Jueves, 24 de septiembre de 2009

 

DOMINGO 27 DEL TIEMPO ORDINARIO – B
4 de Octubre de 2009

 

El Dios de la esperanza, que por la acción del Espíritu Santo nos colma con su alegría y con su paz, perma­nezca siempre con todos vosotros.

Sed bienvenidos, hermanas y hermanos, a celebrar la Eucaristía. Un domingo más, Jesús nos convoca alrededor de su mesa a todos los que formamos la gran familia de los hijos e hijas de Dios. Hoy las lecturas nos hablarán del amor entre los esposos; los matrimonios aquí presentes fácilmente podréis sentiros identificados. Pero todos somos invitados a vivir la dinámica del amor: Dios nos ama y quiere que también nosotros le amemos, hasta el punto de sentirnos unidos a él como los esposos; y quiere también que nos amemos entre nosotros, como los miembros de una misma familia.Vivamos con inten­sidad estos lazos de amor y que esta Eucaristía que nos disponemos a celebrar nos ayude).

A. penitencial: Comencemos poniéndonos ante el Señor y pidiendo perdón porque a menudo nos desviamos del estilo de vida del Evangelio.

Tú, que eres el camino que conduce al Padre. SEÑOR, TEN PIEDAD.
Tú, que eres la verdad que ilumina los pueblos. CRISTO, TEN PIEDAD.
Tú, que eres la vida que renueva el mundo. SEÑOR, TEN PIEDAD.

 1. lectura (Génesis 2,18-24): En el evangelio escucharemos cómo Jesús habla del matrimonio, de la unión entre los esposos. Sus palabras vienen preparadas por este texto del Génesis que vamos a escuchar ahora en la primera lectura, un texto en el que se nos muestra cómo Dios quiso desde el principio la unión del hombre y la mujer, formando una sola carne, una sola familia.

Salmo (127): La vida en familia, los hijos, el trabajo... son una bendición de Dios. Pidamos ahora con el canto del salmo que el Señor nos bendiga toda la vida.

2. lectura (Hebreos 2,9-11): Desde hoy y hasta el final del año litúrgico, iremos escuchando en la segunda lec­tura fragmentos de la carta a los cristianos hebreos. Es un texto dirigido a los cristianos de origen judío que expone, con argumentos muy teológicos y elaborados, el sentido de la figura deJesucristo yde la salvación que por él hemos obtenido.

Oración universal: Con la misma confianza con la que los niños se dirigen a sus padres, presentemos ahora a Dios nuestras intenciones diciendo: ESCÚCHANOS, PADRE.

Por la Iglesia, por todos los que formamos la gran familia de los hijos y las hijas de Dios. OREMOS:

Por nuestras familias y por todas las familias, especial­mente por las que se encuentran en dificultades por causa del trabajo, las enfermedades, o las desavenen­cias. OREMOS:

Por los esposos, llamados a dar siempre un buen testi­monio de cariño y de confianza mutua. OREMOS: 

Por las parejas que se preparan para el matrimonio, y por los encargados de la pastoral prematrimonial en nuestras parroquias. OREMOS:

Por todos nosotros, por nuestra parroquia, y por las actividades que llevaremos a cabo a lo largo de este año. OREMOS:

Escucha, Padre, nuestras oraciones, y concédenos lo que te hemos pedido con fe. Por ... * * *

Ofrendas: Recibe, Señor, la oblación que tú has instituido, y por estos santos misterios, que celebramos para darte gracias, santifica a los que tú mismo has redi­mido. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Padrenuestro: Sintiéndonos miembros de la gran familia de los hijos e hijas de Dios, dirijámonos ahora al Dios del cielo tal como Jesús nos enseñó:

CPL


Publicado por verdenaranja @ 16:04  | Liturgia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios