Mi?rcoles, 16 de septiembre de 2009

DOMINGO 25 DEL TIEMPO ORDINARIO / B   
20 de septiembre de 2009

La paz y la bondad de Dios, nuestro Padre, estén con todos vosotros.

Hoy, en este día de más tranquilidad y descanso, los cristianos nos reunimos para celebrar lo que es el fun­damento de nuestra fe: que Jesús está en medio de nosotros, que él acompaña nuestras vidas, que vale la pena seguirle, porque su camino nos conduce a la vida más plena.

Con alegría, unidos con todos los hermanos y her­manas del mundo entero, comencemos esta Eucaris­tía.

A. penitencial: En silencio, pidamos perdón por nuestras infidelidades al camino de Jesús (Silencio).

Tú, que escuchas nuestra súplica. SEÑOR, TEN PIEDAD.
Tú, que eres nuestro auxilio, CRISTO, TEN PIEDAD.
Tú, que nos diste ejemplo de amor a los débiles, SEÑOR, TEN PIEDAD.

1. lectura (Sabiduría 2,12.17-20): La presencia del justo es una acusación continua contra los malvados, que estos no pueden soportar. Para que sus malas obras no queden en evidencia, deciden liquidar al inocente. Esta lectura que vamos a escuchar es como un resumen de la historia de Jesús.

2. lectura (Santiago 3,16-4,3): La ambición y la codicia, el afán desenfrenado de tenery de ser más que los demás, es fuente de discordia y veneno que corroe a las perso­nas y a los grupos. Precisamente en el evangelio de hoy veremos cómo los apóstoles también estaban enfrenta­dos por ver quién era más importante entre ellos.

Oración universal: Presentemos nuestras peticiones a Dios nuestro Padre diciendo: ESCÚCHANOS, PADRE

Por todos los que ejercen alguna responsabilidad en nuestra parroquia. OREMOS AL SEÑOR:

Por los misioneros que están en países lejanos anun­ciando el Evangelio. OREMOS AL SEÑOR:

Por los que nos han ayudado a nosotros a crecer en la fe. OREMOS AL SEÑOR:

Por los padres y madres de familia. OREMOS AL SEÑOR:

Por los chicos y chicas que han empezado el curso esco­lar, y por sus maestros y profesores. OREMOS AL SEÑOR:

Por... OREMOS AL SEÑOR:

Por nosotros, por nuestros familiares y amigos, por nuestros compañeros de trabajo, por nuestros vecinos. OREMOS AL SEÑOR:

Escucha, Padre, las oraciones de tu pueblo, tú que eres la fuente de toda bondad. PorJesucristo nuestro Señor.

Padrenuestro: Para Dios no hay distinción de razas, ni de pasaportes. Porque él es el Padre de todos, los que nos reconocemos hijos suyos nos atrevemos a decir:

CPL


Publicado por verdenaranja @ 17:02  | Liturgia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios