Lunes, 24 de agosto de 2009

Renovado compromiso de la Iglesia con el problema de la droga. La Falda (Córdoba), 24 Ago. 09 (AICA)  

Compromiso de la Iglesia con el problema de la droga

La Iglesia renovó su compromiso con el problema de la drogadependencia al comenzar a delinear un plan pastoral nacional integral para luchar con este flagelo, y consideró necesario “implementar una política de Estado que dé respuesta integral a esta problemática desde los aspectos jurídicos, sociales, sanitarios, educativos, económicos, etc.

     “La droga es sinónimo de muerte, la Iglesia está a favor de la vida y por esa causa apoya toda iniciativa que ayude a alejar a las personas de la droga y no acuerda con propuestas que tiendan a facilitar el consumo”, advirtieron los 85 participantes –profesionales, voluntarios, sacerdotes, religiosos y laicos de 35 diócesis del país-  del II Encuentro Nacional de Pastoral de la Drogadependencia, que se realizó este fin de semana en La Falda, Córdoba.

     Tras considerar que urge “redoblar los esfuerzos para combatir las redes mafiosas de los mercaderes de la muerte”, recordó, citando a Juan Pablo II, que es la sociedad en su conjunto la que debe involucrarse para conformar “una verdadera red social que de respuestas concretas a esta enfermedad de nuestro tiempo y preserve, sobre todo a los jóvenes, de la esclavitud de la droga”.

     El responsable de la Comisión Nacional de Acción Pastoral sobre Drogadependencia, de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Jorge Lozano, obispo de Gualeguaychú, destacó que esta tarea pastoral “se inscribe en el mar de la opción preferencial por los pobres”, dado que “los adictos son mal vistos por nuestra sociedad, se los margina. Muchas veces la propia familia los ha dejado de recibir.

     “Hay dos actitudes comunes ante ellos: el miedo o la lástima. Ninguna de las dos ayuda al adicto. Jesús nos enseña otra: la cercanía”, enfatizó.

La Iglesia y su compromiso

    Esta respuesta es realmente auspiciosa y denota la preocupación y compromiso de la Iglesia por el avance del problema de las drogas. Es una clara evolución positiva en la disposición de la Iglesia de trabajar juntos para encontrar respuestas concretas a esta problemática que angustia a la sociedad toda.

     La Conferencia Episcopal Argentina considera este tema como una verdadera urgencia pastoral. Los participantes del encuentro coincidieron con esta apreciación.

     Con ese propósito, el verdadero equipo de trabajo que se ha conformado en este II Encuentro, identificó 4 expresiones que sintetizan los deseos, necesidades y preocupaciones de toda la Iglesia: esperanza, aprender, hacer, la red.

     En vistas al Programa Nacional, se ha trabajado por equipos que han expresado la necesidad de que la verdadera red social que constituye la Iglesia, promueva en este marco, líneas pastorales que permitan sistematizar las propuestas surgidas de las necesidades de nuestras comunidades en todo el país para dar respuestas armónicas, sin dejar de reclamar la necesidad urgente de una política de Estado integral.

Aspectos legales- despenalización

     La Iglesia sostiene que la drogadependencia es una enfermedad vinculada a la persona humana.

     El problema de las drogas no esta centrado en la sustancia, el centro es el hombre y sus vínculos.

     En ese contexto la Iglesia sostiene que la aproximación al problema debe ser integral, para que las acciones que se implementen tengan en cuenta la característica bio-psico- social y espiritual de la enfermedad.

     No es posible atender aspectos parciales del problema porque se corre el riesgo de provocar daños enormes en otros ámbitos vinculados.

     Ni lo jurídico, ni lo económico, ni lo sanitario, ni ningún otro aspecto particular puede ser analizado individualmente, no es posible dividir la integralidad de la persona humana.

     Es necesario implementar una política de Estado que de respuesta integral a esta problemática desde los aspectos jurídicos, sociales, sanitarios, educativos, económicos, etc.

     La droga es sinónimo de muerte, la Iglesia está a favor de la Vida y por esa causa apoya toda iniciativa que ayude a alejar a las personas de la droga y no acuerda con propuestas que tiendan a facilitar el consumo.

     Es necesario redoblar esfuerzos para combatir las redes mafiosas de los mercaderes de la muerte.

     Juan Pablo II decía: “El problema de las drogas es una tarea de todos, cada uno según su responsabilidad”.

     Es entonces la sociedad en su conjunto la que debe involucrarse para conformar una verdadera RED SOCIAL que de respuestas concretas a esta enfermedad de nuestro tiempo y preserve, sobre todo a los jóvenes, de la esclavitud de la droga.

El problema de las drogas y sus dimensiones
     La percepción de los participantes es que las características y magnitud del problema, provocan en los ámbitos eclesiales preocupación y angustia, pero al mismo tiempo el reconocimiento de falta de una adecuada capacitación para enfrentarlo.

     Esta percepción se corrobora con el resultado de la Encuesta Nacional recientemente realizada.

     Esta realidad puede llevar incluso a intentar “tercerizar” la atención del problema de forma tal que se encargue a alguna organización profesionalmente capacitada.

     Esto nos debe mover a una urgente creación de espacios apropiados para que orienten a nuestras comunidades en la prevención y asistencia de las adicciones.

     No puede ser el miedo ni la eventual falta de capacitación lo que no nos permita involucrarnos en esta opción preferencial por los pobres, reclamada y reafirmada por nuestros Pastores desde Aparecida.

     Porque hoy los adictos son huérfanos de amor y como siempre nuestra comunidad eclesial debe ponerse al servicio de quienes mas lo necesitan.

     El problema es de la sociedad toda y la Iglesia esta llamada a Evangelizar la cultura.

     El desafío es muy grande, pero debemos recordar siempre las palabras de Jesús “no teman” porque el nos dará fuerza suficiente para cumplir la misión.

     Así es como seremos verdaderamente “discípulos misioneros” (Aparecida)

Estrategias para implementar el Programa de acción pastoral

• Creación de un espacio diocesano
• Favorecer distintos niveles de participación
• Ajustar el diagnostico de la problemática en la diócesis y de la región
• Identificar los recursos disponibles tanto eclesiales como no eclesiales
• Apoyarse mutuamente con las diócesis de la Región Pastoral. Hacer un link de cada Región
• Apoyarse en los recursos ya existentes en la Comisión Nacional
• Utilizar al máximo posible el vinculo virtual, en particular www.reddevida.org
• Articular con organismos del Estado y la sociedad civil para trabajar juntos esta problemática.
• Priorizar la generación de espacios educativos y preventivos

Capacitación

• Necesidad de una capacitación integral para abordar el problema que contemple:
• Como contener, acompañar y orientar
• Como derivar, como usar los recursos
• Como abordar desde la espiritualidad
• Como generar una capacidad técnico-pastoral para brindar servicios asistenciales
• Como planificar, gestionar e implementar proyectos
• Tener en cuenta los distintos ámbitos: familias, escuelas, parroquias, movimientos, sociedad civil, organismos del Estado, etc.
• Recursos económicos
• Apoyo del obispo diocesano
• Promover espacios de capacitación en los ámbitos universitarios y terciarios de la Región
• Producir y distribuir material de capacitación desde la Comisión Nacional a través de la página web.
• Tener la posibilidad de subir actividades regionales a la pagina web

Estrategias de motivación

• Que cada Obispo muestre claramente su interés por el tema a través de acciones concretas según el estilo de cada diócesis: Cartas pastorales, boletines, invitaciones, espacios en los que de alguna manera se trate el tema.
• Sondear en cada parroquia a los que se vea con mayores aptitudes y aptitudes e interés por el tema.
• Difundir información vinculada con esta problemática que ayude a la concientización de los distintos ámbitos parroquiales.
• Sostener a los grupos que aun en forma muy sencilla, estén en proceso de creación de una propuesta preventivo-asistencial.
• Acentuar la responsabilidad de los laicos en la asunción de protagonismo en el desarrollo de propuestas parroquiales y diocesanas.
• Vincular con otras expresiones de la sociedad civil que se ocupan del problema o que potencialmente puedan hacerlo: organismos del Estado, municipios, escuelas, ong´s, etc.
• Vincular a expresiones diocesanas y pastorales afines, tales como: Caritas, Pastoral Social, Pastoral de la Salud, Pastoral de la Juventud, Pastoral Carcelaria, Catequesis, Acción Católica Argentina, etc.

Gesto profético

• En oportunidad del 26 de junio, difundir un documento nacional y publicarlo en la web y por todos los medios de comunicación social.
• Motivar a las organizaciones del Estado y la Sociedad Civil, para realizar actividades comunitarias por la vida en esa fecha. (26 de junio)
• Diseñar un distintivo para entrega masiva en los espacios publicaos con el lema “VOS SOS LA VIDA”.
• También producir afiches y material de difusión, publicar en la web.
• Coordinar con el Consejo Publicitario Argentino a nivel nacional para coordinar actividades que colaboren con la difusión.
• Organizar un gran evento nacional por la vida, invitando a otras organizaciones a sumarse a la propuesta como resultado de un trabajo en el tiempo que armonice voluntades, comenzar por eventos locales.
• Promover encuentros regionales, para tratar temas que por sus características sean verdaderamente convocantes para las comunidades de la región.+


Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios