Viernes, 05 de febrero de 2010

Documento de los Obispos de Sudán publicado al final de su Asamblea plenaria, realizada en Torit, del 5 al 15 de diciembre de 2009, y dirigido a los cristianos, líderes políticos y todos los hombres de buena voluntad titulado “Por una paz justa y duradera”, en que afirman haber reflexionado durante el encuentro sobre la actual situación del país y su tarea como líderes espirituales. 

POR UNA PAZ JUSTA Y DURADERA  (Lc. 14, 27) 

Para: ¡Cristianos, Líderes políticos y Pueblo de Buena Voluntad! 

Gracia y Paz a ustedes de parte de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo (Ef 1, 1) 

Nosotros, los Obispos Católicos de Sudán, reunidos en Torit para nuestra sesión Plenaria Anual del 5 - 15 de diciembre de 2009, al reflexionar y deliberar sobre la situación actual de nuestro país y conscientes de nuestro deber como líderes espirituales, deseamos llamar la atención sobre las siguientes preocupaciones urgentes y que guardan relación con nuestros cristianos, dirigentes políticos y con todos los ciudadanos. 

1. Situación actual del país

La situación política en nuestro país ha llegado a un momento crucial y decisivo, debido a la no aplicación de algún componente clave de los protocolos:

a. la demarcación de las fronteras Norte y Sur

b. derogación de leyes represivas y la promulgación del proyecto de ley del referéndum

c. programa muy retrasado de las próximas elecciones  podría afectar al Referéndum en el año 2011 y la consulta popular para Kordofan meridional y los estados del Nilo Azul meridional

d. la crisis en Abyei y el conflicto en Darfur 

El retraso de la aplicación de los puntos de arriba crea sentimientos de ansiedad y miedo entre la gente. Comentamos todas las iniciativas tomadas por las dos partes para aplicar el CPA.

2. Sobre las elecciones nacionales y el papel de la Sociedad Civil

El CPA sigue siendo una guía válida y pertinente para una paz justa y duradera en Sudán. Tanto el CPA como la Constitución Nacional Provisional  confirman el derecho de voto como un derecho fundamental de los ciudadanos sudaneses. La celebración de elecciones libres y justas es una disposición clave del Acuerdo de Paz Global (CPA). Los ciudadanos deben tener la oportunidad y la responsabilidad de ejercer su derecho cuando se celebren elecciones en condiciones libres y justas. El descarrilamiento de las próximas elecciones es inaceptable para el pueblo sudanés y sería incompatible con el Sudán pacífico y estable. Lamentablemente, la educación cívica de los votantes no fue difundida a tiempo. En consecuencia, mucha gente  perdió el derecho a registrarse. Para aquellos que se inscribieron, les instamos a ser vigilantes y ejercer su derecho constitucional al voto.

3. Referéndum y Post Referéndum

El CPA  establece el derecho a la autodeterminación para pueblo del Sudán meridional a través del referéndum internacional supervisado al final del período de transición que está sólo a quince meses de distancia. El retraso de la promulgación del proyecto de Referéndum, y el establecimiento de la Comisión del Referéndum de Sudán Meridional son de gran preocupación para todos los sudaneses. Por ello pedimos a la Asamblea Nacional Legislativa acelerar el proceso a fin de evitar las consecuencias innecesarias que serán perjudiciales para el futuro del país. Instamos a todos los sudaneses a estar atentos y no dar paso a los que pueden arrastrar al país a la guerra.

4. ¡Ninguna vuelta a la guerra!

Es doloroso recordar la memoria de las dos amargas guerras (1955 - 1972 con cerca de 1,6 millones de vidas perdidas y de 1983 a 2005 con alrededor de 2,5 millones de vidas perdidas y más de cuatro millones de desplazados) y la tragedia y la devastación causada en la vida humana, infraestructura y medio ambiente como aún podemos ser testigos en muchas partes de Sudán en la actualidad. La guerra es mala y no podemos aceptar ningún regreso a la guerra. El período de transición ha traído estabilidad y desarrollo tangible en la historia del Sudán, y nosotros instamos encarecidamente a todos los sudaneses a rechazar la guerra y llamamos firmemente  a las partes, al CPA y al pueblo del Sudán, a salvaguardar la paz y encontrar medios pacíficos para resolver cuestiones pendientes. La segunda asamblea reciente del Sínodo de los Obispos para África citó con gran preocupación la difícil situación de África en su mensaje: "África, ¡levántate! El Sínodo lamenta observar que la situación en muchos países es una gran vergüenza.... Este Sínodo proclama alto y claro: ya es hora de cambiar los hábitos, por el bien de las generaciones presentes y futuras. "(Nuntius, art. 36 - 37).

6. La violencia étnica

Seguimos con gran preocupación que, desde principios de 2008 y 2009, se han aumentado los ataques contra civiles y las instalaciones del Gobierno, la violencia étnica interna y externa. Estos no son incidentes aislados, sino que dan la impresión de ser una campaña coordinada por los enemigos de la paz para oponerse al CPA con el fin de desestabilizar el país. Instamos a ambos a los autores y a las víctimas que se encuentran atrapados en estos ciclos de violencia a denunciar los asesinatos sin sentido, a buscar la reconciliación y a respetar de la vida humana.

7. Agresión externa

La agresión del Ejército de Resistencia del Señor (LRA)  a civiles inocentes, especialmente de Equatoria Occidental y los Estados Occidentales Bhar El Ghazal ha creado  sufrimiento indescriptible y desplazamiento de muchas personas. Hacemos un llamamiento al Gobierno de Uganda y al Ejército de Resistencia del Señor a reanudar conversaciones de paz

8. El Gobierno de Unidad Nacional

Reconocemos que algunos elementos del CPA se han aplicado con éxito, aunque muchos elementos clave de los protocolos siguen siendo desatendidos. Teniendo en cuenta que el período de transición termina en quince meses, instamos al Gobierno de Unidad Nacional a acelerar y a aceptar la aplicación de las restantes cuestiones vitales en los protocolos.

9. El Gobierno de Sudán del Sur

Reconocemos que en este período de transición se han producido muchos avances tangibles en el sur de Sudán, a pesar de los desafíos afrontados, tales como corrupción, tribalismo, nepotismo,  pereza,  falta de patriotismo, caducidad de  seguridad en la aplicación de la ley y el orden. Por ello, instamos al Gobierno y líderes de la comunidad a ser diligentes en la práctica del buen gobierno y el imperio de la ley. Gobernar significa servir con honestidad y garantizar el bien común de las personas confiadas a su cuidado. La aplicación justa de la ley y el orden sigue siendo un deber primordial del gobierno y de los líderes de la comunidad.

10. Los líderes religiosos

Hacemos un llamamiento a los líderes religiosos en el país, es decir, cristianos y musulmanes, a reclamar y adoptar la espiritualidad que promueve tolerancia, armonía, respeto mutuo y paz. Juntos vamos a fomentar el diálogo como medio para manejar los escenarios negativos que están surgiendo en el país debido a la situación actual y convertirlos en elementos de paz. La paz debe basarse en una política de "verificar, entonces confiar".

11. La Comunidad Internacional

Poco después de la firma del CPA, la Comunidad Internacional dirigió su atención al conflicto de Darfur. Sin descuidar Darfur, hacemos un llamamiento a la Comunidad Internacional para comprometer al gobierno de Jartum a resolución pacífica en Darfur, y a comprometerse a sí misma con el CPA dentro de los próximos quince meses y a presionar a los dos signatarios a aplicar todos los protocolos del CPA para garantizar la paz en el País. El Sudán parece estar en un terreno inestable. Esta señal de peligro pide la intervención urgente de la Institución Internacional que ayudó a Sudán a lograr el CPA.


12. La asistencia y rehabilitación humanitaria

Los programas de rehabilitación para los refugiados y desplazados internos han fracasado ya que los recursos apenas se han aprovechado. Un adecuado reasentamiento así como una rehabilitación es necesaria que tenga en cuenta a todos los sudaneses en el exilio y a los desplazados internos. La aparente falta de lluvias este año y la incursión por parte del LRA causaron una crisis humanitaria. Hacemos un llamamiento a la comunidad internacional a proveer la asistencia a estas personas necesitadas.


13. Una llamada a la oración:

"Arrepentíos, porque el reino de los cielos está cerca" (Mc 1:15).

Nos estamos acercando a la Navidad un tiempo que nos lleva a sentimientos de paz y alegría. Nos conciencia  a solidaridad con nuestros hermanos y hermanas y a una conciencia de las necesidades y sufrimientos de nuestro pueblo. Recordemos que Cristo, el Príncipe de la Paz, vino entre nosotros como uno que era modesto, humilde servidor. Él es el Mesías que vino para quitar nuestros pecados y llevarnos al Reino de la Paz.

En este santo tiempo de Adviento, exhortamos a orar por una paz justa y duradera en nuestro país. Este momento de expectación de Cristo, el Príncipe de la Paz, tiene un gran atractivo para nuestros corazones y es el de paz, calma, alegría y esperanza. El Adviento es un tiempo de conversión. La proclamación de Juan el Bautista, "preparad el camino para el Señor, allanad sus senderos! (Lc: 3:4), es una exhortación a genuina conversión y reforma de vida. En nuestro país, nunca la realidad de la situación actual parece igualar nuestras expectativas y nuestros sueños de una paz justa y duradera.

Nosotros vuestros obispos confiamos en Jesucristo, el Príncipe de la Paz. Unámonos en oración por la paz, la armonía y la justicia. Oramos por una paz justa y duradera en Sudán, nosotros vuestros  líderes espirituales, conscientes de la suerte en el que nuestro país se encuentra, exhortamos a nuestros fieles y personas de buena voluntad a ser vigilantes en la oración (1 Pe. 5:8 - 9) en este momento decisivo de nuestro país. Sobre todo cuando nos acercamos a Navidad, volvamos a comprometernos a ser pacificadores. ¡Bienaventurados los pacificadores; pueden ser reconocidos como hijos de Dios (Mt 5:9). 

Encomendamos nuestra oración por la intercesión de Nuestra Señora Reina de la Paz, Santos y Josefina Bakhita y Daniel Comboni para que intercedan por el Sudán!


H. L. Obispo Rudolf Deng Majak Obispo de Wau y Presidente de SCBC
H.E Gabriel Cardenal Zubeir Wako Arzobispo de  Khartoum
H. G. Arzobispo Paolino Lukudu Loro Arzobispo de Juba
H. L. Obispo Erkolano Lodu Tombe Obispo de Yei
H. L. Obispo Macram Max Gassis Obispo de El Obeid
H. L. Obispo Caesar Mazzolari Obispo de Rumbek
H. L. Obispo Daniel Adwok Kur  Obispo Auxiliar de Khartoum
H. L. Obispo Antonio Menegazzo Administrador Apostólico de  El Obeid
H. L. Obispo Johnson Akio Mutek Obispo de Torit
H.L. Eduardo Hiiboro Kussala Obispo de  Tombura - Yambio
Msgr. Roko Taban Mousa Administrador Apostólico de  Malakal
H. L. Obispo Vincent Mojwok Nyker Obispo Emérito de  Malakal
H.L. Obispo Paride Taban Obispo Emérito de  Torit
H.L. Obispo Joseph Gasi Abangite (Baja por enfermedad) Obispo Emérito de  Tombura  

(Traducción particular no oficial desde el inglés)

El texto completo del documento de los Obispos, en inglés
 


Publicado por verdenaranja @ 22:37  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios