S?bado, 14 de febrero de 2009

Información cogida de DOSSIER FIDES “MISIONEROS TRAS LAS HUELLAS DE SAN PABLO. Institutos religiosos que se inspiran en el Apóstol Pablo, publicado por Agencia Fides el 25 de Octubre de 2OO9. 

          

LOS PAULISTAS DEL LÍBANO

 

         Los Misioneros de San Pablo fueron fundados en Harissa (Líbano) en 1903 por el Obispo de Baalbeck Germanos Mouakkad. El Instituto Secular observa el derecho patriarcal graco-melquitay los miembros se unen sin emitir los votos religiosos, trabajando en la misión específica (difundir la Palabra de Dios con la predicación y la prensa) y practicando la virtudes evangélicas de obediencia, pobreza, celibato, oración y vida común.


        
El Fundador, en el siglo José Mouakkad, nació en Damasco (Siria) en 1852, de padres greco-melquitas católicos. A los 16 años, sin avisar a sus padres, se fue al Líbano para ser admitido como novicio en el Monasterio de San Salvador, donde vivía en aquellos años un hombre de gran santidad, el Patriarca Clemente Bahhouth. En su escuela, en joven Ignacio aprende los fundamentos de una vida ascética muy rígida. Después de seis años fue ordenado diácono, y después sacerdote de manos del Patriarca Gregorio II José (1875). Paralelamente fue nombrado profesor de Filosofía en el seminario mayor de su orden, y párroco en Alejandría y el Cairo.


        
De 1880 a 1890 ocupa el cargo de Vicario Patriarcal en Jerusalén. Uno de sus mayores éxitos es la adquisición de la sexta estación del Via Crucis, único lugar de la ciudad que pertenece a la comunidad greco-melquita católica.


        
Enviado a Baalbeck como Obispo, renuncia después de algunos años al encrgo por la difundida ignorancia religiosa y se dedica exclusivamente a la fundación del nuevo Instituto, animado por el Patriarca Gregorio II José.En 1896 va a Roma, para hacer conocer su proyecto al Papa León XIII y madura la idea de consagrar la fundación a San Pablo.

         Los Misioneros son llamados a evangelizar las campiñas con la predicación y la prensa, y a favorecer el acercamiento entre los melquitas católicos y los melquitas ortodoxos. Mons. Mouakkad establece la sede de Harissa y en 1903 un sacerdote, un diácono y un laico, comienzan a hacer vida común con él. En 1905 se une a ellos el padre José Sayegh, que en 1912 le sucederá en la dirección del Instituto. Antes de morir, Mons. Mouakkad deja numerosos escritos espirituales de predicación, meditación y explicaciones litúrgicas, y 14 artículos, titulados Estatutos fundamentales de los Misioneros de San Pablo, que los primeros compañeros utilizarán para redactar las Constituciones.


        
De 1922 a 1950, el P. Antonio Habib (que se unió a ellos en 1908) da gran impulso a la actividad misionera y funda el Escolasticado (1931) y el Seminario menor (1938). El Instituto, aunque dependiente de la jurisdicción del Patriarca greco-melquita católico, está abierto a los aspirantes de otros ritos.

Al servicio de la Palabra y de la unidad.


        
Desde el comienzo, los Padres Paulistas han predicado la Palabra de Dios a todos los estratos sociales de la población (hasta 1945 habían animado más de 1.500 retiros). Ya desde 1910 funcionaba una tipografía para la difusión de los libros litúrgicos, tratados de espiritualidad, libros de escuela, novelas y revistas para el mundo árabe. Entre ellas la revista Al-Maçarrat, que todavía es hoy una voz apostólica para la buena prensa.


        
Por mandato del entonces Secretariado Pontifico  para los no cristianos, los Paulistas fueron encargados del diálogo con los musulmanes de los países árabes y están encargados de diversas iniciativas ecuménicas, sobre todo en el ámbito del Instituto San Pablo de Filosofía y Teología. El Instituto es frecuentado por candidatos al sacerdocio, religiosos y laicos. Los cursos, en lengua francesa y árabe, son sensibles a la cultura occidental –constante que se encuentra en la herencia intelectual del Fundador. En el ámbito de la institución, ha sido creado un Centro de Teología para el Medio Oriente que organiza un simposio anual de investigación y estudio, seguido siempre de la publicación de las actas.


        
Los miembros tienen una devoción particular a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, elegida por Mons. Mouakkad como protectora de la Sociedad. San Pablo es invocado como modelo de vida apostólica junto con los Doce Apóstoles y a Santa Teresa del Niño Jesús, patrona de las Misiones y de los misioneros.


Publicado por verdenaranja @ 22:39  | Misiones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios