Martes, 08 de diciembre de 2009

Homilía de monseñor Carmelo Juan Giaquinta, arzobispo emérito de Resistencia para el trigésimo cuarto domingo durante el año. (AICA)
(22 de noviembre 2009) 

CRISTO REY DEL UNIVERSO 

Jn 18, 33b-37 

I. “¿ERES TÚ EL REY DE LOS JUDÍOS? 

1. Como otras veces durante el año litúrgico que concluye, el Evangelio según San Marcos hoy deja paso al Evangelio según San Juan Jn 18,33b-37. Se refiere a Cristo Rey.  

2. La escena tiene lugar en el tribunal del gobernador, que representa al emperador de Roma. Si bien se inquieta al comienzo porque Jesús se reconoce rey, pronto concluye que no hay motivo para ello:

- “¿Eres tú el rey de los judíos?…

- “Mi realeza no es de este mundo. Si mi realeza fuera de este mundo, los que están a mi servicio habrían combatido para que yo no fuera entregado a los judíos. Pero mi realeza no es de aquí…

- “¿Entonces tú eres rey?...

- “Tú lo dices: Yo, soy rey” (Jn 18,33.36.37). 

II. “JESÚS EL NAZARENO, REY DE LOS JUDÍOS” 

3. Si continuásemos leyendo el texto de Juan, apreciaríamos que Pilato toma en sorna el título de rey de Jesús. ¡Vaya un rey sin ejército, con un reino inasible, distinto de todos los reinos del mundo! Pilato, dirigiéndose a la multitud de los judíos, les pregunta: “¿Quieren que suelte al rey de los judíos?” (v. 38). Los soldados de Pilato siguieron el juego de su jefe con mordacidad creciente: “Tejieron una corona de espinas y se la pusieron en la cabeza, Lo revistieron con un manto rojo, y acercándose, le decían: ‘¡Salud, rey de los judíos!’ y lo abofeteaban” (Jn 19,1-3). Mientras tanto, la situación en la plaza se iba poniendo espesa. En vez de la libertad de Jesús, la gente prefería la de un bandido: “A él no, a Barrabás” (Jn 18,40). El gobernador no estaba contento: “Pilato trataba de ponerlo en libertad. Pero los judíos gritaban: ‘Si lo sueltas, no eres amigo del César, porque el que se hace rey se opone al César’…” (Jn 19,12). 

4. Todo juego macabro termina mal. Por más que Pilato tuviese voluntad de salvar a Jesús, al discutir su muerte o libertad, la suerte estaba echada. La gente cuando está amontonada quiere goles, knock out, sangre. Finalmente hubo sangre: “¿Voy a crucificar a su rey? Los sumos sacerdotes respondieron: ‘No tenemos otro rey que el César’…. Pilato redactó una inscripción que decía: ‘Jesús el Nazareno, rey de los judíos’” (Jn 19,15.1619).  

5. Desde entonces Jesús reina desde la cruz. “Regnavit a ligno Deus”, cantó el poeta cristiano. También desde entonces, el crucifijo lo fue invadiendo todo: torres de las catedrales, coronas de los reyes, tumbas de los muertos, calvarios de los caminos, hospitales, escuelas, tribunales, comisarías, oficinas públicas, etc. Necesitamos expresar lo que creemos, por ejemplo, mediante la cruz que llevamos al pecho. Pero conviene que nos preguntemos: ¿esta manifestación expresa todo nuestro vasallaje a Cristo Rey? ¿Éste es el reinado que él busca? 

III. “UNA CORTE PROHÍBE EL CRUCIFIJO EN ESCUELAS ITALIANAS” 

6. En una cárcel romana del siglo II fue hallada una cruz pintada en la pared, y en ella la cabeza de un asno, con un dicho: “Alexámenos adora a su Dios”. Es la burla del carcelero a un prisionero cristiano.

A veinte siglos de aquel episodio, la cruz, más que objeto de risa, se ha vuelto una amenaza. El Tribunal europeo de Derechos Humanos acaba de declarar que la presencia del crucifijo en el aula de la escuela italiana es “una violación de la libertad religiosa de los alumnos”. ¿Conocerán los jueces el significado reconciliador de la cruz? ¿Sabrán que Cristo murió en ella diciendo “Padre, perdónalos, porque no saben lo hacen” (Lc 23,34)? De la cruz, en la que los romanos despedazaban a los condenados a muerte, Jesús hizo una señal de reconciliación. Saulo, que primero lo persiguió encarnizadamente, y luego se convirtió en su apóstol, escribió: “Así creó con los dos pueblos (judíos y griegos) un solo Hombre nuevo en su propia persona, restableciendo la paz, y los reconcilió con Dios en un solo Cuerpo, por medio de la cruz, destruyendo la enemistad en su persona” (Ef 2,15-16).  

IV. EL CRUCIFIJO: ¿AMULETO O FUERZA DE DIOS? 

7. Confieso que algunas veces me inquietó ver el crucifijo en algunos despachos oficiales. ¿Por qué está allí? ¿Cómo espejo en el cual la autoridad quiere mirarse e inspirar su conducta, y, eventualmente, arrepentirse de sus yerros? Cuando es así, es muy oportuno que el crucifijo quede. ¿O está como fachada para disimular las fechorías que se cometen? Eso sería peor que crucificar a Cristo de nuevo. En ese caso, sería mejor removerlo.  

8. Periódicamente aparecen por la TV mercaderes de diferentes tipos de cruces, con fingidos nombres sagrados, que explotan el sentimiento religioso del pueblo. Cuando se usa la cruz como talismán, que trae fortuna, se vacía su significado. El verdadero creyente sabe que “el mensaje de la cruz es una locura para los que se pierden, pero para lo que se salvan – para nosotros- es fuerza de Dios” (1 Co 1,18). Siempre es actual la enseñanza de Jesús sobre la cruz: “El que quiera venir detrás de mí que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga” (Mc 9,34).

Mons. Carmelo Giaquinta, arzobispo emérito de Resistencia  


Publicado por verdenaranja @ 17:53  | Homil?as
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios