Domingo, 17 de mayo de 2009

Información enviada por Carlos Peinó Agrelo, Peregrino, Cursillista, colaborador en la redacción de la Positio super virtutibus del Siervo de Dios Manuel Aparici y Vicepostulador de su Causa de Canonización.


HACIA EL AÑO SANTO COMPOSTELANO 2010
 

 

Manuel Aparici, «Capitán de Peregrinos», es una de las

figuras más destacadas del Camino de Santiago

 

 

         «Santo Domingo de la Calzada –dijo entre otras cosas el Cardenal Arzobispo de Madrid D. Antonio María Rouco Varela en la Eucaristía de apertura del Año Jubilar Calceatense, el pasado 1 de mayo– […] contribuye como pocos a la verdadera y auténtica configuración del Camino de Santiago como el más señero camino de la peregrinación cristiana […].

»El fruto primero -y, quizá, el más a la vista- de este Año Jubilar habría de darse y percibirse en la renovación espiritual y religiosa del Camino de Santiago como camino de peregrinación cristiana. Ya los obispos del Camino de Santiago, junto con el arzobispo de Santiago de Compostela, publicaban -¡publicábamos!- en el año 1988, en víspera de la grande e inolvidable IV Jornada Mundial de la Juventud de 1989, con Juan Pablo II, una Carta pastoral en que se manifestaba la honda preocupación por los intentos, cada vez más evidentes, de querer reducir la realidad y la experiencia del Camino y de la peregrinación jacobea a valores puramente turísticos y comerciales o, en el mejor de los casos, culturales, lo que conduciría inevitablemente no sólo a la desnaturalización histórica de su espíritu, sino también a su misma eliminación. Volver al espíritu de la peregrinación cristiana se nos presenta hoy -y ya- como una urgencia perentoria ante la inminencia del Año Santo Jacobeo de 2010 y la proximidad de la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud en Madrid al año siguiente, 2011. No habrá mejor ni más fecundo empeño pastoral para la Iglesia, a la vista de la situación social y cultural que atravesamos, que el de volcarse en la recuperación eclesial del Camino de Santiago como un itinerario excepcionalmente valioso de peregrinación cristiana para los jóvenes de España, de Europa y del mundo: ¡como una vía regia para emprenderlo, espiritual y pastoralmente, como una actualísima oportunidad para acoger la gracia de la conversión!» [1].

 

         Por otro lado escribía Alfa y Omega: «Monseñor Julián Barrio, arzobispo de Santiago de Compostela, ha convocado recientemente, en Roncesvalles, a los obispos españoles y franceses de las diócesis por las que pasa el Camino de Santiago, para ir preparando el próximo año Santo Compostelano 2010. la espiritualidad del peregrino […] han sido los temas abordados en esta primera reunión […]» [2].

 

         Manuel Aparici, «Capitán de Peregrinos», Hermano Mayor de la Archicofradía del Glorioso Apóstol Santiago, el gran Presidente Jacobeo, es una de las figuras más destacadas del Camino de Santiago. Él hizo posible allá por el año 1936 la apertura del Camino hacia la tumba del Apóstol. He aquí algunos testimonios de cuanto afirmamos:


1.      Cardenal D. Antonio María Rouco Varela

 

         «¡Peregrinos a Santiago, queridos jóvenes, en este último Año Santo Jacobeo de este milenio! –escribía el Sr. Cardenal en Alfa y Omega de fecha 11 de junio de 1999–. ¡Hagámoslo con el espíritu de fe y de seguimiento apostólico de Jesucristo que ha caracterizado todas las grandes peregrinaciones de la juventud de Madrid y de España al Sepulcro de Santiago en este siglo! ¿Cómo no recordar la magna peregrinación de la juventud masculina de Acción Católica de agosto de 1948, de la que fue alma y genio apostólico el Presidente Nacional, el madrileño Manolo Aparici, luego sacerdote ejemplar, cuya Causa de Canonización se encuentra en curso? Era una hora decisiva de España y para Europa [...]. La respuesta de la juventud española fue entonces nítida eligiendo el Camino de Santiago: era necesario un renovado encuentro con Jesucristo, el Salvador del hombre [...]».

 

         «Desde 1948 está vivo en Santiago el recuerdo de Manolo y su Obra», nos dijo cuando era Arzobispo de Santiago de Compostela»[3].

 

2.                Arzobispo de Santiago de Compostela Mons. Julián Barrio

 

El Sr. Arzobispo en la Misa del Peregrino del 29 de agosto de 1998 celebrada con motivo del cincuenta aniversario de la magna peregrinación mundial juvenil a Santiago de Compostela el día 29 de agosto de 1948 dijo, entre otras cosas:

«Damos gracias a Dios al recordar el cincuenta aniversario de la gran peregrinación mundial de la Juventud a Santiago de Compostela el 29 de agosto de 1948, capitaneada por “el Coloso de Cristo, de su Iglesia y del Papa” que fue el Siervo de Dios Manuel Aparici. Hombre dócil a la acción del espíritu, vivió desde la gracia y la fe, dio un valor sagrado a toda su existencia y se supo en las manos amorosas de la Providencia, no dejándose llevar por el desánimo o el pesimismo. Y sigue siendo una referencia sin ambigüedad en la participación laical en la misión de la Iglesia» [4].

 

3.      Un adelantado del Camino de Santiago

 

La Asociación Mundo Nuevo representó el sábado 14 de junio de 2008, en el salón de la Parroquia del Espíritu Santo y Ntra. Sra. de la Araucana, de Madrid el Auto Sacramental «Santiago Boanerges, el Trueno». En él se representan once escenas sobre la vida y actividad evangelizadora de Santiago y la atracción, siempre actual de su sepulcro en Compostela, a través de los siglos. Es su autor el P. Pablo García Azpillaga, Párroco de la Parroquia de Santiago, San Sebastián (Guipúzcoa), y alma de la Asociación Mundo Nuevo, la cual tuvo la delicadeza de dedicar la representación  de la obra como homenaje a Manuel Aparici, con estas palabras:

«Ahora que están de moda los caminos de Santiago, Mundo Nuevo de San Sebastián, Guipúzcoa, rinde homenaje a Manolo Aparici. Él fue quien infundió en los jóvenes de las décadas 30 y 40 del pasado siglo la ilusión de peregrinar a la tumba del Apóstol Santiago y, por tanto, el que sembró la semilla jacobea, que ha germinado floreciente en nuestros días como expresión de aquel despertar jacobeo tuvo lugar la peregrinación mundial de jóvenes en el año 1948. Este año 2008 se conmemora el 60 aniversario» [5].

 

         4.      Ha marcado la peregrinación a Santiago

 

         Con fecha 10 de julio de 2001 el Presidente de la Archicofradía del Glorioso Apóstol Santiago, contestando a una carta de la Asociación de Peregrinos de la Iglesia, decía: «Estoy impresionado [...]. En más de una ocasión hemos hablado de Manuel Aparici y de la Peregrinación del 48. Ha marcado la peregrinación a Santiago […]» [6].


         5.      Imprimió el estilo jacobeo que distingue a la Juventud Católica

 

         «[...] Manuel Aparici –escribe Rodríguez Maneiro en El Ideal Galleo– imprimió el estilo jacobeo que distingue a la Juventud Católica y él fue quien en enero de 1936 exponía al Papa Pío XI el ambicioso proyecto de reunir en Santiago de Compostela a los jóvenes que hablan y rezan en español a un lado y a otro del Atlántico [...]» [7].

 

6.      Marcó un hito en las peregrinaciones jacobeas

 

         «Manuel Aparici –escribe por su parte el Consejo Diocesano de Laicos de la Archidiócesis de Madrid– fue el impulsor de la peregrinación de la juventud a Santiago en agosto de 1948, quien marcó un hito en las peregrinaciones jacobeas, poniéndolas en auge, tras años de decadencia» [8].

 

         7.      Su labor jacobea no ha sido suficientemente recordada, valorada, difundida

 

«Él fue quien nos habló, antes que el Concilio Vaticano II, de la Iglesia peregrina, cuando entonces se hablaba de iglesia militante. Por eso queremos recordaros que él fue quien abrió el Camino a las futuras generaciones, quien dio ese sello peregrino a la Juventud de Acción Católica.

»En efecto, el l de febrero de 1936, siendo Presidente del Consejo Superior de los Jóvenes de Acción Católica era recibido –le acompañaba Javier Aznar, Vocal de Peregrinaciones– en audiencia especial, por Su Santidad el Papa Pío XI –era la segunda vez que recibía a Manuel Aparici en audiencia especial– a quien le expusieron el proyecto de la gran peregrinación juvenil de 100.000 jóvenes a Santiago de Compostela para 1937, que tendría lugar el 28 de Agosto de 1948.

»Le dice: «Las almas huyen del Señor; por todas partes la apostasía y el materialismo aumenta; allí en España tenemos un sepulcro casi olvidado entre sombras de paganía; pero él guarda los restos de un Apóstol. ¡Padre! déjanos que convoquemos junto a sus cenizas a las Juventudes de Acción Católica de las Españas. Allí aprenderemos su lección. Y las Juventud de Acción Católica de la Hispanidad será un solo apóstol. Se llenará de tu angustia por las almas y se aplicará del todo a tu servicio».

         »El Santo Padre acogió el proyecto con gran satisfacción, dándoles su bendición más paternal, amplia y generosa para la Peregrinación y para el Congreso.

»Años más tarde, el 28 de Agosto de 1954, atendiendo a las ejemplares dotes de amor al Apóstol Patrón de España y de afanoso interés por el fomento de la devoción y esplendor del culto a él debidos, que concurrían en él, la Archicofradía del Glorioso Apóstol Santiago le nombró Hermano Mayor de la misma.

»¿Y en el recuerdo del pasado ha de quedar dormida su espiritualidad peregrinante cuando hoy todos los textos litúrgicos nos hablan de la Iglesia Peregrina y el Camino de Santiago se llena de peregrinos como nunca se llenó? “Despierte el alma dormida [...]”» [9].

 

8.      Ahora que todos nos ponemos medallas por el auge de los Caminos de Santiago es de justicia recordar y dar a conocer a Manolo Aparici escrie el Padre Pablo García Azpillaga

 

Como el autor del artículo «Peregrinos hacia la eternidad» (Peregrino 105-106), en el que se rememora a peregrinos y amigos de los Caminos que terminaron su peregrinaje por la vida, manifiesta en el preámbulo que en la relación que presenta faltará algún nombre, escribo este artículo, si así puede llamarse, para exponer que falta un peregrino, muy significativo, que yo conocí: Manolo Aparici, joven madrileño que fue un adelantado de la Peregrinación a Compostela.

La labor jacobea de Aparici ha pasado y pasa desapercibida para la mayoría de las instituciones que hoy promueven la Peregrinación y los Caminos a Santiago, como lo demuestra el autor de dicho artículo, al afirmar que ha confeccionado la relación tras consultar publicaciones con temática jacobea. Sin duda, si el nombre de Manolo hubiese aparecido mencionado en alguna publicación consultada por el autor, lo hubiese incluido en dicha relación.

Ahora que todos nos ponemos medallas por el auge de los Caminos de Santiago es de justicia recordar y dar a conocer a Manolo Aparici, como así era conocido por la juventud de su tiempo, ya que él fue quien infundió en los jóvenes de las décadas 30-40 del pasado siglo, la ilusión de peregrinar a Santiago y por tanto, el que abrió el camino a las generaciones siguientes.

Manolo nació en Madrid el 11 de Diciembre de 1902 y fue bautizado en la parroquia de San Ildefonso. Desde 1934 a 1941 fue presidente de la Juventud de Acción Católica Española (J.A.C.E.), periodo en el que creó el periódico SIGNO de la J.A.C.E. y el folleto «Ultreya» para animar a peregrinar a Santiago. A los 39 años ingresó en el Seminario de Madrid. Ya sacerdote, fue consiliario de la J.A.C.E. Murió en Madrid el 28 de Agosto de 1964 después de larga enfermedad.

El principal trabajo de Manolo consistió en poner en pie de marcha peregrinante a la juventud de las Españas enseñándoles a entender y a vivir la vida como peregrinación. Pero su gran impulso para promover la Peregrinación al Sepulcro de Santiago comenzó el 1 de febrero de 1936 cuando, como Presidente de la Juventud de Acción Católica Española, presentó al Papa Pío X1 un proyecto de Peregrinación de jóvenes al Sepulcro del Apóstol, en Compostela.

Estas fueron las palabras que Manolo pronunció ante el Pontífice al presentarle el proyecto de la Peregrinación:

«Por todas partes, la apostasía y el materialismo aumentan en España. Tenemos un Sepulcro, casi olvidado, entre sombras de paganía pero que guarda las restos de un Apóstol, Santiago ¡Padre Santo! déjanos que convoquemos junto a sus cenizas, a la juventud de A. C. de las Españas. Allí aprenderán su lección y la juventud de la hispanidad será un sólo apóstol»:

Con la aprobación del Papa, Manolo recorrió las tierras hispanas, infundiendo en los jóvenes la ilusión de peregrinar al Sepulcro de Santiago, llevando como slogan «Siempre hacia Santiago» Al mismo tiempo, recordaba que en un Sepulcro casi olvidado, en el fin de las tierras hispanas, se encontraban las reliquias de Santiago, nuestro Protector De esta manera puso en pie de marcha a la juventud y supo despertar en varias generaciones de jóvenes el ideal peregrinante.

La Peregrinación estaba proyectado realizar en el Año Santo Compostelano de 1937 pero, cuando llegó el año señalado, España estaba en guerra civil y no se pudo efectuar. Los jóvenes españoles se habían convertido unos en combatientes y otros en mártires de la persecución religiosa republicana. Esto es «memoria histórica». Miles de jóvenes que habían soñado con atravesar el Pórtico de la Gloria de la Catedral Compostelana en su Peregrinación, aceptaron el martirio con serenidad, fe y esperanza de atravesar el pórtico de la Gloria definitiva, donde el Apóstol Santiago les estaba esperando para presentarles a Jesús.

Los jóvenes católicos que sobrevivieron a la guerra y a la persecución religiosa y que conservaron el espíritu peregrinante, durante largos años, vivieron espiritualmente la Peregrinación y continuaron soñando con su realización.

Por fin, el año 1948 pudo llevarse a cabo la gran Peregrinación de los jóvenes hispanos a la Tumba del Apóstol Santiago. El sueño se había hecho realidad.

Los cien mil jóvenes que nos reunimos en aquellos días memorables 28 y 29 de Agosto de 1948, en su mayoría hemos permanecido fieles al espíritu peregrinante que nos infundió Manolo. Muchos, hemos intentado durante años, reavivar el espíritu de la Peregrinación y el Camino de Santiago, que permanecían olvidados. Otros siguen sus pasos en la Asociación Peregrinos de la Iglesia, que además trabaja para la beatificación de Manolo Aparici. Y termino pidiéndole a Manolo que interceda ante el Señor para que en la juventud hispana renazca el ideal peregrinante y la ilusión por peregrinar al Sepulcro de Santiago, como símbolo de la peregrinación por la vida al encuentro con Cristo [10].

 

         9.      Que la figura de D. Manuel ilumine el camino que su tesón hizo renacer

 

         «[...] La idea es que nuestros hijos y nosotros nos vayamos enganchando al Camino de Santiago, pero con el trasfondo de que nuestra vida no sea un mero pasar.

         »Me uno a vosotros para que la figura de D. Manuel Aparici ilumine el Camino que su tesón hizo renacer [...]» [11].

        

                     Epílogo

 

         Con su ardoroso espíritu apostólico, fue su máximo propulsor. Cuando convocaba a los Jóvenes de Acción Católica a peregrinar les convocaba para que aspirasen al espíritu ardiente de los Hijos del Trueno como estilo de vida.

         Con su muerte, pareció olvidarse la España peregrinante y Vanguardia de Cristiandad por él impulsada. Pero veinticinco años después, el 19 de Agosto de 1989, esta peregrinación era felizmente superada ampliamente por S.S. el Papa Juan Pablo II al reunir en Santiago de Compostela junto a la tumba del Apóstol Santiago la mayor peregrinación de jóvenes de todo el mundo con ocasión de la IV Jornada Mundial de la Juventud; peregrinación convocada y presidida por el Santo Padre para impetrar y recibir de cara al Tercer Milenio empuje apostólico para la recristianización de Europa y de sus respectivos países.

 

Precisamente en dicho mes se cumplían los veinticinco años de su muerte. Aunque tal vez no lo fuese, no pudo haber mejor acto conmemorativo de aniversario del «Adelantado y Capitán de Peregrinos».

    

[1]  Alfa y Omega, Semanario Católico de Información. Edita Fundación San Agustín. Arzobispado de Madrid, núm. 641 de fecha 14 de Mayo de 2009.

[2]  Alfa y Omega, Semanario Católico de Información. Edita Fundación San Agustín. Arzobispado de Madrid, núm. 641 de fecha 14 de Mayo de 2009.

[3]  C.P. p. 9833.

[4]  BORDÓN DE PEREGRINO de la Asociación de Peregrinos de la Iglesia. Septiembre-Octubre 1998.

[5]  BORDÓN DE PEREGRINO de la Asociación de Peregrinos de la Iglesia. Número Extra, Julio-Agosto 2008.

[6]  BORDÓN DE PEREGRINO de la Asociación de Peregrinos de la Iglesia. Septiembre-Octubre 2001.

[7]  De fecha 15 de noviembre de 2002 y BORDÓN DE PEREGRINO de la Asociación de Peregrinos de la Iglesia. Febrero 2002.

[8]  Boletín de Noviembre-Diciembre 2002.

[9]  BORDÓN DE PEREGRINO de la Asociación de Peregrinos de la Iglesia. Mayo-Junio 2006.

[10]  Párroco de la Parroquia de Santiago, San Sebastián (Guipúzcoa)

[11]  Fernando José González González. BORDÓN DE PEREGRINO de la Asociación de Peregrinos de la Iglesia. Septiembre-Octubre 2004.

 


Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios