Viernes, 29 de enero de 2010

Desde la Vicaría de Pastoral nos envían los esquemas de celebraciones para las entregas del Credo y el Padrenuestro en el proceso catecumenal.

  

LAS ENTREGAS

 1º ENTREGA: EL SIMBOLO O CREDO 

Puede realizarse dentro de la celebración eucarística dominical o de diario, tras la liturgia de la Palabra. También puede realizarse en una celebración a parte en la que deben estar presentes miembros de la comunidad, su grupo de catequesis si es un niño que está preparándose para la primera comunión y a ser posible también los padrinos.
Si es dentro de la Eucaristía, la celebración se desarrolla normalmente -saludo inicial, acto de contrición, gloria, oración colecta, lecturas,…- hasta después de la homilía.
Si es posible, las lecturas utilizadas ese día sean escogidas para la ocasión, siempre y cuando el tiempo litúrgico lo permita.
En la monición inicial, que recoge la motivación de toda la celebración, ha de hacerse referencia a la entrega que se va a realizar. 

Esquema de la Celebración (fuera de la misa) 

Monición Inicial (Catequista, Acompañante, Lector, Celebrante): 

Habéis comenzado un camino de profundización en el misterio de Jesús, para conocerlo mejor, para saber de su vida y de sus enseñanzas, estáis aprendiendo a vivir como Él, a orar como Él, a celebrar la vida como el Señor Jesús nos enseñó. Por eso, en medio de este camino de preparación para el Bautismo, la Iglesia les entrega con amor los documentos que desde la antigüedad constituyen un compendio de su fe y de su oración. Hoy se les entregará el Símbolo o Credo, en el que se recoge la fe de la Iglesia Católica y donde está expresado en palabras lo que nosotros estamos llamados a creer, a vivir a conocer. Por eso, se les invita a que en este tiempo os aprendáis de memoria este texto, para que podáis proclamarlo el día de vuestro Bautismo.  

         Canto inicial o de entrada (que conozca la comunidad y/o catecúmenos) 

Celebrante: En nombre del Padre, y del hijo y del Espíritu Santo. Amén 

Invitación al acto de contrición.        

Tú que has venido a sanar los corazones afligidos. Señor, ten piedad.
Tú que has venido a disipar la oscuridad de nuestras vidas. Cristo, ten piedad.
Tú que en el misterio de tu Palabra guías nuestros pasos. Señor, ten piedad.

Dios todopoderoso, tenga misericordia de nosotros, perdones nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna. Amén 

Lecturas (puede elegirse las lecturas que se crean más oportunas)

         1º lectura: Deuteronomio 6, 1-7
         Salmo responsorial: Salmo 18, 8-11. R/. Señor en tus palabras hay vida eterna.
         2ª lectura: Romanos 10, 8-13 o 1 Corintios 15, 1-4
         Evangelio: Mateo 16, 13-18 o Juan 12, 44-50        

Homilía

Entrega del Símbolo:

Después de la homilía, el catequista o lector: Acérquense los elegidos, para recibir de la Iglesia el Símbolo de la fe. 

Celebrante: Queridos hermanos, escuchad las palabras de la fe, por la cual recibiréis la salvación y la renovación. Las palabras son pocas pero contienen grandes misterios. Recibidlas y guardadlas con sencillez de corazón.  

A continuación el celebrante y los catequistas, padrinos y resto de la comunidad recita el altavoz el Credo:
Creo en Dios Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra;
Creo en Jesucristo, su único Hijo, Señor nuestro; que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilatos; fue crucificado, muerto y sepultado; descendió a los infiernos; al tercer día resucitó de entre los muertos; subió al cielo, y está sentado a la derecha de Dios Padre Todopoderoso; desde allí ha de venir a juzgar a vivos y a los muertos.
Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia Católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén
 

Oración sobre los elegidos (se invita a los fieles que participen a orar) 

Oremos por nuestros elegidos para que Dios nuestro Señor, les ilumine interiormente, les abra con amor las puertas de la Iglesia, y así encuentren en el bautismo el perdón de sus pecados y la incorporación plena a Cristo nuestro Señor.  

Todos en silencio. Luego en celebrante con las manos extendidas dice: 

Te suplicamos, Señor,
Fuentes de luz y de verdad, que tu eterna y justísimo piedad,
Descienda sobre estos siervos tuyos N y N:
Purifícalos y santifícalos
Dales la verdadera ciencia, firme esperanza y santa doctrina.
Para que se hagan dignos de acercarse a la gracia del Bautismo.
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén. 

Si celebra la misa, se sigue con las preces, ofrendas, etc. En caso de ser una celebración cualquiera, termina con la bendición del que preside.        

         Despedida y Canto final

 

2º ENTREGA: EL PADRENUESTRO 

Puede realizarse dentro de la celebración eucarística dominical o de diario, tras la liturgia de la Palabra. También puede realizarse en una celebración a parte en la que deben estar presentes miembros de la comunidad, su grupo de catequesis si es un niño que está preparándose para la primera comunión y a ser posible también los padrinos.
Si es dentro de la Eucaristía, la celebración se desarrolla normalmente -saludo inicial, acto de contrición, gloria, oración colecta, lecturas,…- hasta después de la homilía.
Si es posible, las lecturas utilizadas ese día sean escogidas para la ocasión, siempre y cuando el tiempo litúrgico lo permita.
En la monición inicial, que recoge la motivación de toda la celebración, ha de hacerse referencia a la entrega que se va a realizar.

 

Esquema de la Celebración (fuera de la misa)

 

Monición Inicial (Catequista, Acompañante, Lector, Celebrante): 

Habéis comenzado un camino de profundización en el misterio de Jesús, para conocerlo mejor, para saber de su vida y de sus enseñanzas, estáis aprendiendo a vivir como Él, a orar como Él, a celebrar la vida como el Señor Jesús nos enseñó. Por eso, en medio de este camino de preparación para el Bautismo, la Iglesia les entrega con amor los documentos que desde la antigüedad constituyen un compendio de su fe y de su oración. Hoy se les entregará la oración dominical o Padrenuestro, en la que se recogen las palabras de Jesús, quien viviendo una vida de oración y de amistad profunda con su Padre del cielo, ante la petición de sus discípulos de que les enseñara a orar, Él les transmitió con sus palabras la oración por excelencia del cristiano. Por eso, se les invita a que en este tiempo os aprendáis de memoria esta oración, para que la repitáis en vuestra oración y la proclaméis el día de vuestro Bautismo.  

         Canto inicial o de entrada (que conozca la comunidad y/o catecúmenos) 

Celebrante: En nombre del Padre, y del hijo y del Espíritu Santo. Amén 

Invitación al acto de contrición.

         Tú que has venido a sanar los corazones afligidos. Señor, ten piedad.
         Tú que has venido a unir nuestras vidas al Padre del cielo. Cristo, ten piedad.
         Tú que nos enseñaste a orar para dirigirnos a Dios Padre. Señor, ten piedad.

         Dios todopoderoso, tenga misericordia de nosotros, perdones nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna. Amén 

Lecturas (puede elegirse las lecturas que se crean más oportunas) 

         1ª lectura: Oseas 11, 1b. 3-4, 8-9
         Salmo responsorial: Salmo 22: El señor es mi pastor nada me falta o el Salmo 102: Como un padre siente cariño por sus hijos, siente el Señor cariño por sus fieles.
         2ª lectura: Romanos 8, 14-17. 26-27 o Gálatas 4, 4-7        

         Lector o catequista: Acérquense los que van a recibir la Oración dominical

         Celebrante: Ahora escuchad cómo el Señor enseñó a orar a sus discípulos        

EVANGELIO: MATEO 6, 9-13 

 En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
Vosotros rezad así:
Padre Nuestro, que estás en el cielo,
Santificado sea tu nombre;
Venga a nosotros tu reino;
Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día;
Perdona nuestras ofensas,
Como también nosotros perdonamos
A los que nos ofenden;
No nos dejes caer en la tentación
Y líbranos del mal. 

PALABRA DEL SEÑOR 

         Homilía 

         Oración sobre los elegidos (se invita a los fieles que participen a que oren) 

         Celebrante: Oremos por nuestro elegidos, para que Dios nuestro Señor les ilumine interiormente, les abra con amor las puertas de la Iglesia, y así encuentre en el bautismo el perdón de sus pecados y la incorporación plena a Cristo, nuestro Señor.  

         Todos oran en silencio. Y luego el celebrante con las manos extendidas dice: 

         Dios todopoderoso y eterno,
Que hacer fecunda a tu Iglesia dándole constantemente nuevos hijos,
Acreciente la fe y la sabiduría de nuestros elegidos,
Para que, al renacer en la fuente del Bautismo
Sean contados entre los hijos de adopción.
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.  

Si celebra la misa, se sigue con las preces, ofrendas, etc. En caso de ser una celebración cualquiera, termina con la bendición del que preside.        

         Despedida y Canto final.

 


Comentarios