Lunes, 31 de agosto de 2009

Palabras de Mons. Dr. Francisco Polti, obispo de Santiago del Estero y Gran Canciller de la Universidad Católica de Santiago del Estero en el acto de Asunción de las Nuevas Autoridades Académicas. (AICA)
(27 de agosto de 2009)

 

Con gran alegría -como Gran Canciller de la Universidad Católica de Santiago del Estero- participo de este acto académico con ocasión de la asunción de las nuevas autoridades académicas de esta alta casa de estudios.

Una vez realizada la Profesión de fe y el juramento de fidelidad del nuevo Rector comenzará una nueva etapa de la vida comunitaria de la Universidad.

Sí, una nueva etapa. Esta no implica cambiar lo que hasta el momento, y con gran esfuerzo, se venía realizando; sino proponerse nuevos desafíos académicos en los que se concentrarán todos los esfuerzos de cada una y cada uno que son parte de la comunidad universitaria.

Por supuesto, que una nueva etapa implica seguir mirando al pasado con una memoria purificada. Estoy convencido que encontraremos muchos motivos para elevar nuestros corazones a Dios, en agradecimiento, por tantos beneficios obtenidos. Y también se necesitará la mirada de fe, propia del cristiano, para descubrir en los acontecimientos negativos, la voluntad salvífica, de Dios, que no quiere el mal, ni el pecado, pero lo permite para que aprendamos a sacar bienes mayores. ¡Todas las cosas son para bien! expresará el Apóstol San Pablo.

Esa memoria del pasado nos impulsará a tener muy en cuenta el deseo de aquellos primeros laicos católicos, comprometidos con el Evangelio, que decidieron poner en marcha, en este querido Santiago del Estero, esta Universidad Católica, para el bien de la Iglesia, y de toda la provincia.

Hace pocos días atrás releía la Historia de la Iglesia de Santiago del Estero escrita por José Néstor Achával y editada por esta universidad, donde recordaba la idea fundadora: “fue compartida por muchos que teníamos el anhelo de un Santiago mejor, o de cambiar a nuestro Santiago, programando su desarrollo” .

La mirada también debe estar en el futuro. Se acercan dos importantes acontecimientos. Por un lado, junto a toda la Nación Argentina, celebraremos el bicentenario 2010-2016, del nacimiento de nuestra patria. Por otro lado, la Universidad se prepara a festejar su jubileo, con motivo de los 50 años de vida académica. Por eso los invito a apostar, con nuevas fuerzas, por una educación integral de la persona, desde el humanismo cristiano, para seguir construyendo un Santiago más justo, solidario y fraterno.

Es importante que ustedes, como nuevas autoridades, no olviden que la UCSE además de la enseñanza, de la investigación y de los servicios comunes a todas las universidades, por compromiso institucional, aporta también a su tarea la inspiración y la luz del mensaje cristiano. “El objetivo de toda educación genuina es el de humanizar y personalizar al hombre, sin desviarlo, antes bien, orientándolo hacia su fin último que trasciende la finitud esencial del hombre”.

En un acto central de una Universidad de Europa, su Gran Canciller expresó a toda la comunidad universitaria unas ideas acerca de la mentalidad laical que me parecen muy oportunas transmitírselas a ustedes, queridas autoridades, que hoy comienzan esta nueva etapa institucional.

Esta mentalidad laical implicará “ser lo suficientemente honrados, para pechar con la propia responsabilidad personal; ser lo suficientemente cristianos, para respetar a los hermanos en la fe, que proponen -en materias opinables- soluciones diversas a la que cada uno de nosotros sostiene; ser lo suficientemente católicos para no servirse de nuestra Madre la Iglesia, mezclándola en banderías humanas” .

Por último, queridos hermanos y hermanas, el aliento y la confianza de la Iglesia que peregrina en Santiago del Estero los acompañe en el arduo trabajo diario de cada uno de ustedes. Y recuerden que la Iglesia diocesana y nuestra querida provincia -tantas veces postergada- necesitan del testimonio y de la contribución competente, libre y responsable de cada uno de ustedes.

Mons. Francisco Polti, obispo de Santiago del Estero


Publicado por verdenaranja @ 22:58  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios