Mi?rcoles, 19 de agosto de 2009

Artículo semanal del Padre Fernando Lorente, o.h., publicado en EL DÍA, el miércoles 19 de Agosto de 2009, en la sección CRITERIOS bajo el epígrafe “LUZ EN EL CAMINO FERNANDO LORENTE, O.H”. *

Reflexión veraniega: personalidad y misión 

ACTUALMENTE, los creyentes nos encontramos en un tiempo de búsqueda de la personalidad de Cristo y la identidad del cristiano. Y de la conquista de esta meta se sigue una praxis de la fe mejor para la Iglesia y la sociedad.

Cristo, según S. Marcos, en medio de su vida pública, formula a sus discípulos un interrogante crucial: "¿Quién dice la gente que soy yo?".

Aquí no se trata de una pregunta vanidosa, sino de una ocasión para manifestarnos su verdadera personalidad y misión. Como respuesta de la gente de entonces, los discípulos le contestan que todos le tienen por un profeta comparable a los mejores. También hoy, los más diversos grupos, incluso los no creyentes, colocan a Cristo en la distinción de los personajes más importantes de todos los tiempos. Pero ¿es sólo eso Cristo?, ¿uno más, aunque el primero, en el panteón de los prohombres y en recuerdo de los profetas religiosos? Nada de eso. Y S. Pedro, voz de Dios y de la Iglesia, así lo expresa: "Tú eres el Mesías". Es el enviado definitivo, la palabra última de Dios a la Humanidad, por ser la palabra eterna del Padre.

Desde entonces se viene proclamando en la Iglesia por el testimonio de su fieles creyentes a todo el mundo la figura auténtica de Cristo, histórica y de la fe, la verdadera dimensión de su personalidad divina y humana: "El Hijo del Hombre tiene que padecer mucho, tiene que ser condenado por los senadores, sacerdotes y letrados y ser ejecutado".

Jesús no busca directamente la pasión y la cruz. Pero, al mismo tiempo, no huye cobardemente de la acción de amo que lo llevará al calvario. Y acepta la muerte como fruto de su fidelidad y como misión asignada por el Padre.

También los cristianos, tras aceptar ese mesianismo paciente de Cristo, debemos ser parte activa en su vía crucis: "El que quiera venirse conmigo que se niegue a sí mismo, cargue con su cruz y me siga".

Jesús no propugna abnegación antihumana, sino que sigamos su ejemplo. Es decir, que carguemos con la cruz diaria del cumplimiento del deber, encajando con garbo la oposición ajena y podando el egoísmo propio para que no nos impida armonizar el sano amor a nosotros mismos con el amor, la justicia y la generosidad con los demás.

Aquí se trata de que los cristianos de todas las circunstancias y en todos los tiempos sepamos responder sencillamente a estas preguntas: ¿quién es hoy Jesucristo para mí? ¿Qué lugar ocupa en mi vida? ¿Qué relación hay entre él y yo? ¿Qué hago por conocerlo y darlo a conocer y seguirle y animar a que los demás también lo sigan? 

* Capellán de la clínica S. Juan de Dios


Publicado por verdenaranja @ 22:43  | Espiritualidad
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por leopldocruzr
S?bado, 22 de agosto de 2009 | 16:41
Dios padre nuestro te doy gracias por toda mi iglesia en especial por todos los que son fuente de tu palabra y por ser parte del proyecto de tu hijo Jesucristo por colocar en mis manos este cambio que es dirigido por tu palabra sagrada.
Publicado por leopldocruzr
S?bado, 22 de agosto de 2009 | 16:42
Gracias por mis hermanas y hemanos que han recibido con humildad tu mensaje aun por los momentos dif?ciles, pero no actuemos como el limosnero de profesi?n que recibe la moneda y r?pido la guarda para seguir aparentando que la necesidad sigue igual .