Martes, 01 de septiembre de 2009

DOMINGO 23 DEL TIEMPO ORDINARIO / B
6 de septiembre de 2009

Que el Dios del amor y de la paz estén con todos voso­tros.

En el evangelio de este domingo escucharemos cómo Jesús hace que un hombre sordo y mudo pueda oír y pueda hablar. Con estas acciones Jesús mostraba a la gente la cercanía de Dios para con los pobres y los débiles, y su voluntad de salvación y vida para todos.

Nosotros, los seguidores de Jesús, estamos llamados a hacer como él: a mostrar el amor de Dios ofreciendo vida y esperanza a los que más la necesitan. Nosotros somos las manos y el corazón de Jesús para nuestros hermanos, y sobre todo para nuestros hermanos que sufren, tanto aquí como en cualquier lugar del mundo.

Pero hay más. Porque nosotros también somos a menudo sordos y mudos, y necesitamos que Jesús nos cure de nuestro mal. Por eso venimos a la Eucaris­tía. Para encontrarnos con él y recibir su salvación.

A. penitencial: En silencio, preparémonos para esta cele­bración. (Silencio).

Tú, que abres los ojos de los ciegos y los oídos de los Sordos. SEÑOR, TEN PIEDAD.
Tú, que liberas a los oprimidos. CRISTO,TEN PIEDAD.
Tú, que nos das vida para siempre. SEÑOR,TEN PIEDAD.

1. lectura (Isaías 35,4-7a): Un grito de alegría, unas palabras proféticas llenas de ánimo y de entusiasmo. Esto es lo que nos proclamará esta primera lectura, preparándo­nos para escuchar luego el evangelio.

2. lectura (Santiago 2,1-5): Las palabras de la segunda lectura son hoy muy claras, muy contundentes. Y nos invitan a examinar cómo es nuestra relación con los demás.

Oración universal: Presentémosle al Padre nuestras plegarias. Por nosotros, por la Iglesia, por el mundoentero. Oremos diciendo:  ESCÚCHANOS, PADRE.

Por la Iglesia, por todos los que hemos recibido la luz y la gracia de Jesús en el bautismo y la confirmación. OREMOS:

Por los sordos, por los mudos, por los ciegos, por los inválidos, por todos los que sufren disminuciones físicas. OREMOS:

Por los países que viven hundidos en la tragedia del hambre, de las guerras, de la falta de recursos para salir adelante. OREMOS:

Por todos los hombres y mujeres que, sin creer en Jesu­cristo, trabajan al servicio de los demás. OREMOS:

Por nosotros, por los que hemos venido a esta Eucaristía a compartir la alegría de la fe y la esperanza que Jesús nos da. OREMOS:

Padre, nosotros hemos conocido tu amor a través de Jesucristo, tu Hijo. Él ha venido a traer luzy esperanza para los pobres y los débiles. Escucha nuestra oración, y haz de nosotros un testimonio transparente de ese mismo amor. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Padrenuestro: Confiadamente, como Jesús nos enseñó, nos atrevemos a decir:

CPL


Publicado por verdenaranja @ 22:55  | Espiritualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios