Mi?rcoles, 27 de enero de 2010

Puntos para la reflexión en retiro sacerdotal de la diócesis de Tenerife con motivo del Año Sacerdotal en segundo trimestre de 2010...........



RETIRO A LOS SACERDOTES (2° trimestre, 2010)
LA SORPRESA DEL ENCUENTRO


O. PRESENTACIÓN
1. RELACIÓN INTERPERSONAL
2. SÍNTONÍA DE VIVENCIAS
3. VIVENCIA INCONDICIONAL
4.VIVENCIA DE PABLO, JUAN DE AVILA, JUAN MARÍA VIANNEY

0. PRESENTACIÓN

La vida humana, cuando es auténtica, acontece como "relación interpersonal, que se concreta en la verdad de la donación.

La gran sorpresa del cristiano es siempre la de un encuentro continuamente renovado con Cristo resucitado, presente en la historia, en los signos de la Iglesia y en los hermanos.

Es encuentro o relación personal que se traduce en sintonía vivencial con los "sentimientos" de Cristo (Fil 2,5), con sus amores, su compasión, su modo de mirar el mundo y a la humanidad entera.

De la relación vivencial nace una amistad incondicional: ya no se puede vivir sin Él. No hay ninguna página de Pablo que no haga referencia a Cristo como fuente de inspiración

1. RELACIÓN INTERPERSONAL

Los primeros discípulos de Cristo iniciaron su vivencia apostólica como relación: "Dónde vives? ... venid y los veréis... (Jn 1,38-48)

Al cabo de 3 años, Jesús describe la "identidad de los apóstoles: "Habéis estado conmigo desde el principio" (Jn 15,27) Esta relación de amistad es fruto de una declaración de amor: "como el Padre me amó, así...(Jn 15,9)

La oración cristiana es un trasunto de la oración de Jesús

La actitud oracional de Jesús es sintonía con el proyecto de Dios y la venida de su reino. Es una actitud de "si", que en Jesús es gozo en el E.Santo por la realización del proyecto del amor del Padre y de ver que los discípulos continúan su realización (Lc 1 0,21; Mt 11,25-27)

Esta actitud se traduce en deseo ardiente de salvación para todos (Mt 11,28; Lc 10,22)

Esta oración cristiana es prioridad pastoral (Sacramentum Caritatis 84)

La oración cristiana en todo proceso ministerial de actitud filial se concreta en un "si" que ya es simultáneamente proceso de contemplación y perfección:"Pues todas las promesas hechas por Dios han tenido su "Si" en Él; y por eso decimos por Él "Amen" a la gloria de Dios" (2 'Cor 1,20)

El "Sí de María, traducido "en estar de pie junto a la cruz," es el "sí" pronunciado por quien es icono de la Iglesia de todos los tiempos; por esto, "el sí de María es en nombre de toda la humanidad" (Santo Tomás de Aquino, III, 30, 1c)

La prioridad pastoral de la oración se descubre cuando uno toma conciencia de que la predicación de la palabra presupone contemplación (Lg 41)

Por esto, "el pastor bueno debe estar anclado en la contemplación" S Gregorio Magno. "El tiempo dedicado a Dios en la oración no sólo deja de ser un obstáculo para la eficacia y la dedicación al amor al prójimo, sino que es en realidad una fuente inagotable para ello" (Deus Caritas est, 36)

La actitud relacional de la oración es siempre una actitud de escucha de la Palabra personal de Dios, que es el mismo Jesús: "Este es mi Hijo amado, escuchadle" (Mt 17,5)

Una sociedad técnica e icónica, que pide signos, necesita ver testigos de la presencia de Dios.

El ministerio de guiar a los fieles por el camino de la unión e intimidad con Dios ("contemplación") está relacionado estrechamente con el ministerio de guiar por el camino de construir la historia personal y comunitaria amando ("perfección").

2. SINTONÍA DE VIVENCIAS

La oración es un itinerario permanente de dejar entrar la Palabra del Señor hasta el fondo del corazón sin "defensas ni escondrijos". La vida cristiana es siempre un proceso continuo de contemplación, entrega y misión, como y con María (cf. Lc 2,19.51).

La oración como encuentro con Cristo es una actitud de "silencio lleno". Su presencia "donada" hace posible nuestra presencia "donada". Es atención o "advertencia amorosa" (San Juan de la Cruz)

La contemplación es mirada de fe, fijada en Jesús :"Yo le miro y él me mira"(un vecino de Ars orante ante el Sagrario, a su Santo Cura).

La oración es "encuentro de la sed de Dios con la sed del hombre (S. Agustín). "Sed "equivale a saberse "pobre", "como tierra reseca, agostada, sin agua" ((Sal. 62)

La "buena semilla" de la Palabra (Mt 13,24) necesita encontrar un "corazón bueno".

La misión cristiana, como participación en la misión de Cristo, equivale a sintonía con los profundos deseos de Cristo.

"Ver" o "contemplar" a Jesús equivale a entrar en sintonía con su realidad más profunda, por medio de los signos "pobres" donde el quiere mostrarse.

La construcción de la humanidad como reflejo de la Trinidad de Dios amor necesita ver cristianos que vivan la realidad de Cristo presente en medio de los suyos, en su familia eclesial que refleja la unidad de Dios Uno y Trino (Lg 4)

La vida contemplativa de María es de sintonía y asociación a Cristo desde la Anunciación hasta la Cruz.

La comunidad eclesial aprende a meditar la Palabra en sintonía con el querer de Dios como resonaba en el corazón de María. Así se pone de manifiesto, que sus pensamientos están en sintonía con el pensamiento de Dios, y que su querer es un querer con Dios. Al estar íntimamente penetrada por la Palabra de Dios, puede convertirse en madre de la Palabra encarnada (cfr Deus Caritas est, 41)

Esta sintonía de vivencias con Cristo da sentido a la vida cristiana y apostólica:"Era tu palabra para mí un gozo y alegría del corazón" (Jer 15,16)

3. AMISTAD INCONDICIONAL

Santa Teresa hacía consistir la oración contemplativa en "tratar en amistad, estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos que nos ama". San Juan de la Cruz:"Advertencia amorosa, simple y sencilla, como quien abre los ojos con advertencia de amor". S. Ignacio de Loyola: "conocimiento interno del Señor" para más amarle y seguirle". Carlos de Foucauld: " Pensar en Dios amándole".

Esta actitud de amor se basa en la amistad que Cristo ofrece a todos y especialmente a los "suyos". "Vosotros sois mis amigos... " (Jn 15,14-15)

Esta amistad, por parte de Cristo, tiene su máxima expresión en una donación total, porque "nadie tiene mayor

amor que el que da su vida por sus amigos" (Jn 15,13) Amistad que propicia una respuesta generosa.

Los textos de la Última Cena indican una profunda amistad, que fundamenta la relación interpersonal.

"Habiendo amado a los suyos los amó hasta el extremo" (Jn 13,1).

Cuando se asume con confianza esta amistad de Cristo el encuentro con Él como relación habitual es posible y fuente de gozo. Toda la "oración sacerdotal" de Jesús es una expresión de su amistad profunda e inédita. A partir de esta amistad, por la que Cristo no antepone nada a nuestro amor, se hace posible el encontrar tiempo para estar con Él con una presencia donada como la suya. Todos tienen tiempo para la persona amada.

La amistad que Cristo ofrece nunca falla. Por esto, el apóstol "experimenta la presencia de Cristo que lo acompaña en todo momento de la vida... y le espera en el corazón de cada hombre" (Redemptoris Missio,88)

Sólo a partir de este encuentro vivencial con Cristo, se puede dar testimonio de Él. "En Cristo la caridad en la verdad se convierte en el Rostro de su Persona, en una vocación a amar a nuestros hermanos en la verdad de su proyecto. En efecto, Él mismo es la Verdad "(Caritas in veritate.1)

4. VIVENCIA DE PABLO, JUAN DE AVILA, JUAN MARÍA VIANNEY

a) Pablo

Relación y amistad con Cristo

"Mi vida es Cristo" (Fil 1,21)

"No quise saber entre vosotros sino a Jesucristo, y este crucificado" ( 1Cor 2,2)

La actitud filial de la oración cristiana en el Espíritu Santo

"Por Cristo, unos y otros tenemos libre acceso al Padre en un mismo Espíritu" (Ef 2,18) "La prueba de que sois hijos es que Dios ha enviado a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo que clama: ¡Abbá, Padre!" (Gál 4,6)

La Palabra de Dios, anunciada, recibida y vivida

"La palabra de Dios siga propagándose y adquiriendo gloria" (2 Cor 2, 17) "No cesemos de dar gracias a Dios porque, al recibir la Palabra de Dios que os predicamos, la acogisteis, no como palabra de hombre, sino cual es en verdad, como Palabra de Dios, que permanece operante en vosotros, los creyentes" (1 Tes 2,13)

b) Juan de Ávila

Oración cristiana de actitud filial y de intimidad

"Cuando nosotros oramos, Él (Cristo) ora en nosotros" (Audi Filia cap. 84)

"Por oración entendemos aquí una secreta e interior habla con que el ánima se comunica con Dios, ahora sea pensando, ahora pidiendo, ahora haciendo gracias, ahora contemplando, y generalmente por todo aquello que en aquella secreta habla se pasa con Dios... muy estrecha y familiar comunicación" (Audi Filia cap. 70)

"La oración que no es inspirada del Espíritu Santo poco vale; la que no se hace segúnÉl, la que no inspira y ordena Él, de muy poco fruto es, poco aprovecha" Sermón 30,41

Su oración ministerial

La oración sacerdotal es también "un trato muy familiar con Dios, un admitirlos Dios a su conversación como amigos suyos" (Plática 3)

"Esto, padres, es ser sacerdote, que amansen a Dios cuando estuviere, ¡ay! Enojado con su pueblo; que tengan experiencia que Dios oye sus oraciones y les da lo que piden, y tengan tanta familiaridad con Él" (Plática 1 a

"¿En qué los examinará Dios? En la caridad para con todos y en la oración, si saben bien orar e importunar a Dios por los prójimos y amansarlo y hacer amistades entre Dios y los hombres, y sentir males ajenos y llorarlos" (Sermón 10)

C) Juan María Vianney

Oración ante la Eucaristía

"El Santo Cura de Ars enseñaba a sus parroquianos sobre todo con el testimonio de su vida. De su ejemplo aprendían los fieles a orar, acudiendo con gusto al sagrario para hacer una visita a Jesús Eucaristía " (Benedicto XVI, Carta 16 de junio 2009) "No hay necesidad de hablar mucho para orar bien. Sabemos que Jesús está allí, en el sagrario: abrámosle nuestro corazón alegrémonos de su presencia. Esta es la mejor oración.

Necesidad y eficacia de la oración

"El hombre es un pobre que tiene necesidad de pedirlo todo a Dios" "¡ Cuántas almas podríamos convertir con nuestras oraciones"

Oración de permanente intimidad

"Todo bajo los ojos de Dios, todo con Dios, todo para agradar a Dios... ¡Qué maravilla!" Y les enseñaba a orar."Dios, concédeme la gracia de amarte tanto cuanto yo sea capaz".

"Ser amado por Dios, estar unido a Dios, vivir en la presencia de Dios, vivir para Dios: ¡Cuán hermosa vida, cuán bella muerte! "

¿Estamos realmente impregnados por la Palabra de Dios? ¿Es ella en verdad el alimento del que vivimos, más que lo pueda ser el pan y las cosas de este mundo? ¿La conocemos verdaderamente? ¿La amamos? ¿Nos ocupamos interiormente de esta Palabra hasta el punto de que realmente deja una impronta en nuestra vida y forma nuestro pensamiento? " (Benedicto XVI, Misa Crisma! 9 abril 2009)

Recuerda San Cipriano, recogiendo un pensamiento compartido por los Padres: "Asiste con asiduidad a la oración y a la Lectio divina. Cuando oras hablas con Dios, cuando lees es Dios el que habla contigo" (Ad Donatum, 15) "(Proposición 9 del Sínodo sobre la Palabra)

"Que se anime la praxis de la lectura orante, hecha con los textos litúrgicos, que la Iglesia propone para la celebración eucarística dominical y diaria, para comprender mejor la relación entre Palabra y Eucaristía; que se vigile a fin de que la lectura orante sobre todo comunitaria de las Escrituras tenga su desembocadura en un compromiso de caridad (cf Le 4,18-19) "Proposición 22 del Sínodo sobre la Palabra"


Publicado por verdenaranja @ 16:56  | A?o Sacerdotal
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios