S?bado, 29 de agosto de 2009

El cardenal Bertone dijo que Benedicto XVI no da “marcha atrás”.
Ciudad del Vaticano, 28 Ago. 09 (
AICA) 
 

El card. Bertone saluda al Papa

El cardenal Tarcisio Bertone SDB, secretario de Estado y el más cercano colaborador de Benedicto XVI, desmintió los rumores promovidos por medios de comunicación que aseguran su intención de dar "marcha atrás" en el camino de aplicación del Concilio Vaticano II.

     En una entrevista concedida a “L’Osservatore Romano”, el cardenal Bertone aclara los debates surgidos por revelaciones de supuestos documentos, desmentidos por la Santa Sede, interpretados como una vuelta atrás por parte del Papa, sobre todo en materia litúrgica.

     "Para comprender las intenciones y la acción de gobierno de Benedicto XVI es necesario remontarse a su historia personal  -una experiencia variada que le permitió pasar por la Iglesia conciliar como auténtico protagonista-  y, una vez elegido Papa, al discurso de inauguración del pontificado, al que dirigió a la Curia Romana el 22 de diciembre de 2005 y a los actos precisos que quiso y firmó (en ocasiones pacientemente explicados)", comienza diciendo el purpurado.

     "Las demás elucubraciones y rumores sobre presuntos documentos de marcha atrás son pura invención, según un cliché presentado continuamente con obstinación".

     El cardenal cita "algunas instancias del Concilio Vaticano II que el Papa promovió constantemente con inteligencia y profundidad de pensamiento".

     En particular, "la relación más comprensiva instaurada con las Iglesias ortodoxas y orientales, el diálogo con el judaísmo y con el islam, con una recíproca atracción, que suscitaron respuestas y profundizaciones como nunca antes se habían registrado, purificando la memoria y abriéndose a las riquezas del otro".

     "Y, además, me agrada subrayar la relación directa y fraterna, así como paterna, con todos los miembros del colegio episcopal en las visitas ad limina y en las demás numerosas ocasiones de contacto".

     "Hay que recordar la práctica que ha emprendido de intervenciones libres en las asamblea de los Sínodos de los Obispos con respuestas puntuales y reflexiones del mismo pontífice".

     "No olvidemos tampoco el contacto directo instaurado con los superiores de los dicasterios de la Curia Romana con los que restableció periódicos encuentros de audiencia".

La reforma, una cuestión de corazón

     Por lo que se refiere a la "reforma de la Iglesia" el cardenal considera "que es sobre todo una cuestión de interioridad y santidad". Por este motivo, asegura, el Papa se concentra en recordar "la fuente de la Palabra de Dios, la ley evangélica y el corazón de la vida de la Iglesia: Jesús, el Señor conocido, amado, adorado e imitado".

     Por este motivo está preparando en estos momentos el segundo volumen de su libro "Jesús de Nazaret".

     Por lo que se refiere a las intervenciones del Papa sobre la Curia Romana, el cardenal explica que, en lo que lleva de pontificado, Benedicto XVI "realizó setenta nombramientos de superiores de los diferentes dicasterios" vaticanos, sin contar a obispos y nuncios en el mundo.

     En este sentido, anuncia para muy pronto "nombramientos importantes" en los que estarán representadas "las nuevas Iglesias: África ya ofreció y ofrecerá excelentes candidatos", afirma.

     El purpurado advierte sobre el error de atribuir al Papa todos los problemas que experimenta la Iglesia en el mundo y todas las declaraciones de sus representantes.

     "Una correcta información  -recuerda a los periodistas- exige que se atribuya a cada cual (‘unicuique suum’) la propia responsabilidad por los hechos y las palabras, sobre todo cuando éstos contradicen abiertamente las enseñanzas y los ejemplos del Papa".+


Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios