Jueves, 30 de abril de 2009

DOMINGO 4 DE PASCUA / B
3 de mayo de 2009

La gracia, el amor y la paz de Jesús resucitado estén con todos vosotros.

Jesús resucitado nos convoca de nuevo aquí, como comunidad, en torno a su mesa. Él está presente en medio de nosotros. Él va delante de nosotros como el pastor que guía a su rebaño. Él nos muestra el camino, él nos enseña a vivir, él nos ama a cada uno personalmente. Y él, con una entrega total, da la vida para que nosotros tenga­mos vida.

Por todo esto, con alegría, empezamos esta Euca­ristía de Pascua. Con ganas de vivir cada día más unidos a Jesús.

Aspersión: Renovemos ahora nuestro compromiso bautismal. Para que la novedad de la Pascua llene totalmente nuestra vida.

 1. lectura (Hechos 4,8-12): El apóstol Pedro es conducido ante los dirigentes religiosos de Israel, los cuales le interrogan sobre la curación de un enfermo. Y Pedro, lleno de Espíritu Santo, les anuncia la Buena Noticia de Jesús. Escuchemos esta buena noticia que se dirige también a nosotros.

Salmo (117): Con las palabras del salmo, afirmemos nosotros la misma fe que Pedro ha anunciado: Jesús es la piedra que desecharon los arquitectos, y que se ha convertido en piedra angular.

2. lectura (1 Juan 3,1-2): Escuchemos ahora las palabras de la carta de san Juan, unas palabras que nos han de llenar de alegría.

Credo breve, cantado

Oración universal: A Jesús resucitado, nuestro pastor y nuestro guia, orémosle diciendo: JESÚS RESUCITADO, ESCÚCHANOS.

Para que la Iglesia sea siempre luz de esperanza y de amor para los pobres y los débiles. OREMOS:

Para que aumenten entre nosotros las vocaciones sacerdotales y religiosas. OREMOS:

Para que todos los que se sienten llamados a la vida sacerdotal o religiosa respondan con generosidad y con un espíritu de servicio como el de Jesús. OREMOS:

Para que nuestros gobernantes trabajen con toda su voluntad para que los que se están quedando sin trabajo encuentren salidas dignas a su situación. OREMOS:

Para que los enfermos recobren la salud. OREMOS:

Para que estas fiestas de Pascua nos reafirmen en la fe y en la esperanza. OREMOS:

Escucha, Jesús resucitado, nuestra oración, y derrama sobre nosotros tu Espíritu Santo. Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos.persión por toda la iglesia con un canto bautismal o con nuevas estrofas del canto de entrada (Misal, pág. 1096)

Padrenuestro: Unidos a nuestro buen pastor, Jesús resucitado, nos atrevemos a decir:

Invitación a la comunión: Este es el Cordero de Dios, Cristo Jesús, el vencedor de la muerte, que se nos da como alimento de vida eterna. Dichosos los invitados a la cena del Señor.

Despedida: Anunciad a todos la alegría del Señor resucitado. Hermanas y hermanos, podéis ir en paz.

 
CPL

 


Publicado por verdenaranja @ 16:43  | Liturgia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios