Martes, 27 de octubre de 2009

CONMEMORACIÓN DE LOS FIELES DIFUNTOS
2 de Noviembre de 2009

 Las lecturas se tornan del leccionario de difuntos. Para este año proponernos las siguientes: Lamentaciones 3,17-26; Salmo 24; Filipenses 3,20-21; Marcos 15,33-39; 16,1-6.

El amor, la vida y la paz de nuestro Señor Jesucristo, resucitado de entre los muertos, esté con todos vosotros.

Hermanos y hermanas, nos reunimos hoy aquí en la iglesia para recordar a nuestros difuntos y para orar por ellos y por todos los fieles difuntos. Lo hacemos con fe y confianza, porque sabemos que Dios nos ama siempre y nos llena siempre de su bondad. Por eso le podemos pedir, con el corazón en paz, que reciba con él para siempre a nuestros familiares y amigos que han muerto, ytambién a todos los difuntos, hombres y mujeres de cualquier lugar del mundo, hermanos nuestros.

Este recuerdo y esta oración la hacemos con la cele­bración de la Eucaristía. Jesús se hace presente hoy entre nosotros con su palabra y con su Cuerpo y su Sangre, que son alimento de vida eterna. Y nosotros nos unimos a él y renovamos nuestra fe y nuestra esperanza.

A. penitencial: Hagamos ahora unos momentos de silencio. Ante Dios y ante Jesús, oremos cada uno en nuestro interior y pidamos el perdón y la gracia para poder participar muy de verdad en esta Eucaristía. (Silencio breve que invite a orar).

 Tú, Jesús, que nos has amado hasta la muerte. SEÑOR,TENPIEDAD.
Tú, Jesús, que nos enseñas a amar. CRISTO, TEN PIEDAD.
Tú, Jesús, que eres la resurrección y la vida. SEÑOR, TEN PIEDAD.

 1. lectura (Lamentaciones 3,17-26): Vamos a escuchar, en esta primera lectura, un lamento dolorido y triste. Un israelita llora la destrucción de su país a manos de los ejércitos extranjeros. Pero en medio del dolor, este israelita fiel manifiesta su confianza. Son los mismos sentimientos que nosotros, cristianos, estamos lla­mados a tener ante la muerte.

2. lectura (Filipenses 3,20-21): Escuchemos ahora unas breves palabras de san Pablo, que nos habla de nues­tro futuro, de la vida que nos espera más allá de la muerte.

Oración universal: Unámonos ahora en la oración a Dios nuestro Padre. Y hoy, oremos especialmente por los difuntos. Respondamos a cada petición diciendo: ESCÚCHANOS, PADRE.

Por la Iglesia, por todos los que que en el mundo entero creemos en Jesucristo. OREMOS.

Por todos los hombres y mujeres de buena voluntad, por todos los que quieren vivir la vida con generosidad y espíritu abierto a los demás. OREMOS:

Por nuestros familiares y amigos difuntos, por todas las personas queridas que nos han dejado. OREMOS:

Por todos los difuntos, de todo tiempo y lugar. OREMOS:

Por nosotros, por los que nos hemos reunido en esta iglesia unidos por la fe y la esperanza. OREMOS:

Padre, tú eres la fuente de la vida y llamas a todos los hombres y mujeres del mundo a la alegría de tu Reino. Escucha nuestra oración, y haz que nuestros hermanos difuntos sean liberados de todo mal y vivan contigo para siempre.

Prefacio de Difuntos

Padrenuestro:Oremos juntos a Dios, nuestro Padre, como Jesús nos enseñó. Con toda confianza, nos atrevemos a decir:


CPL


Publicado por verdenaranja @ 20:36  | Liturgia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios