Martes, 09 de junio de 2009

Reflexión publicada en el Boletín Trimestral n. 28, JUNIO-AGOSTO – 2009 “Misioneros de la Tercera Edad”.


EL CRISTIANO ANTE EL SUFRIMIENTO

 


Todas las corrientes religiosas y aún filosóficas tratan de encontrar una explica­ción al problema del sufrimiento. aunque de modo muy distinto. También el cristianismo lo hace partiendo de la revelación de Dios. Su Palabra nos enseña:


QUE EL SUFRIMIENTO ES UNA PRUEBA

Acuérdate de todo el camino que Yahvé tu Dios te ha hecho andar durante estos cuarenta años para humillarte, PROBARTE y conocer lo que había en tu corazón: si ibas o no a loria sus mandamientos (Deuteronomio 8, 2).

Por lo cual rebosáis de alegría, aunque sea necesario que por algún tiempo seáis afligidos con diversas pruebas, a fin de que LA CALIDAD PRO­BADA de vuestra fe… se convierta en loria de alabanza, loria y honor en la revelación de Jesucristo (1 Pedro 1,6-7).

QUE EL SUFRIMIENTO ES UNA DISCIPLINA

Yo a los que amo los REPRENDO y CORRIJO (Apocalipsis 3,19).

No te dé fastidio la reprensión de Yahvé, porque Él REPRENDE a aquél que ama, como un padre a su hijo querido (Proverbios 3,11-12).


QUE EL SUFRIMIENTO ES UN MEDIO DE SANTIFICACIÓN

Nuestros padres según la carne nos corregían y les respetábamos... Ellos nos corregían según sus luces y para poco tiempo; más él (Dios) para provecho nuestro en orden a hacernos PARTÍCIPES DE SU SANTIDAD. Cierto que ninguna corrección es de momento agradable, sino penosa; pero luego produce fruto apacible de justicia a los ejercitados en ella


Publicado por verdenaranja @ 22:38  | Espiritualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios