Domingo, 09 de agosto de 2009

Palabras de SALUDA de la señora Alcaldesa del municipio de La Guancha, doña Elena Luis,  publicado en el PROGRAMA DE LAS FIESTAS PATRONALES 2009, que se celebrarán desde el 7 al 22 de Agosto de 2009.

Una edición más, las fiestas de La Guancha, las fiestas en honor a nuestra Virgen de La Esperanza, nos vuelven a convocar para manifestamos tal y como somos, alegres, hospitalarios y fieles a las costumbres y tradiciones que nos apegan a nuestro pueblo. 

La Guancha, se viste de gala en estos días, se transforman sus calles, la plaza cambia de imagen, se llena de luz y de colorido, para albergar los muchos actos que se programan: religiosos, culturales, deportivos, lúdicos,... 

Celebremos un año más, que volvemos a estar presentes, como protagonistas de nuestra propia historia a través de éstos días de fiesta, en los que podremos disfrutar de actos tan tradicionales, como esperados: el pregón, la Bajada de Las Hayas, nuestro particular homenaje a la agricultura en la Fiesta de La Cosecha, el Festival Abruncos y no puedo olvidar, la popular Papada de Magos. Aunque de verdad, la esencia de la celebración la encontramos en los actos religiosos. Hacia nuestra venerada imagen de La Esperanza se dirigen todas las miradas a lo largo del año, pero en especial en estos días del mes de agosto. La iglesia del Dulce Nombre de Jesús, se convierte en el refugio del fiel devoto que peregrina desde todos los rincones del municipio y desde otros lugares, para visitarla, admirarla y compartir emotivos momentos de devoción. 

Sobra recordar, que la situación que atravesamos, no es la que nadie desea, ni la más propicia para celebrar unas fiestas de renombre, pero no olvidemos, que las fiestas las hace grandes el pueblo, sus gentes, a través de esos ratitos de convivencia que compartimos, cargados de un ambiente de ilusión y de alegría. 

Por todo esto, quiero invitar a vecinos y visitantes, a que nos regalemos un tiempo de fiesta, también en este difícil año 2009. A vivir los días en honor a la Virgen de La Esperanza como ella se merece, con alegría.


Comentarios