Martes, 03 de febrero de 2009

DOMINGO 5 DEL TIEMPO ORDINARIO / B
8 de febrero de 2009

 

El Señor esté con vosotros.

 

Cuando Jesús comenzó su predicación en Galilea, provocó un gran entusiasmo en la gente. Muchos iban a verle y escucharle, porque su palabra levantaba el ánimo y renovaba los corazones. Y de él salía una fuerza que curaba a los enfermos y daba nuevo empuje a las vidas destrozadas.

Nosotros también queremos ver a Jesús, y por eso estamos aquí, celebrando esta Eucaristía. Él penetra profundamente en nuestras vidas, él nos transforma. Y él es, también, una llamada a cada uno de nosotros para que seamos apoyo y ayuda para los que sufren.

 

A. penitencial: En silencio, pidamos perdón por nues-tras infidelidades a la llamada de Dios. (Silencio).

 

Tú, defensor de los pobres. SEÑOR, TEN PIEDAD.

Tú, fortaleza de los enfermos. CRISTO, TEN PIEDAD.

Tú, esperanza de los desvalidos. SEÑOR, TEN PIEDAD.


1. lectura
(Job 7,1-4.6-7): Sin duda todos conocemos la historia de Job: un hombre destrozado por la enfermedad y hundido en la miseria. Escuchemos cómo nos explica su situación, semejante al dolor de muchos otros hombres y mujeres de todas partes.

 

Salmo (146): A pesar del dolor, a pesar de las tragedias humanas, la fuerza de Dios no deja de acompañar nuestro camino. Cantérnosle ahora con las palabras del salmo, porque él siempre está cerca de los que sufren.

 

2. lectura (1Corintios 9,16-19.22-23): En la segunda lectura, san Pablo nos habla de su entrega, de su dedicación total al anuncio del Evangelio.

 

Antes del aleluya (ev.: Marcos 1,29-39): Dispongámonos a escuchar el evangelio. En Galilea Jesús ofrece salud y vida a todos los que se le acercan. Preparémonos para recibirlo con el canto del aleluya. Pongámonos de pie.

 

Oración universal: Fieles a las palabras de Jesús que nos invita a orar siempre sin desanimarnos, presentemos al Padre nuestras peticiones. De un modo especial, recordemos hoy la Campaña contra el Hambre en el mundo. Podemos responder: ESCÚCHANOS, PADRE.

 

Por la santa Iglesia extendida por toda la tierra y pre-sente en nuestra comunidad. OREMOS AL SEÑOR:

 

Por todos los hombres y mujeres que en el mundo entero sufren la tragedia del hambre. OREMOS AL SEÑOR:

 

Por las personas y entidades que generosamente luchan contra el hambre y la pobreza. OREMOS AL SEÑOR:

 

Por los países sometidos a dictaduras, y por todos los que sufren opresiones y violencias. OREMOS AL SEÑOR:

 

Por nosotros, y por nuestros familiares y amigos. OREMOS AL SEÑOR:

 

Escucha, Padre, las plegarias que te hemos presentado, tú que eres nuestro auxilio. Atiende nuestros anhelos, y danos tu Espíritu Santo. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

Padrenuestro: Con toda confianza en nuestro Dios que ama a los pobres, nos atrevemos a decir:

 

CPL


Publicado por verdenaranja @ 0:16  | Liturgia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios