "exposición". Es como una imagen detenida.

Pero llegó el nudo, la aparición de un nuevo personaje que replanteaba lo hechos de arriba abajo. "Pasando Jesús junto a ellos, dijo: Vengan conmigo y les haré pescadores de hombres". Era una propuesta para una tarea inesperada y desconcertante, muy diferente de la realizada hasta enton­ces. Una aventura que dejaba al descubierto todos sus planes de seguridad humana: su trabajo, su casa, su familia, su fi­losofía del "más vale pájaro en mano que ciento volando".

Y hubo que buscar el "desenlace", hubo que decidirse. El evangelio es conmovedor en su relato. Refiriéndose a Simón y Andrés, dice: "Dejando las redes, le siguieron". Con res­pecto a los otros, añade: "Dejando a su padre Zebedeo con los jornaleros en la barca, se marcharon con él".

Así ha funcionado siempre el Reino. En el camino tran­quilo y a veces distraído de los humanos se cruza de pronto la sombra de Dios. O quizá un fogonazo de su "luz", enfo­cando horizontes nuevos. Automáticamente, sobre ese hom­bre, aparecen unos cuántos interrogantes. ¿Se acuerdan de la historia de Samuel, que leímos el domingo pasado? Allá es­taba él, durmiendo tranquilamente. La voz que escuchó le sumió en el desconcierto, en la duda, en el conflicto. Nece­sitó la ayuda de su maestro para ver con claridad y decidir­se a contestar: "Habla, Señor, que tu siervo escucha".

No son historias de ayer. Hoy mismo, en el deambular rutinario de tu vida, "mientras echas tu copo al mar", o tu copa en el bar, mientras "remiendas tus redes", o te enredas en otros remiendos, puede cruzarse Dios. Quizá, como el pe­queño Samuel, no caigas al principio en la cuenta de lo que te está sucediendo. Quizá, sin despertar totalmente del sueño, empieces a dar pasos de ciego. Posiblemente, necesi­tarás también que te ayude alguien a discernir. Es casi segu­ro que las redes de tu comodidad, de tu miedo a lo descono­cido, de tu "más vale pájaro en mano...", se te enreden en los pies, tu decisión. Puede ocurrirte incluso que se entremezclen en tu mente otras curiosas teorías. Por ejemplo, la de que "a Dios se le puede servir de mil mane­ras, etcétera".

Pero, por lo que pudiera suceder, vete aprendiéndote es­te versículo: "Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad". Y este otro: "Si hoy escuchan la voz de Dios, no endurezcan vuestro corazón".

¡Y es que Dios "nos enreda"!


Publicado por verdenaranja @ 11:22  | Espiritualidad
Comentarios (4)  | Enviar
Comentarios
Publicado por leopldocruzr
Martes, 27 de enero de 2009 | 14:19
Si nuestro corazon adquirio el perdon, la comprension ,la union. Estamos listos para subirnos a la barca porque somos pescadores profesionales y estamos dispuestos a lanzar la red con toda la fe, de que nuestra pesca sera abundante, muchos exitos.
Publicado por leopldocruzr
Martes, 27 de enero de 2009 | 14:22
Le pedimos al Dios de la vida a nuestra madre santisima y a tu grandioso hijo que nos orienten adecuadamente para que nuestra pesca sea abundante y tenga exito, unidos a esta gran empresa la sacaremos adelante como accionistas que somos.
Publicado por leopldocruzr
Mi?rcoles, 28 de enero de 2009 | 14:16
Este triunfo de Jesucristo y la Iglesia que hemos vencido al enemigo en esta tierra, ahora si tenemos argumentos para rescatar a nuestro pueblo, mis queridos hermanos todos unidos a este proposito.
Publicado por leopldocruzr
Mi?rcoles, 28 de enero de 2009 | 14:24
Unos sembraron pero la recolecci?n es nuestra mis queridos hermanos en la f?, la mies es abundante por que el triunfo es de Jesucristo y nuestro, por que todos trabajamos unidos al proposito y mandato del maestro Jesus.