Lunes, 15 de junio de 2009

Texto de Juan Pablo II publicado en folleto de Hora Santa para la inauguración del Año Sacerdotal de la Fraternidad de Servidores del Corazón Sacerdotal de Jesús.

El Corazón de Cristo encierra un mensaje para todo hombre

 

Celebramos la Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, el Corazón que hace dos mil años comenzó a latir en el seno de María Santísima y que trajo al mundo el fuego del amor de Dios.


El Corazón de Cristo encierra un mensaje para todo hombre; habla también al mundo de hoy. En una sociedad, en la que la técnica y la informática se desarrollan a un ritmo creciente y la gente se siente atraída por una infinidad de intereses, a menudo contrastantes; el hombre corre el riesgo de perder su centro, el centro de sí mismo. Al mostrarnos su Corazón, Jesús nos recuerda ante todo que allí, en la intimidad de la persona, es donde se decide el destino de cada uno, la muerte o la vida en sentido definitivo. El mismo nos da en abundancia la vida, que permite a nuestro corazón, endurecido a veces por la indiferencia y el egoísmo, abrirse a una forma de vida más elevada.


El Corazón de Cristo crucificado y resucitado es la fuente inagotable de gracia donde todo hombre puede encontrar siempre y, particularmente, durante este año especial del gran jubileo, amor, verdad y misericordia.


Juan Pablo II. Ángelus 2 de junio 2000


Publicado por verdenaranja @ 23:27  | Espiritualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios