Lunes, 10 de agosto de 2009

DOMINGO 20 DEL TEIMPO ORDINARIO - B
16 de Agosto de 2009

La paz y el amor de Dios, nuestro Padre, y de Jesucristo, el Señor, estén con todos vosotros.

Prosiguiendo la enseñanza del domingo pasado, Jesús, hoy, en Cafarnaún, anuncia, a los que le están escuchando, el don de la Eucaristía. Él nos invita a creer, a seguirle. Pero no sólo esto. Jesús nos promete también que se nos dará él mismo, su persona entera, como alimento de vida eterna. Participar de este alimento significa unirnos a él firmemente, profun­damente.
Nosotros, hoy, estamos aquí porque creemos en lo que nos ha dicho Jesús.Y por eso queremos escuchar su Palabra y alimentarnos con el Pan y el Vino que nos unen a él para siempre).

A. penitencial: En silencio, preparémonos para celebrar la Eucaristía. (Silencio)

Tú, hombre COMO nosotros. SEÑOR,TEN PIEDAD.
Tú, pan vivo bajado del cielo. CRISTO, TEN PIEDAD.
Tú, nuestra vida y nuestra salvación. SEÑOR, TEN PIEDAD. Gloria

1. lectura (Proverbios 9,1-6): Escuchemos, en esta primera lectura, el anuncio profético de un gran banquete al que todo el mundo está invitado. En el evangelio escu­charemos que este banquete es el mismo Jesús que se nos da como alimento de vida eterna.

Salmo (33): Cantemos ahora a nuestro Dios. Alabémosle porque él nos guía y nos alimenta con su gracia y con su luz. 

2. lectura (Efesios 5,15-20): Hoy san Pablo nos invita a actuar
como Dios espera de nosotros, con fe y esperanza.

Oración universal: Oremos a Dios nuestro Padre, por nosotros y por los hombres y mujeres del mundo entero. Oremos diciendo: ESCÚCHANOS, PADRE.

Por nuestra comunidad, y por todas las comunidades cristianas de todo el mundo. OREMOS:

Por los movimientos y grupos de jóvenes cristianos.OREMOS:

Por nuestros gobernantes, y por todos los que tienen responsabilidades en la vida pública. OREMOS:

Por los trabajadores de las empresas dedicadas al turismo. OREMOS:

Por los enfermos que no tienen a nadie que los visite. OREMOS:

Por los que nos hemos reunido en este domingo para alimentarnos del cuerpo y la sangre de Cristo. OREMOS:

Escucha, Padre, nuestras plegarias. Te las presenta­mos por Jesucristo, tu Hijo, que es el alimento que nos da vida para siempre, y vive y reina contigo por los siglos de los siglos. 

Invitación a la comunión: "Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo, dice el Señor. El que coma de este pan vivirá para siempre". Dichosos los invitados a la mesa del Señor.


CPL


Publicado por verdenaranja @ 21:18  | Liturgia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios