Mi?rcoles, 13 de enero de 2010

Sugerencias para la homilía del día de la Infancia Misionera 2010 publicadas en el Guión Litúrgico para la celebración de este año.


SUGERENCIAS PARA LA HOMILÍA

· La primera lectura presenta a Esdras, que lee la Palabra de Dios ante el pueblo reunido en asamblea litúrgica, y a la vez se va explicando su sentido. Es un momento esencia  de la historia del pueblo de Israel, pues a partir de entonces, con la desaparición del primer templo, su liturgia será fundamentalmente el culto sinagogal, basado en la lectura y la explicación de las Escrituras.  

· El Evangelio nos muestra a Jesús participando, “según su costumbre”, del culto de la sinagoga de su pueblo. Procede a la lectura del profeta Isaías y, como toda explicación, dice el evangelista que afirmó: “Hoy se cumple esta Escritura”. Y es que, en efecto, la Palabra de Dios se hace presente en la asamblea cada vez que es proclamada, pero en la sinagoga de Nazaret está presente en la persona de Jesús. Al leer el pasaje del profeta, puede decir con verdad que el Espíritu está sobre Él, ya que es el Hijo único del Padre, en quien este se complace, que ha venido para darnos a conocer a Dios.  

· Para  nosotros, los cristianos, esta es una realidad muy importante, pues cada vez que se proclama la Palabra de Dios y es acogida con fe, Cristo se hace presente, derrama su Espíritu sobre nosotros y nos hace ser Cuerpo suyo y cada uno un miembro del mismo, como afirma San Pablo en la segunda lectura.  

· La Iglesia es el Cuerpo de Cristo y, como tal, sacramento de su presencia y acción en el mundo. Por eso la Iglesia es signo e instrumento de salvación para todos los hombres y pueblos. Acoger a Cristo en su Palabra y en sus sacramentos nos convierte a los cristianos en transmisores de esta misma vida suya, que se nos da para que la compartamos generosamente con todos nuestros hermanos, llamados a formar parte plenamente de este Cuerpo. 

· La Jornada de Infancia Misionera es un momento propicio para recordarnos a los cristianos que, desde el Bautismo, tenemos una responsabilidad misionera y que los primeros pasos en la fe deben estar ya caracterizados por este espíritu misionero.  

· Nos unimos además a los niños de África. Muchos de ellos se preparan con alegría para el Bautismo o avanzan ya por el camino de la iniciación cristiana. Que esta vitalidad de África y de su Iglesia nos ayude a no perder la esperanza y a que, colaborando con nuestras aportaciones económicas, también seamos esperanza para ellos. 


Publicado por verdenaranja @ 23:03  | Homil?as
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios