Viernes, 24 de abril de 2009

La Delegación Diocesana de Tenerife ante la próxima celebración de la Pacua del Enfermo 2009 se dirige a todos los responsables parroquiales de la Pastoral del Enfermo del modo siguiente:

DIÓCESIS DE TENERIFE

Pastoral de la Salud                                                                                 

FELIZ PASCUA

 

ASUNTO: Celebración de la Pascua del Enfermo 2009.

Estamos en Pascua. Estamos en un proceso de resurrección. Ya nos lo decía San Pablo: "ya que han resucitado con Cristo... Porque han muerto: y vuestra vida está con Cristo escondida en Dios" (Col. 3).

Los que tenemos la suerte de creer sabemos que nuestra vida no está en manos de un destino ciego. Sabemos que nuestra vida está en manos del Padre que nos ama, aunque a veces no sintamos su presencia y tengamos la impresión, como también la sintió Jesús, de que el Padre nos ha abandonado. Esta confianza de que nuestro destino es la resurrección, esta confianza de que la muerte, que nos amenaza, ya ha sido vencida, y precisamente por quien nos ama hasta el extremo, nos tiene que hacer mensajeros de esta buena noticia para aquéllos que, "por miedo a la muerte, se pasan la vida como esclavos" (Hebreos 2, 15). Cristo es la garantía de que todo esto es verdad.

PASCUA DEL ENFERMO

Son los enfermos y los ancianos, los que se sienten inseguros por el dolor y por la amenaza de la muerte, los que más necesitan de nuestro anuncio, de nuestra Buena Noticia. Sería una grave omisión quedarnos con la Luz que se nos ha dado "para alumbrar a los que viven en tinieblas y en sombras de muerte" (Lucas 1, 79).

Para este anuncio y para que la Palabra se haga vida en ellos es para lo que se organiza la Pascua del enfermo.

Este año el VI domingo de Pascua cae el 17 de Mayo. Y, como todos saben, ese día ha sido reservado en la Diócesis para celebrar el X aniversario del Sínodo. Por eso, se les invita a que busquen la fecha que vean más conveniente para celebrar con nuestros hermanos enfermos su Pascua. Habrá que conseguir que se sientan en esa dinámica de muerte y resurrección inaugurada por el Señor Jesús.

¿Podría ser el domingo anterior? ¿Podría ser el día de la Ascensión? El día de Pentecostés parece también un día muy apropiado. Si se celebra el sacramento de la unción de los enfermos, sería celebrar el Espíritu en acción, haciendo hoy la salvación que Jesús hacía ayer. Ya verán.

Lo que sí es importante es que no deje de celebrarse. Ellos lo necesitan y nosotros debemos servirles.

Es IMPORTANTE que los párrocos y los agentes de pastoral de la salud se reúnan para concretar todo lo referente a la celebración.

¿Sugerencias?

--La experiencia de algunos aconseja que es un buen momento para celebrar el Sacramento de la Unción de los Enfermos, como Sacramento de Vida, porque nos vincula con Jesús, el que murió y resucitó, porque nos llena del Espíritu que lo llenó de fortaleza y lo levantó de la muerte.

--Avisar, contactar con los enfermos y sus familias con tiempo suficiente, pues a ellos no les es fácil trasladarse improvisadamente. Tener coches previstos para los que no tengan medio de transporte. Sería deseable tener prevista alguna silla de ruedas etc.

--Que, si es posible, ellos participen en todo lo que puedan: lecturas, ofrendas, peticiones, oraciones...

--Tener algún detalle con ellos, algo que lleven a la casa como recuerdo.

--Y, como no, si es posible, tener una pequeña fiesta con ellos. Se lo merecen y lo agradecen mucho.

Seguro que a ustedes se les ocurrirán muchas cosas buenas para hacer. Sería bueno que nos comunicaran la experiencia, a fin de, desde la Delegación, poderla comunicar a los demás. Así ganaremos todos, y ganarán ellos, que es lo que importa.

Y, como está cerca ya el final del curso, les recuerdo lo importante que es REVISAR lo hecho y no hecho, el cómo se hizo para aprender de la experiencia a hacerlo mejor el próximo curso.

Con afecto,                               

Ismael, Jorge Andrés y Delegación de P. Salud


Comentarios