Martes, 20 de octubre de 2009

DOMINGO 30 DEL TIEMPO ORDINARIO
25 de Octubre de 2009

 

Que Jesús, nuestro camino y nuestra vida, esté con todos vosotros.

Aquí estamos, reunidos un domingo más en torno a Jesús. Aquí estamos como los ciegos y cojos y enfermos del evangelio, que sabían que Jesús podía curarles y darles ánimo y esperanza para vivir. Por eso hemos venido, por eso nos queremos acercar, con nuestras debilidades, a aquel que nos da su fortaleza y nos invita a caminar junto a él.

A. penitencial: En silencio, dejemos que Jesús nos llene con su bondad. (Silencio).

Tú, que eres nuestra luz. SEÑOR,TEN PIEDAD.
Tú, que eres nuestra paz. CRISTO,TEN PIEDAD
Tú, que eres nuestra alegría. SEÑOR,TEN PIEDAD.

1. lectura (Jeremías 31,7-9): Escuchemos una gozosa profe­cía. El profeta ve cómo el pueblo de Israel, abandonado y dispersado, se volverá a reunir un día en torno al Señor.Y en ese pueblo reunido, los más débiles tendrán los primeros lugares. Nosotros vemos en esta profecía un anuncio de lo que hará Jesús, como escucharemos en el evangelio.

Salmo (125): Unámonos a las palabras del salmo para cantar la alegría del pueblo de Israel que vuelve a su tierra. Es tam­bién nuestra alegría por la salvación que el Señor nos da.

2. lectura (Hebreos 5,1-6): Escuchemos ahora las palabras solemnes de la carta a los cristianos hebreos. Jesucristo es nuestro sacerdote, nuestro camino hacia Dios.

Oración universal: Como Bartimeo, el ciego del evangelio, también nosotros nos acercamos a Jesús y le pedi­mos que tenga compasión de nosotros, y de toda la familia humana. Con fe y confianza, le decimos: JESÚS, HIJO DE DAVID, ESCÚCHANOS.

Por los ciegos, por los inválidos, por todos los que sufren alguna disminución. OREMOS:

Por las personas y las organizaciones que trabajan al servicio de los enfermos y los disminu idos. OREMOS:

Por los que viven sin luz ni esperanza.OREMos:

Por los pueblos de África, marcados por el hambre y por las guerras interminables. OREMOS:

Por los jóvenes que trabajan al servicio de los pobres y que luchan por un mundo más justo. OREMOS:

Por todos los hombres y mujeres de buena voluntad que aún no creen en Jesucristo. OREMOS:

Por todos los que en este domingo, en el mundo entero, nos hemos reunido para celebrar la Eucaristía. OREMOS:

Escucha, Señor Jesús, nuestras peticiones. Danos tu mano, danos tu luz.Y haz que, como el ciego de Jericó, te sigamos siempre en tu camino.Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

Padrenuestro: Jesús nos ha abierto los ojos y nos ha mos­trado el camino que conduce al Padre. Por eso ahora, siguiendo su enseñanza, nos atrevemos a decir:

CPL


Publicado por verdenaranja @ 15:52  | Liturgia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios