Viernes, 13 de febrero de 2009

DOMINGO 6 DEL TIEMPO ORDINARIO / B

15 de febrero de 2009


La gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor del Padre y la comunión del Espíritu Santo estén con todos vosotros.


En tiempos de Jesús, los leprosos estaban obligados a vivir fuera de los lugares habitados, y tenían prohibido acercarse al resto de la gente. Era una marginación terrible.

En cambio, en el evangelio vemos que se acercan a Jesús. Y lo hacen porque saben que Jesús no rechaza a nadie. Jesús, saltándose las leyes si es necesario, acoge a toda persona, y de un modo especial a los que la sociedad deja de lado.

Comencemos ahora la Eucaristía. Jesús nos acoge también a nosotros, con todas nuestras debilidades. Y nos invita a actuar como él: pres­tando atención a los enfermos, acercándonos a los que sufren, rompiendo toda discriminación entre personas, no cerrando los ojos ante el dolor y la pobreza que viven tantos hermanos nuestros. Esta es su Buena Noticia, esta es la alegría que tenemos que vivir en nuestra asamblea.


A. penitencial: En silencio, preparémonos para la cele­bración pidiendo el perdón de Dios.


Tú que consuelas a los enfermos y a los afligidos.
SEÑOR, TEN PIEDAD.

Tú que tiendes la mano a los marginados. CRISTO, TEN PIEDAD.

Tú que perdonas y acoges a los pecadores. SEÑOR, TEN PIEDAD.


1. lectura (Levítico 13,1-2.45-46): Escuchemos en esta primera lectura las duras leyes que en Israel obliga-ban a los leprosos a vivir en la marginación. Jesús se saltará estas leyes y acogerá a esos enfermos que la sociedad abandonaba.


Salmo (31):
La lepra era vista también como una imagen del pecado. Cantemos ahora, en el salmo, a nuestro Dios que nos acoge y nos perdona.

 

2. lectura (1Corintios 10,31-11,1): San Pablo nos resume hoy, en la segunda lectura, las actitudes básicas que deben mover nuestra vida. Escuchemos con atención su mensaje.


Oración universal: Presentemos al Padre nuestras plegarias, por nosotros y por el mundo entero. Oremos diciendo: ESCÚCHANOS, PADRE.


Oremos por la Iglesia, por todos los cristianos. Que con nuestra forma de actuar seamos portadores del amor de Dios hacia los que sufren. OREMOS:


Oremos por nuestro mundo, por nuestra sociedad. Que en esta situación de crisis económica que esta-mos viviendo, nuestros gobernantes trabajen de verdad para que desaparezcan la pobreza, el hambre y la explotación de los débiles. OREMOS:


Oremos por todos los que sufren, en el cuerpo o en el espíritu. Que sientan siempre muy cercana la fuerza de Dios que no les abandona. OREMOS:


Oremos por nosotros, los que hoy nos hemos reunido aquí para celebrar la Eucaristía. Que vivamos muy a fondo, y sepamos transmitir a los demás, el anhelo de un mundo justo, fraterno, en el que toda persona pueda vivir dignamente. OREMOS:


Escúchanos, Padre de todos. Tú amas con especial amor a los pobres y a los enfermos. Enséñanos, Padre, a ser como tú. Por Jesucristo nuestro Señor.

Padrenuestro: Siguiendo la enseñanza de Jesús, ahora, antes de comulgar, nos atrevemos a decir:


CPL


Publicado por verdenaranja @ 22:17  | Liturgia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios