Jueves, 04 de marzo de 2010

Presentación de la Jornada del Día de Hispanoamérica” por Monseñor Ramón del Hoyo López,  Obispo de Jaén, publicada en folleto de la Conferencia Episcopal Española y recibido en la parroquia para la celebración el día siete de Marzo, aunque en nuestra diócesis se ha trasladado al día 14.

SACERDOTES: DISCÍPULOS Y MISIONEROS

Presentación

Corno en años anteriores, el próximo domingo 7 de marzo, celebramos la Jornada Misionera del DÍA DE HISPANO­AMÉRICA. Fijamos nuestra mirada en aquellas Iglesias tan queridas de América, a las que nos unen tantos vínculos no sólo en la fe sino también históricos.

En la reciente Instrucción Pastoral de la Conferencia Episcopal Actualidad de la misión ad gentes en España, puede leerse: "La Iglesia en España se ha visto enriquecida con personas, ini­ciativas e instituciones que han sabido responder a las necesida­des de cada momento" (n. 15), refiriéndose a su generosa res­puesta misionera desde hace siglos hasta nuestros días. Los obispos expresaban su agradecimiento pero, al mismo tiempo, decían que todo ello "ha de ser un aliento y fuente de optimismo para que las novedades y transformaciones del presente sean un estímulo para el futuro" (n. 16).

1. Precisamente esta jornada viene a dar respuesta, desde hace años, al compromiso adquirido por el episcopado español para su apoyo misionero, en favor de otras iglesias de América Latina más necesitadas, a través de sacerdotes diocesanos y para la debida atención en su favor, tanto durante el tiempo que per­manezcan en sus servicios de enviados como a su regreso.

A través de la Obra Misionera de Cooperación Sacerdotal His­panoamericana (OCSHA), se han enviado a América Latina, durante los últimos sesenta años, más de dos mil sacerdotes. En la actualidad se acercan al millar los sacerdotes diocesanos españoles que trabajan pastoralmente en aquellas Iglesias, de las que aproxi­madamente casi la mitad pertenecen a esta Obra de Cooperación.

Sabemos que son las Iglesias particulares, a imagen de la Igle­sia universal, las responsables directas de asumir y desarrollar el mandato misionero de Jesucristo. Cada Iglesia diocesana vive en estado constante de misión y, por ello, no sólo debe fomentarse en su seno el espíritu misionero, sino también promoverse voca­ciones entre sus fieles para la misión. Deben apoyar y alegrarse de que en el seno de sus presbiterios surjan sacerdotes dispuestos a su entrega generosa, al servicio de otras Iglesias necesitadas, bien de por vida o bien por un tiempo determinado.

Recordaban los obispos españoles, para ello, en su reciente Instrucción Pastoral misionera, que el ministerio de los presbíte­ros "no puede reducirse al ámbito de la propia diócesis, por lo que —en cuanto miembros de un presbiterio— deben conjugar la incardinación en la propia diócesis con el servicio misionero ad gentes" (n. 57).

2. La Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias, encargada por la Conferencia Episcopal Española de la organización de esta jornada, ha escogido como lema para este año: "SACERDOTES: DISCÍPULOS Y MISIONEROS".

Responde a la convocatoria de Su Santidad Benedicto XVI del Año Sacerdotal, dedicado en toda la Iglesia a favor del maravillo­so don del sacerdocio. Debemos destacar en el sacerdote su dimensión misionera. Por otra parte, el lema guarda una relación directa, asimismo, con la profunda reflexión que llevan a cabo, en estos momentos, las Iglesias de Hispanoamérica a partir de la última Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, celebrada en Aparecida (Brasil).

La Pontificia Comisión para América Latina se ha dignado enviarnos un año más, lo que agradecemos vivamente ante el Emmo. señor cardenal Giovanni Battista Re, presidente de la expresada Comisión, un profundo y precioso MENSAJE.

Se destaca en el mismo el espíritu misionero, acrisolado en el calor de la oración de san Juan María Vianney, como auténtico discípulo de Cristo, pero se subraya, sobre todo, "la urgencia o necesidad apremiante que hay en todo el mundo de obreros que decidan responder, con generosidad y valentía, a la invitación del Señor a trabajar en su viña" (cf. Mt 20, lss.).

Refiriéndose, más concretamente, al interés manifestado por la Asamblea Plenaria de esta Comisión Pontificia, celebrada el pasado mes de febrero de este año, en favor de las vocaciones y formación sacerdotal en los Seminarios de América Latina, des­tacó la urgente necesidad de "comprometer a todo el presbite­rio, a los seminaristas mismos y a la comunidad eclesial en gene­ral en este campo de la pastoral vocacional y orar intensamente al Señor, dueño de la mies, para que suscite estas vocaciones al servicio de la Iglesia". Son palabras que muy bien podemos apli­car, asimismo, a los presbiterios y seminarios de las Iglesias de España.

Los anteriores contenidos, junto con la REFLEXIÓN PAS­TORAL sobre esta jornada, por parte de Mons. D. Amadeo Rodríguez Magro, obispo de Plasencia y miembro de la Comisión Episcopal de Misiones, además del GUIÓN para la celebración de la Santa Misa, en ese domingo, y una INFORMACIÓN sobre la ONG "Misión América", deseamos que sean, en su conjunto, una ayuda en favor de la presentación y vivencia del Día de Hispano­américa en las Iglesias de España.

¡Cuántos sembradores y cosechas en aquel continente de la esperanza, de quienes nos precedieron! Pero la tarea continúa y la invitación de nuestro Maestro es hoy, como siempre, urgente y de máxima actualidad, también para los sacerdotes diocesanos.

La Iglesia, ayer como hoy, escribió Pío XI "no tiene otra razón de existir sino la de hacer partícipes a todos los hombres de la Redención salvadora" (Carta encíclica Rerum Ecclesiae, 2). Lo mismo quiso destacar el Decreto del Concilio Vaticano II Ad gen­tes, ya en su primer párrafo al referirse a la Iglesia como sacra­mento universal de la salvación (cf. AG 2).

En este Año Sacerdotal, al tiempo que el pueblo de Dios ora por sus sacerdotes, destacaremos, en esta jornada, a quienes nos precedieron en su entrega generosa en favor de la misión y ayu­da a las Iglesias hermanas en Hispanoamérica, así como a quie­nes lo hacen en la actualidad.

Que la Santísima Virgen María, Reina de las Misiones y Madre de los sacerdotes, atienda a nuestras súplicas y ruegue por todos ante su Hijo Jesucristo.

 Ramón del Hoyo López Obispo de Jaén


Publicado por verdenaranja @ 17:40  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios