S?bado, 14 de noviembre de 2009

La Asociación de Escritoras y Publicistas Catolicas (ASESCA), cuya presidenta es la doctora Rita Zungry de Velasco Suárez, emitió una declaración con motivo del tratamiento de proyectos de ley que pueden elevar al estatus matrimonial a las uniones homosexuales, en la que se recuerda, entre otras cosas, que la legislación resguarda la heterosexualidad de los contrayentes como un requisito “no sólo para gestación de un nuevo miembro de la raza humana, sino para la conformación integral y armoniosa de su personalidad y su adaptación social”.


     El texto completo de la declaración es el siguiente:

Declaración de ASESCA ante el tratamiento de proyectos de ley que pudieran elevar al estatus matrimonial a las uniones homosexuales

1ª.- El Matrimonio es un bien social, que tiene su origen y fundamento en la naturaleza humana. En el marco legal, el matrimonio es una figura jurídica protegida por un sistema de leyes específico en virtud de su vital importancia para la sociedad, una de las cuales es la perpetuación de la especie humana y la humanización de la misma.

2ª.- En función de esto es el requisito que resguarda la legislación: la heterosexualidad de los contrayentes. Heterosexualidad que se requiere no sólo para gestación de un nuevo miembro de la raza humana, sino para la conformación integral y armoniosa de su personalidad y su adaptación social.

3ª.- La identidad del matrimonio no proviene de una concepción filosófica, ideológica o religiosa determinada, sino que dimana de las especiales leyes ecológicas –ecología humana- que lo rigen y que abarcan todas las dimensiones de la persona humana: psicológica, afectiva, cultural, social, y espiritual. En la naturaleza humana, cada sexo cumple una función específica, vital e irremplazable. Ambos sexos se complementan y se realizan plenamente el uno en el otro.

4ª.- Mantener la característica antes señalada para la Institución “Matrimonio” no constituye acto discriminatorio o injusto para con personas o colectivos de personas, sino respetar la identidad que es propia del Matrimonio y de la que depende la subsistencia de la sociedad.

5ª.- Por estas objetivas razones es que la normativa internacional y la nacional reconocen específicamente a las uniones heterosexuales el derecho a casarse, tal como se desprende de la Declaración de los Derechos Universal de los Derechos Humanos -Art. 16 inc. 1-, entre otros, al expresar: “Los hombres y las mujeres, a partir de la edad núbil, tienen derecho, sin restricción alguna por motivo de raza, nacionalidad o religión, a casarse y fundar una familia;”. Dicho texto forma parte de la Constitución Nacional Argentina -Art. 75, inc. 22-.

6ª.- La actual legislación nacional ofrece soluciones a situaciones económicas como las que se invocan para justificar la distorsión del concepto de Matrimonio en el Código Civil.

7ª.- En cuanto a la adopción de niños por parte de parejas de personas con conductas homosexuales, ASESCA quiere puntualizar que en la Adopción el bien a preservar es el del niño. La Adopción intenta restituir al niño abandonado el derecho perdido: el de nacer, crecer y desarrollarse en el seno de una familia, bajo la atenta protección del padre y de la madre.

8ª.- En Justicia, lo requerido es generar soluciones específicas para problemas específicos. Esto es dar a cada cual lo que en justicia le corresponde.+


Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios