S?bado, 07 de marzo de 2009

Descripción del movimiento juvenil de evangelización “HOMBRES NUEVOS”, publicada en la revista Iglesia Nivariense de la Diócesis de Tenerife, número 90 – Febrero 2009.

HOMBRES NUEVOS

 Hombres Nuevos es un movimiento juvenil de evangelización que nace a finales de los años setenta con el deseo de impulsar una pastoral misionera en los ambientes juveniles. Los integrantes de este movimiento comparten sus vidas, en grupos o en comunidades, con el fin de intentar mejorar los ambientes en donde desarrollan sus vidas.

Corno apoyo para la revisión, formación y oración, Hombres Nuevos desarrolla unas reuniones vivenciales semanales en las que, en equi­pos constantes de trabajo (Equipos de Base), ponen a punto el Plan de Vida, uno de los aspectos esenciales del movimiento. Se trata de crear un marco de confianza adecuado para que cada militante pueda revisar cómo está su vida de cara a las personas y de cara a Dios.

Además, el movimiento cuenta con una acampada de verano para la revisión del trabajo del año y para la profundización sobre distin­tos temas relacionados con la fe y la vida. Asimismo, como medio de iniciación al movimiento, además del trabajo en los ambientes y en las mencionadas reuniones vivenciales, Hombres Nuevos ofrece una convivencia de iniciación, abierta a todo tipo de jóvenes, especialmente a alejados.

Lucio González Gorrín, actualmente párroco de Santo Domingo de Guzmán en La Laguna, fue el primer consiliario de este movimiento. Gorrín recuerda los inicios de Hombres Nuevos con especial cariño.
Unos comienzos que se remontan a casi tres décadas atrás. "Los primeros pasos fueron apoteósicos —señala el párroco de Santo Domingo- y al mismo tiempo de convivencias de matrimonios.
De ahí que la familia al com­pleto veía cómo la Iglesia los acompañaba. Los primeros chicos que llegaban al movi­miento tenían de 16 años para arriba".

Hombres Nuevos ha sido el vivero en el que muchos jóvenes han ahondado en su fe. Según indica González Gorrín, fue una obra colec­tiva de la Iglesia. "Fue vital el impulso del obispo Monseñor Franco Gascón, pero hay que tener muy en cuenta a personas como Celso González , Diácono Permanente, Olga M. Alegre, profesora de Psicología de la Universidad, a una joven ya esposa, María del Cristo, que trabaja en el Ayuntamiento, etc. Todos ellos prestaron su tiempo y su persona al servicio de Jesucristo y del movimiento".

A lo largo de estos treinta años de vida de Hombres Nuevos, el movimiento ha dejado huella en muchas personas. Una de ellas es Hugo Bravo, natural de la Cruz Santa, Los Realejos. Bravo señala que esta forma de conocer a Dios le ha marcado un estilo de vida. "Aunque ya no me esté reuniendo siempre aprovecho para servir en lo que haga falta ya que aún me siento Hombre Nuevo. He acoplado mi estilo de vida al ideal del movimiento que es la evangelización, sobre todo, de las personas alejadas de Cristo. Aún reviso el plan de vida, cómo estoy en la fe y cómo estoy de cara al prójimo, lo que pasa que ahora lo reviso conjuntamente con mi esposa –comenta entre risas este joven cruzantero-.

En definitiva, Hombres Nuevos es un movimiento de jóvenes de su tiempo que intenta ser sal y luz del mundo. Una comunidad de cristianos que necesita la oración de la Iglesia para que siga creciendo y cumplir, si Dios lo quiere, muchas décadas más. 


Publicado por verdenaranja @ 13:09  | Movimientos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios