Martes, 14 de julio de 2009

DOMINGO 16 DEL TIEMPO ORDINARIO
19 de Julio de 2009

Que el Señor Jesús esté con todos vosotros.

Bienvenidos a celebrar la Eucaristía de este domingo. Hoy, en el evangelio, escucharemos cómo Jesús se preocupa de sus discípulos más cercanos, y quiere estar con ellos, escucharlos, animarlos. Pero al mismo tiempo, veremos cómo se preocupa también de la multitud que le busca, porque para él toda persona es importante...

Por eso, nosotros nos reunimos aquí llenos de confianza, con la seguridad de que a Jesús le importamos mucho. Él se preocupa de cada uno de nosotros, y nos da su amor, su palabra, su vida entera.

A. penitencial: En silencio, pidámosle a Jesús que esté siempre con nosotros. (Silencio).

Tú, que eres nuestro pastor. SEÑOR, TEN PIEDAD.
Tú, que nos acompañas toda nuestra vida. CRISTO, TEN PIEDAD.
Tú, que nos alimentas con el pan de vida eterna. SEÑOR, TEN PIEDAD. 

1. lectura (Jeremías 23,1-6): Escuchemos, en esta pri­mera lectura, un anuncio profético. Un anuncio que nos lleva a mirar hacia Jesús.

2. lectura (Efesios 2,13-18): La primera lectura nos hablaba de un pastor que reunirá las ovejas disper­sadas del pueblo de Israel. Ahora, san Pablo va más allá y nos anuncia la novedad del Evangelio: Dios no quiere reunir sólo al pueblo de Israel, sino que ha enviado a Jesucristo para que reúna a la humanidad entera: el pueblo de Israel y el pueblo de los paganos. Ya no hay división entre judíos y no judíos, sino que todos estamos llamados a formar el único pueblo de Dios.

Oración universal: Presentemos ahora nuestras ple­garias al Padre. En estos próximos días, celebra­remos la memoria de dos mujeres que estuvieron muy cerca de Jesús, santa María Magdalena y santa Marta. Por eso hoy, de un modo especial, oramos por tantas y tantas mujeres que trabajan al servicio del Evangelio. Oremos diciendo: ESCÚCHANOS, PADRE.

Por la Iglesia, por todos los que queremos seguir a Jesús y tenerlo como pastor y guía. OREMOS:

Por todas las mujeres creyentes, que quieren vivir el Evangelio en los distintos estados de la vida: en el matrimonio y la familia, en la vida religiosa, en la viudedad, en la soltería. OREMOS:

Por las mujeres que dedican su tiempo al servicio de la comunidad cristiana, en la catequesis, en la litur­gia, en la caridad, en la enseñanza y el estudio, en las labores de limpieza y mantenimiento; también por las que están en asociaciones ciudadanas o en la acción social o política. OREMOS:

Por todas las personas que sufren la pobreza o la dis­criminación; por las que se sienten solas y no saben cómo salir adelante en la vida. OREMOS:

Por nosotros, y por nuestras familias, y por nuestros amigos. OREMOS:

Escucha, Padre, nuestra oración, y llena el mundo entero con tu amor. Por Jesucristo...

Padrenuestro: Fieles a la enseñanza de Jesucristo, nos atrevemos a decir:

CPL


Publicado por verdenaranja @ 17:12  | Liturgia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios