Lunes, 02 de marzo de 2009

DOMINGO 2 DE CUARESMA / B

8 de marzo de 2009


La gracia y la paz de Jesucristo, nuestro hermano y Señor, estén con todos vosotros.


Este tiempo de Cuaresma es todo él una llamada a seguir más intensamente, más firmemente, a Jesucristo. Él ha entregado toda su vida al servicio de Dios y al servicio de los demás, y esa entrega lo llevará hasta la cruz. Nosotros, como los discípulos en el monte de la transfiguración, contemplamos su camino y descubrimos en él toda la luz, toda la grandeza, toda la fuerza de Dios. Por ello, con fe, nos acercamos a él y queremos seguirle.


A. penitencial: Ahora, reunidos ante Jesús que camina hacia la cruz y la resurrección, reconocemos la debilidad de nuestro seguimiento y pedimos per­dón. (Silencio, sin prisa).


Confesemos juntos nuestros pecados: Yo confieso ante Dios todopoderoso...


Dios todopoderoso, Padre de bondad, tenga mi­sericordia de todos nosotros, perdone...


Y ahora, desde nuestra debilidad, invoquemos a Aquel que nos ama y tiene piedad de nosotros.

SEÑOR, TEN PIEDAD/CRISTO, TEN PIEDAD/SEÑOR, TEN PIEDAD

 

1. lectura (Génesis 22,1-3.9a.15-18): Escuchemos ahora, en esta primera lectura, el ejemplo deAbrahán. Él cree que Dios le pide que le ofrezca a su hijo en sacrificio, y está dispuesto a hacerlo. Pero Dios es un Dios de vida y no de muerte. Un Dios que hará de Abrahán el padre de un gran pueblo, el pueblo de los creyentes.

2. lectura (Romanos 8,31b-34): Hemos escuchado cómo Abrahán estaba dispuesto a sacrificar a su hijo Isaac. Pero Dios no quiere sacrificios humanos. Y es él quien nos da a su Hijo, Jesús, que nos ha enseñado a amar hasta la muerte y nos ha abierto el camino de la vida para siempre.


Antes de la aclamación (Ev.: Marcos 1,12-15): Por la lectura del evangelio, Jesús se hará especialmente presente entre nosotros. Aclamémosle con fe, antes de escuchar esta Palabra de vida.

 

Oración universal: En Jesús, en su cruz, está nuestra vida y la de la humanidad entera. Por eso ahora, llenos de fe, oramos confiadamente para que esa vida alcance a todo el mundo. Oremos cantando:

KYRIE, ELEISON.


Para que seamos capaces de cambiar nuestro corazón, y tengamos los mismos criterios de vida que Jesús.
KYRIE, ELEISON. R/ KYRIE, ELEISON.


Para que la riqueza esté mejor distribuida, y todo el mundo pueda tener una vida digna. KYRIE, ELEISON.


Para que todos los hombres y mujeres de buena vo­luntad mantengamos firme el afán de luchar por un mundo más justo, en el que nadie quede excluido.
KYRIE, ELEISON.


Para que los jóvenes puedan encontrar trabajos que permitan vivir, y nadie deba temer por su futuro. KYRIE,
ELEISON.


Para que todos los cristianos, toda la Iglesia, vivamos este tiempo de Cuaresma con muchas ganas de cre­cer en el amor a Dios y a los hermanos, para poder celebrar con toda autenticidad las fiestas de Pascua.
KYRIE, ELEISON.


Escucha, Señor, nuestra oración, y ten piedad de nosotros. Tú que vives y reinas por los siglos...


Padrenuestro: Unidos a Jesús que camina hacia la cruz, confiando como él en el amor del Padre, nos atrevemos a decir:



CPL


Publicado por verdenaranja @ 22:12  | Liturgia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios