S?bado, 11 de julio de 2009

El obispo de San Luis, monseñor Jorge Luis Lona, dirigió a los fieles de su diócesis una serie de advertencias con el propósito de evitar la propagación de la pandemia de influenza A que azota al país. (AICA)

El comunicado

     1. La Santa Misa se seguirá celebrando en todos los templos y capillas de la Diócesis, en los horarios y días acostumbrados.

     Se advierte que suspender dichas celebraciones solo podría considerarse en caso de que la epidemia alcanzara tal gravedad, que fueran prohibidas por ley todas las aglomeraciones de personas en lugares públicos. Ello implicaría -por ejemplo- la no admisión de público a los supermercados, lugares donde se producen aglomeraciones mucho más numerosas y continuas que en los templos. Como no hay ningún indicio hasta la fecha de que ello pudiera suceder, no parece adecuado fomentar alarmas respecto a la celebración de la Misa.

     2. Sobre el mismo tema, las personas con síntomas de gripe deben comprender que su concurrencia al templo puede ser motivo de contagio para otros fieles. Por ello, quedan dispensadas de la obligación de precepto de participar en la Misa dominical, mientras se prolongue esta situación excepcional. Se les recomienda no asistir.

     3. Mientras permanezca la suspensión de clases en las escuelas, deben evitarse las reuniones áulicas de catequesis en los salones parroquiales.

     4. En la celebración de la Santa Misa, no se invitará a los fieles a dar o recibir personalmente el saludo de la paz.

     5. Se aconseja que se tenga un especial cuidado en la ventilación y limpieza de los lugares de culto o reunión, luego de cada actividad.+


Publicado por verdenaranja @ 23:04  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios