Martes, 11 de agosto de 2009

Artículo seminal del Padre Fernando Lorente, o.h., publicado en EL DÍA el miércoles 5 de Agosto de 2009 en la sección CRITERIOS bajo el epígrafe “Luz en el Camino Fernando Lorente, o.h.

LUZ EN EL CAMINO FERNANDO LORENTE, O.H. *

Reflexión veraniega: humor

HACE UNOS AÑOS, un paciente hospitalizado en esta clínica de S. Juan de Dios, con bastante cultura y muy sano de carácter, me comentaba que "tener sentido del humor es saber ver el núcleo, el meollo de las cosas". Y al preguntarle cómo entendía él esta afirmación, me contestó: "Mire, padre Fernando, una persona sin sentido del humor es el que se queda en la costra de las apariencias externas sin profundizar en la intención que late bajo el envoltorio de las palabras o de los signos. Claro, que para vivir este espíritu -nos manifiesta nuestro antiguo y amigo paciente- tenemos que reconocer y vivir que Dios ha hecho el mundo de tal manera que Él sea centro, el núcleo y la gran intención honda que late bajo todo lo que vemos. Toda la creación es una vidriera transparente que transparenta a Dios: la montaña no es sólo montaña, sino, además, símbolo de la pureza; el copo de nieve no es sólo copo de nieve, sino, además, símbolo de la pureza.

Y ya termino, padre Fernando -pero sin salirse del tema, que me está resultando muy interesante y se lo agradezco mucho-. Por todo lo expuesto, yo llego a la conclusión de que todo ser humano debe ser un humorista dotado de un fino sentido para descubrir algo de Dios en cada cosa, profesión y en cada circunstancia. Pero, de todas formas, hay circunstancias en las que no es fácil mantener este sentido de humor y cuesta enlazar con Dios a través del dolor. Y usted, mi gran amigo, como médico y comprometido cristianamente, ¿qué me puede decir?".

Que para esas circunstancias dolorosas no queda más que imitar la fe y la confianza de los niños en sus padres. Y seguir creyendo que la medicina tiene que ser buena, aunque repugne, sólo porque me la da mi Padre. Y seguir esperando porque Dios "lo ha hecho bien todo".

"Y ahora, padre Fernando, sí termino, pero con algo que no es mío: el ser humano que está poseído de infancia espiritual lo ve todo en función de Dios, un Padre tan buenísimo que está siempre con nosotros no para prohibirnos jugar con la escopeta del desván, sino precisamente para que no nos hagamos daño cuando jugamos con la escopeta del desván (Cabodevilla).

Pero antes de terminar nuestro encuentro, yo quisiera saber algo de su humor, padre Fernando". Mi humor se reduce a una sola palabra: "Pan". ¿Y dónde está el humor en esa palabra? Pues en la "miga" y en saberla "comer". La "miga" del pan de la vida religiosa, vida cristiana, vida política, económica y de todas las profesiones. Todos estos "panes" tienen mucha "miga". Y si no sabemos comerla, nos aplastará la crisis como la estamos viviendo.

* Capellán de la clínica S. Juan de Dios


Publicado por verdenaranja @ 21:05  | Espiritualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios