Martes, 14 de abril de 2009

DOMINGO 2 DE PASCUA / B

19 de abril de 2009

 

Que la paz de Jesús resucitado esté con todos vosotros.

 

La resurrección de Jesucristo ha sido para noso­tros un nuevo nacimiento. Todos los años, la Pascua nos hace revivir lo más decisivo de nues­tra fe: que Jesús, muerto por amor, vive ahora para siempre; y que nosotros, unidos a él, hemos comenzado también una vida nueva.

El domingo pasado celebrábamos la gran alegría de la resurrección. Hoy, una semana después, nos volvemos a encontrar reunidos en comunidad, y el Señor se hace de nuevo presente entre nosotros y nos da su paz y su Espíritu. Y nosotros, a pesar de nuestras debilidades y dolores, compartimos de todo corazón el gozo de su presencia.

 

Aspersión: Por el bautismo, entramos en la vida nueva de Jesús resucitado. Ahora, con la aspersión del agua, le pedimos que renueve en nosotros su gracia salvadora.

 

 

Que Dios todopoderoso nos purifique del pecado y, por la celebración de esta Eucaristía, nos haga dignos de participar del banquete de su Reino. Amén.

 

1. lectura (Hechos 4,32-35): Escucharemos en la primera lectura, durante todo el tiempo de Pascua, fragmentos del libro de los Hechos de los Apóstoles. Es el testi­monio de la primera comunidad cristiana que nació a partir de la experiencia de la resurrección del Señor. Fijémonos hoy cómo vivían los primeros cristianos, y tomemos nota para imitarles también nosotros.

 

2. lectura (1 Juan 5,1-6): También la primera carta de san Juan nos recuerda cómo debemos vivir los que hemos nacido de nuevo por nuestra fe en Cristo resucitado.

 

Oración universal: A Jesús resucitado, vida y espezanza de la humanidad entera, orémosle diciendo: JESÚS RESUCITADO, ESCÚCHANOS.

 

Por los que creemos en Jesús resucitado. Que viva-mos con mucha alegría la vida nueva que nace de la Pascua. OREMOS:

 

Por las comunidades cristianas de todo el mundo. Que sean ejemplo y testimonio de comunión, de alegría, de esperanza, de amor. OREMOS:

 

Por los que no creen en Jesús. Que pueden llegar a descubrir su amor, y la felicidad que él nos da. OREMOS:

 

Por los que recibirán durante este tiempo de Pascua los sacramentos de la iniciación cristiana: el bautismo, la confirmación, la primera eucaristía. OREMOS:

 

Por todos nosotros, reunidos como cada domingo, convocados por Jesús resucitado. Que él mismo nos dé la alegría, la paz, la fuerza de su Espíritu. OREMOS:

 

Escucha, Jesús resucitado, nuestras oraciones, y derrama tu amor sobre nosotros. Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos.

 

Padrenuestro: Unidos a Jesús resucitado, como hijos e hijas de Dios, nos atrevemos a decir:

 

Invitación a la comunión: Este es el Cordero de Dios, Cristo Jesús, el vencedor de la muerte, que se nos da como alimento de vida eterna. Dichosos los invitados a la cena del Señor.

CPL


Publicado por verdenaranja @ 22:59  | Liturgia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios