Martes, 24 de marzo de 2009

DOMINGO 5 DE CUARESMA / B

29 de marzo de 2009

 

Jesús, el Señor, que con su entrega hasta la muerte nos da vida, esté con todos vosotros.

 

Nos acercamos ya a los días santos de la muerte y la resurrección del Señor. El es el grano de trigo que cae en tierra y muere, para dar mucho fruto. El es el que será elevado en la cruz para atraer la mirada de la humanidad entera. Y nosotros, que una vez más nos reunimos en este domingo para alimentarnos de su pan de vida, reafirmamos hoy nuestra fe y nuestra esperanza en él, y nos dispo­nemos a acompañarle en su camino.


A. penitencial: En silencio, preparémonos para cele­brar esta Eucaristía. Con toda confianza, pidamos que Dios nos dé su perdón y nos llene con su amor. (Silencio sin prisas).
 


Confesemos juntos nuestros pecados: Yo confieso ante Dios todopoderoso...

Dios todopoderoso, Padre de bondad, tenga miseri­cordia de nosotros, perdone...

Y ahora, desde nuestra debilidad, invoquemos a Aquel que nos ama y tiene piedad de nosotros: SEÑOR, TEN PIEDAD/CRISTO; TEN PIEDAD / SEÑOR, TEN PIEDAD.

 

1. lectura (Jeremías 31,31-34): Durante este tiempo de Cuaresma, en la primera lectura hemos recordado los grandes momentos de la historia de la salvación en el Antiguo Testamento. Hoy, este recuerdo nos invita a mirar hacia el futuro: el profeta anuncia la promesa salvadora de Dios que nosotros vemos cumplida en Jesucristo.

 

Salmo (50): Con las palabras del salmo, pidamos a Dios que cumpla sus promesas y renueve nuestro corazón.

 

2. lectura (Hebreos 5,7-9): La segunda lectura nos invita a fijar nuestros ojos en Jesús, en su camino de entrega que celebraremos en los próximos días de Semana Santa.

 

Oración universal: Jesús es nuestra resurrección y nuestra vida. Por eso le presentamos nuestra oración cantando: KYRIE, ELEISON.

 

Por toda la Iglesia, por cada uno de los cristianos. Que la celebración de la Semana Santa y de la Pascua nos haga crecer en la fe, la esperanza y el amor. KYRIE, ELEISON. R/ KYRIE, ELEISON.

 

Por la tierra de Palestina, la tierra de Jesús. Que pueda ser un lugar de paz, de concordia, de justicia. KYRIE, ELEISON.

 

Por los pobres y los enfermos, y por todos los que viven más de cerca, en su cuerpo, la pasión de Cristo. Que no les falte la ayuda que necesitan en su dolor. KYRIE, ELEISON.

 

Por nosotros, por los que hoy nos hemos reunido aquí para celebrar la Eucaristía. Que sepamos prepararnos con espíritu de oración para los días santos que se acercan. KYRIE, ELEISON.

 

Escúchamos, Señor Jesús, y transforma nuestro corazón para hacerlo semejante al tuyo. Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos. 

 

Padrenuestro: Con los ojos fijos en Jesús, que nos abre el camino hacia Dios, nos atrevemos a decir:

CPL


Publicado por verdenaranja @ 13:06  | Liturgia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios