S?bado, 27 de junio de 2009

Exhortación- conclusión de la Asamblea Plenaria del Consejo Misionero Nacional, que se realizó en Abuja desde el 10 al 13 de junio de 2009.

 

VIVIR LA PALABRA DE DIOS EN NIGERIA - SIGUIENDO LOS PASOS DE SAN PABLO

 Comunicado  al final de la asamblea plenaria/ sesión de estudio del Consejo Nacional  misionero de Nigeria (NMCN) celebrado  en el Retiro del divino amor y Centro de Conferencias, Sabon Lugbe, Abuja. Del 10 al 13 de junio de 2009

1. PREÁMBULO


Nosotros, los miembros del Consejo Misionero Nacional de Nigeria, celebramos nuestra asamblea plenaria para el año 2009, en el Retiro del Divino Amor y Centro de Conferencias (DRACC), Sabón Lugbe, Abuja, del 10 al 13 junio, 2009. El tema de nuestra sesión "Vivir la Palabra de Dios en Nigeria siguiendo los pasos de San Pablo" nos dio una oportunidad para la reflexión pastoral sobre la importancia de la Palabra de Dios en la Iglesia y las implicaciones que tiene para la vida de las personas. Ahora, presentamos nuestro comunicado en consecuencia:

2. GRATITUD

Permanecemos siempre agradecidos a Dios por darnos la oportunidad de reflexionar sobre la " Palabra Divina". Nos alegramos por el éxito de la Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos sobre la Palabra de Dios en la vida de la Iglesia, celebrada en Roma del 5 al 26 de octubre de 2008.

Agradecemos la colaboración del clero, religiosos y laicos al acoger las celebraciones para conmemorar el año de San Pablo en los niveles parroquiales, diocesanos y nacionales. Igualmente, agradecemos a la Santa Infancia, al Movimiento Misionero de Juventud, y a los estudiantes de Juventud Católica de Nigeria por el concurso de competencia en curso sobre la vida y obra de San Pablo, el gran misionero.

Encomiamos de manera especial a los facilitadores de esta sesión de estudio a saber: El Rev. Fr. Víctor Nwokeme, MSP y el Rev. Sr. Mary Jerome Obiorah, IHM.

3. LA IMPORTANCIA DE LA PALABRA DE DIOS

Prendido por el celo de San Pablo hacia la proclamación de la Palabra de Dios, cada bautizado está obligado a predicar la Palabra de Dios a tiempo y a destiempo. En verdad, San Pablo presenta la proclamación de la Palabra de Dios como un deber primordial. Él dijo "¡Ay de mí si no predicara el Evangelio" (1 Cor. 9:16). La Biblia ha dado al mundo los principios básicos por los que vivir. Los principios de Amor, Paz, Justicia, Perdón son dilucidados en la Biblia. La Biblia es una Palabra de Dios inspirada, el efecto de la autoridad y el poder de la escritura se remonta a Dios.

Inspirándonos en la vida y predicación de San Pablo, a primera vista uno llega a ser consciente de que la Palabra de Dios es un don que se manifiesta desde el comienzo de la creación del mundo. A través de toda la historia, el Creador coloca a los seres humanos en el centro de esta comunicación divina.

La Palabra de Dios es única, viva y activa en la persona de su Hijo Jesucristo, el Verbo hecho carne (Juan 1,14) que el Padre envió para la salvación del mundo. La vida, ministerio, pasión, muerte y resurrección de Jesús, y el envío del Espíritu Santo, todo es una proclamación de la Palabra de Dios a fin de que la humanidad se salve.

Se debe dar una atención seria a la importancia de la Palabra de Dios en la misión de la Iglesia. Se debe dar un  lugar de honor a la proclamación de la Palabra de Dios. Debemos entronizar la Palabra de Dios en nuestros corazones y en la comunidad. 

4. DIFUSIÓN DE LA PALABRA DE DIOS

La Iglesia quiere sus fieles estén familiarizados con la Palabra de Dios, de hecho, con las razones de su esperanza (1 Pedro 3:15). En consecuencia, la iglesia dirige la atención de la gente a todos los tesoros y valores de la Escritura a fin de lograr que la Palabra de Dios esté presente en la vida de las personas.

La comunicación es una verdadera herramienta para educar e informar a la población acerca de eventos pasados, presentes y futuros. La Sagrada Escritura nos comunica los acontecimientos del trabajo salvífico de Dios en la creación. Protegida por el mismo Espíritu de Dios que inspiró a los Escritores Sagrados, la Iglesia aceptó y estableció el canon de la Biblia, el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento, y lo transmite como, el depósito de la fe.

El depósito de la fe, de acuerdo con la doctrina católica, no se limita a la Sagrada Escritura. Nuestra fe nos enseña que la Biblia contiene las palabras y los hechos de Jesús, "Pero también hay muchas otras cosas que hizo Jesús, si cada una de ellas fuesen escritas, supongo que el mundo mismo no podría contener los libros que se escribirían" (Juan 21, 25). Por lo tanto, la Palabra de Dios transmitida a través de las edades incluye la Sagrada tradición "que transmite en su totalidad la Palabra de Dios que se ha confiado a los apóstoles por Cristo el Señor y el Espíritu Santo. La transmite a los sucesores de los apóstoles para que, iluminados por el Espíritu de la verdad, puedan conservarla fielmente, exponer, y difundirla por su predicación". La Palabra de Dios se transmite en la historia de la salvación humana a través de la Sagrada Tradición y la Sagrada Escritura, ambas "están vinculadas estrechamente entre sí y se comunican una a otra. (DV, no. 9)

En efecto, la Palabra de Dios se transmite a través de la tradición sagrada. Hoy más que nunca es un imperativo la necesidad de hacer la palabra de Dios accesible; en consecuencia, la palabra de Dios impresa debe ser legible y libre de errores doctrinales.

         En nuestra época, se deben utilizar las ayudas audio visuales para proclamar la Palabra de Dios. Los predicadores deben garantizar una preparación adecuada de su homilía en su intento de explicar y exponer la Palabra de Dios. Los cristianos deben estar familiarizados con los textos bíblicos.


Al transmitir la Palabra de Dios, la Iglesia debe tener en cuenta el contexto cultural y la diversidad lingüística de los beneficiarios. En efecto, se debe mejorar la adaptación a la situación local y la inculturación de la Palabra de Dios. Existe la necesidad de fomentar la difusión de las Biblias católicas y garantizar que se proporcionen Biblias para Estudiantes Católicos teniendo exámenes públicos en nuestras instituciones de aprendizaje. Hacemos un llamamiento a los instructores religiosos a intensificar los esfuerzos para proteger y promover la Biblia católica.

5. AJUSTÁNDOSE A LA PALABRA DE DIOS 

La Palabra de Dios lleva consigo la conversión interior a la verdad, bondad y  amor. Trae profundos cambios de actitud y enseña los valores fundamentales. Hoy día en Nigeria, necesitamos sustentarnos de los valores espirituales y morales consagrados en la Palabra de Dios.

Teniendo en cuenta el hecho de que existe duplicidad en el estilo de vida de algunos cristianos, muchos hoy día buscan la autenticidad de nuestro testimonio cristiano. Debemos ser conscientes del hecho de que tenemos que permitir que la Palabra de Dios define quiénes somos y cómo nos conducimos a nosotros mismos en este mundo con el fin de ser fieles a nuestro Dios dada la identidad. La Sagrada Escritura se encuentra a nuestro servicio, nos recuerda la necesidad constante de ser un ejemplo vivo. “Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñarnos lo que es cierto y para hacernos comprender lo que está mal en nuestras vidas. Nos aclara y nos enseña a hacer lo que es justo” (cf. 2 Tim 3,16).

Con el fin de corregir las muchas tendencias pecaminosas en la sociedad nigeriana hoy día, existe la necesidad de emprender la tarea de proclamación de la Palabra de Dios. También es necesario alentar a las personas a dar testimonio de Cristo al aceptar el sufrimiento y vivir en conformidad con los valores fundamentales de la Palabra de Dios. Debería existir la simplicidad de estilo de vida y la audaz proclamación de la Palabra de Dios. Como cristianos, tenemos que asegurarnos de que mantenemos nuestra lámpara encendida en medio de la oscuridad y no ajustarnos a la oscuridad que nos rodea.

Bajo el pretexto de la predicación de la Palabra, muchos han convertido este apostolado en una empresa comercial. Tenemos que ser conscientes de la carga que se nos ha sido dada "recibís gratis, dad gratis". La predicación de la Palabra de Dios emprendida no debe ser a título oneroso, sino por motivos puros para aumentar la salvación de las almas.

Hoy día, en todos los rincones de nuestro país, escuchamos y somos testigos  de la valiente proclamación del Evangelio. Al mismo tiempo, los nigerianos parecen escuchar y hacer lo contrario por el abandono de muchos valores fundamentales de la Palabra de Dios. Hoy, Nigeria tiene una muy mala fama en todo el mundo. Las prácticas fraudulentas de algunos nigerianos son las responsables de la forma en que nuestra gente es tratada en todo el mundo. Aunque la situación pueda parecer trágica, no todos los nigerianos son malos o involucrados en el fraude. Al igual que Bernabé, necesitamos, y debemos, poner de manifiesto los buenos valores de las personas. Necesitamos utilizar la Palabra de Dios para educar a nuestro pueblo en los valores evangélicos fundamentales.

Sobre esta cuestión, la Conferencia de Obispos Católicos de Nigeria (CBCN), señala, "nuestro camino hacia la nación pasa por el camino de la educación. La educación para la nación es la educación integral de la persona. La mente, el carácter, y las manos de los ciudadanos han de ser formados. El error y la injusticia al tomar el control de las escuelas de las entidades religiosas han contribuido en gran medida a la situación actual de nuestra nación. Nigeria necesita urgentemente volver a valores espirituales y morales a su plan de estudios de educación. Es por esta razón que felicitamos a los gobiernos del estado que han devuelto las escuelas a sus propietarios. Renovamos nuestro llamamiento a aquellos Estados que no lo hayan hecho, de devolver las escuelas a las entidades religiosas. Pedimos cooperación en el sector de la educación entre el gobierno y las instituciones religiosas a fin de que los pobres en particular pueden tener acceso a una buena educación. "(Comunicado CBCN, 2009)

6. CONCLUSIÓN

Inspirado por el destello de San Pablo para difundir la palabra de Dios, nos vemos obligados a dar un lugar importante a la continua proclamación de la Palabra. Deberíamos comprometer, al igual que los apóstoles, nuestro tiempo, energía y recursos a esta proclamación continua. Lo que hemos recibido debemos a su vez transmitirlo a los demás, sin calcular los gastos.

Felicitamos a nuestros misioneros en el extranjero, y prometemos nuestro apoyo en la oración a todos ellos. Hacemos un llamamiento al Clero, religiosos y laicos a estar disponibles para la transmisión de la Palabra a través de la lectura diaria, celebración de la Liturgia de la Palabra, la Biblia compartida, y fundamentalmente a través del testimonio de sus vidas cotidianas.

Al inaugurar el Año de los Sacerdotes declarado por Pope Benedicto XVI, y al concluir el Año de San Pablo, el gran misionero, acompañamos s todos nuestros misioneros, sacerdotes y religiosos en misión, con nuestras oraciones y apoyo.

Que María, la Estrella de la evangelización, que meditó la Palabra de Dios en su corazón en la encarnación y concibió la Palabra hecha carne nos inspire a contemplar la eficacia de la Palabra de Dios en el mundo que nos rodea a medida que seguimos llevando a cabo nuestra misión pastoral de la proclamación de la Palabra de Dios

+ Reverendísimo Matthew Man-Oso Ndagoso

Arzobispo de Kaduna

Hypolite A. Adigwe (Msgr.)

PMS National Director

 

+ Most Rev. Matthew Man-Oso Ndagoso     Hypolite A. Adigwe (Msgr.)

Archbishop of Kaduna                        PMS National Director

Abuja, 13 de Junio de 2009

(Traducción particular no oficial desde el inglés)

Texto original aquí


Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios