Jueves, 14 de enero de 2010

Saludo por las fiestas de Navidad y Nuevo Año del arzobispo de Mendoza, Mons. José María Arancibia y el obispo auxiliar, Mons. Sergio O. Buenanueva (AICA)


EL SEÑOR VISITA A SU PUEBLO CON LA PAZ
Y LE OFRECE VIDA ETERNA
 

Muy amados fieles cristianos de Mendoza:

Queremos llegar a todos ustedes con motivo de las fiestas de Navidad y Año Nuevo. Jesús nos invita a reconocer su presencia y a prepararnos para recibirlo. Él es Dios con nosotros. Nuestra esperanza y paz definitiva. Por Él hemos sido reconciliados con Dios y entre nosotros. Nadie puede apartarnos de su amor.

En Navidad, Dios se ha hecho solidario nuestro, en su Hijo Jesucristo, para que tengamos vida en abundancia. Por eso nos aflige e interpela toda forma de atentado contra la vida humana, siempre digna y respetable. Como discípulos suyos compartimos la preocupación por el bienestar de todos, para superar la pobreza y la miseria; y por la amistad social que vence toda forma de agresión y de violencia.

El año nuevo nos encontrará pidiendo la bendición de Dios para nuestra Patria, que incluya el bien de todas las familias de Mendoza, a las que queremos ofrecer un mejor servicio pastoral. El inicio del Bicentenario (2010-2016) nos impulsa a profundizar nuestro servicio misionero y nuestro compromiso por el bien común.

En estos días concluye el Año jubilar y misionero en Mendoza, en el que celebramos 75 años como diócesis. Ha sido una oportunidad para agradecer el don maravilloso de la fe, que deseamos vivir aún con mayor intensidad. Una ocasión para proclamarla con alegría, a través de muchas experiencias de misión. Roguemos al Señor que siga renovando la fe y la esperanza de los creyentes, para que produzcan frutos abundantes de justicia y de amor, en la verdad plena.

Hacemos llegar a todos nuestro afectuoso saludo y los invitamos a rogar -en familia y en comunidad- por estas intenciones. ¡Feliz Navidad y Año Nuevo para todos! 

José María Arancibia, arzobispo de Mendoza

Sergio Osvaldo Buenanueva, obispo auxiliar de Mendoza


Publicado por verdenaranja @ 22:48  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios