Viernes, 12 de junio de 2009

Carlos Peinó Agrelo nos envía la siguiente información:    "Adjuntamos la nota que ha puesto el Secretariado del MCC de Puerto Rico con motivo de las Bodas de Diamante sacerdotales de Mons. Jaime Capó por si desea(s) felicitarle".



BODAS DE DIAMANTE SACERDOTALES DE MONS. JAIME CAPÓ

 

En la Capilla de la casa de Aguas Buenas, a los pies de la imagen de Nuestra Señora de Lluch, está atada una cinta de tela bordada que nos imaginamos muchos asumen, sobre todo los nuevos cursillistas y los visitantes por primera vez a nuestra casa, es parte de la decoración. Pocos saben que esta cinta – uno de los signos del ritual de órdenes anterior al actual - fue la que tuvo atada a sus manos un 26 de junio de 1949, SESENTA AÑOS atrás, un joven aspirante a sacerdote, el día de su ordenación en la Catedral de Palma de Mallorca, el día que le dijo ¡Adsum!, que significa en latín - presente, aquí estoy - al Señor. En la revista PROA, boletín oficial del Obispado de Mallorca de aquella época, en su edición de septiembre de 1949, la número 129, salió publicado este artículo:


7 hombres cuerpo a tierra


Así les vimos nosotros a la luz de una mañana de Junio sobre el presbiterio de nuestra Santa Iglesia Catedral poco antes que el Señor Obispo les impusiera las manos. Sus nombres nos eran conocidos, casi todos figuran en la lista de Profesores de nuestros cursillos.

Jaime Capó - Mateo Galmés - Gabriel Seguí - Rafael Cladera -Sebastián Sastre - Juan Coli - Sebastián Arrom.


Con ellos hemos ya sentido y compartido trabajos, afanes e ilusiones apostólicas. Por esto, esta promoción de jóvenes sacerdotes ha tenido emociones nuevas y vivas para nosotros El Sacerdote es, a decir del Papa Pío XI, ‘el principal apóstol é infatigable promovedor de la educación de la juventud’, y la juventud que peregrina hacia al Padre, por el camino de Cristo, con la ayuda de María, tratando de llevar consigo a todos los hermanos, sabe muy bien que no puede en manera alguna cumplir su misión sin la orientación, el apoyo, el impulso y el aliento del Sacerdote. Nosotros al ver llegar a la cima gloriosa del Sacerdocio a esta porción escogida de la juventud mallorquina damos con la Iglesia gracias a Dios, porque no nos cabe duda que aquellos jóvenes amigos que vimos arrumbados en tierra, serán los que con su sacrificio, su esfuerzo, su ilusión, su entusiasmo y su trabajo harán mas efectivo el reino de Jesucristo en nuestras almas y en las de todos aquellos que tenemos la misión de conquistar para su Iglesia. (énfasis nuestro)


            No conocimos a los seis compañeros de Monseñor Jaime Capó Bosch que junto a él fueron ordenados ese 26 de junio, pero si lo conocemos a él y lo conocemos bien. Las palabras del artículo de PROA fueron proféticas, y hoy afirmamos a toda voz que el sacrificio del Padre Capó, su esfuerzo, su ilusión, su entusiasmo y su trabajo incansable y todavía continuo, han hecho posible que muchos, miles y miles, gocen y se regocijen de conocer a un Dios vivo como lo conocimos todos un día gracias y a través de un Cursillo de Cristiandad. Gracias Señor por habernos regalado al Padre Capó, gracias por querernos tanto. Te pedimos por él, te pedimos que nos lo cuides y le des mucha salud y tranquilidad para que continúe intercediendo por nosotros y por este Movimiento que tanto ama, para que siga recordándonos que aún queda mucho por hacer.


Padre, disfrute su aniversario. ¡SESENTA AÑOS NO ES NÁ! Lo queremos mucho.


Publicado por verdenaranja @ 23:07  | Espiritualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios