Martes, 03 de marzo de 2009

Información de las Siervas del Señor y de la Virgen de Matará recibida en la Exposición Vocacional organizada por la Delegación de Pastoral Vocacional Nivariense en Garachico, Tenerife, del 7 de Febrero al 1 de Marzo de 2009.

 

SIERVAS DEL SEÑOR Y DELA VIRGEN MARÍA DE MATARÁ

“y la Palabra se hizo Carne y habitó entre nosotros” Juan 1, 14


NUESTRA FAMILIA MISIONERA

“Id y haced discípulos de todos los pueblos” (Mt 28, 18)

El Instituto Siervas del Señor y de la Virgen de Matará, comunidad de derecho diocesano, fue fundada por el Padre Carlos Miguel Buela el 19 de Marzo de 1988 en San Rafael, Argentina. Cuatro años antes Fray Buela había fundado los Sacerdotes del Verbo Encarnado con los que compartimos el mismo carisma y constituciones gemelas. Ambos Institutos tienen también ramas contemplativas.

La Cruz de Matará fue tallada en madera por un miembro de la tribu de Matará que había sido evangelizado por los Jesuitas durante sus misiones en Argentina. En la Cruz se pueden encontrar los misterios de la vida de Cristo: Su Nacimiento, la Eucaristía y su Pasión. Es una cruz de las más antiguas que se utilizó en la evangelización del Nuevo Mundo y por esta razón tenemos una gran devoción a la Cruz de Matará. La llevamos como un símbolo de la Evangelización de la Cultura y de nuestra total consagración a Cristo Crucificado.


NUESTRO CARISMA Y NUESTRA FINALIDAD ESPECÍFICA

“Empleamos toda nuestra fuerza en inculturar el Evangelio, esto es, prolongar la Encarnación a todos los hombres, en todo el hombre, y en todas las manifestaciones del hombre” Constituciones,  5

Nuestro fin específico, siguiendo la llamada de Juan Pablo II, es la evangelización de la cultura. Buscamos inculturar el Evangelio en las diversas culturas de modo que se puedan redimir. De este modo buscamos “recapitular todas las cosas en Cristo” (Ef 1, 10). Desde que el Instituto surgió dentro de la Iglesia, es cuidado por su sabiduría, y por tanto utiliza los diversos métodos vividos por los mejores de la Iglesia: los Santos.

 

VIDA DE ORACIÓN

Para obtener algunos frutos y para perseverar en la vida apostólica sabemos que el aspecto más importante de nuestra vida religiosa es orar. Esa es la razón por la que nuestra vida diaria de oración incluye.

  •  La Santa Misa
  • 1 hora de adoración eucarística
  •  El Oficio Divino en Comunidad (Oración de la Mañana, de la Tarde y de la noche)
  •  Angelus
  •  Santo Rosario
  •  Oración privada y devocional

 

CUARTA PROMESA MARIANA

También hacemos una Cuarta Promesa de esclavitud mariana según San Luis María de Montfort confiándonos enteramente de esta manera a la Bienaventurada Virgen María, nuestra Madre y modelo.

 

LA OBRA DE EVANGELIZACIÓN

Participamos en:

  •  Misiones Populares según San Alfonso de Ligorio
  •  ayudamos a nuestros sacerdotes en la tarea de dar los Ejercicios Espirituales de San Ignacio de Loyola como un apostolado espiritual para los laicos.
  •  trabajamos en parroquias y damos catecismo
  •  enseñamos en escuelas elementales y secundarias
  •  ayudamos en publicaciones teológicas y filosóficas
  •  trabajamos en el ministerio de juventud
  •  colaboramos en trabajos de misericordia (orfanatos, casas para niños y jóvenes discapacitados, casas para mayores, trabajo en hospitales)

 

NUESTRA MISIÓN A TRAVÉS DEL MUNDO

Hoy día hay por arriba de 835 aspirantes, postulantes, novicias, y hermanas profesas en 27 países.

Albania, Tierra Santa, Perú, Argentina, Hong Kong, Filipinas, Brasil, Islandia, Rusia, Chile, Irlanda, España, Francia, Italia, Siberia, Canadá, Jordania, Siria, Ecuador, Kazajtán, Taiwaán, Egipto, Lituania, Tajikistán, Guyana, Nueva Guinea, Tunez, Holanda, Ucrania.


SPONSA CHRISTI

Nosotras, como religiosas creemos que nuestra primera misión es ser la “Esposa de Cristo”. Dándonos totalmente a Cristo, el Redentor del hombre y el Esposo de las Almas, a través de los votos de nuestra consagración llenamos nuestra propia feminidad. Este es un don esponsal. “La mujer llamada desde el principio a amar y ser amada, en su vocación virginal encuentra a Cristo sobre todas las cosas, como Redentor que amó hasta el fin por la entrega total de sí mismo, y ella responde a este don con la entrega sincera de todo su ser” (La Dignidad de la Mujer, Mulierem Dignitatem, 1988)

Conscientes de la llamada del Padre y el dictado del Espíritu Santo, las Siervas del Señor y de la Virgen de Matará, queremos seguir a Cristo, casto, pobre, y obediente. Queremos tomar su mentalidad y estilo de vida. Imitando a María de Nazaret, ejemplo de toda religiosa, deseamos ser signos del amor tierno de Dios hacia la raza humana y ser testigos del misterio de la Iglesia que es Virgen, Novia, y Madre.

Les pedimos rogar por nuestra joven Familia Religiosa que el Espíritu Santo ha inspirado para el servicio de la Iglesia, que nuestro interés sea solamente tener vida en Cristo Jesús.

 (Traducción particular desde el Inglés)


Publicado por verdenaranja @ 17:29  | Movimientos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios