Domingo, 21 de marzo de 2010

Carta de monseñor Juan Rubén Martínez, obispo de Posadas para el 6to. domingo durante el año. (AICA
(14 de febrero de 2010)
 

“año sacerdotal” 

Los textos de la Palabra de Dios de estos domingos, como el Evangelio de este fin de semana (Lc. 6,12-13.17.20-26), nos hablan de la vocación y del llamado. Antes de los grandes momentos y decisiones el Señor se retira a orar. Nos relata el Evangelio de San Lucas: “Por aquellos días Jesús se retiró a la montaña para orar y pasó la noche orando con Dios. Al hacerse de día reunió a sus discípulos, eligió de entre ellos a doce, a quines dio el nombre de Apóstoles” (12-13).

Al empezar este nuevo año tenemos que dar gracias a Dios por las recientes ordenaciones de los nuevos sacerdotes: Julio Centurión, Alonso Freiberger y Gervasio Silva. La Palabra de Dios de este domingo nos relata sobre la elección de “los doce” que constituye a los apóstoles o bien enviados. La elección y vocación siempre surge de Él, de su amor y va más allá de cualquier mérito o cualidad humana del elegido. De hecho Pedro, así como en general los llamados en la Palabra de Dios, señalan el sentimiento de indignidad de los elegidos ante la vocación y misión.

El próximo sábado 20 de febrero a las 20 horas en nuestro Seminario Mayor “Santo Cura de Ars”, tendremos la Misa de inicio del año e ingreso de los nuevos seminaristas. Con el Obispo de Oberá, Mons. Víctor Arenhardt, celebraremos dicha Misa y daremos gracias a Dios, junto a todos los fieles que nos acompañarán, por las vocaciones y llamados en nuestras Diócesis de estos jóvenes al sacerdocio ministerial.

Este año ingresan al preseminario, etapa previa al mayor cuatro jóvenes de nuestra Diócesis de Posadas. Al Mayor ingresan nueve, cinco de Posadas y cuatro de Oberá. Todo esto es un motivo de agradecimiento a Dios. Serán 24 seminaristas mayores y 6 en el preseminario.

Es importante recordar que estas ordenaciones sacerdotales, la Misa de inicio del año en el Seminario y el ingreso de estos jóvenes se contextualizan en este “Año Sacerdotal” declarado por nuestro Papa Benedicto XVI. El Cardenal Hummes, prefecto de la Congregación para el Clero en la Santa Sede nos escribió una carta a los obispos en la que nos señala: “El Año Sacerdotal representa una importante ocasión para mirar, todavía más con grato estupor la obra del Señor que, “en la noche que fue entregado” (1 Cor. 11,23), quiso instituir el sacerdocio ministerial, uniéndolo inseparablemente a la Eucaristía, cumbre y fuente de vida para toda la Iglesia. Será un Año para redescubrir la belleza y la importancia del Sacerdocio y de cada sacerdote, sensibilizando a todo el pueblo santo de Dios: los consagrados y las consagradas, las familias cristianas, los que sufren y, sobre todo, los jóvenes tan sensibles a los grandes ideales vividos con auténtico empuje y constante fidelidad. El título felizmente elegido por el Santo Padre para tal Año camina en esta dirección: “Fidelidad de Cristo, fidelidad del sacerdote”, y que quiere indicar la primacía absoluta de la gracia, “Nosotros amamos porque Él nos amó primero” (1 Jn. 4,19) y al mismo tiempo, la indispensable y cordial adhesión de la libertad que sabe amar y que recuerda al mismo tiempo, que el amor es también “fidelidad”.

Este agradecimiento a Dios por los nuevos sacerdotes y por el sacerdocio ministerial en este “Año Sacerdotal”, lo celebramos con un hecho fundamental para nuestra Diócesis: el caminar de nuestro Seminario Mayor “Santo Cura de Ars” que da sus primeros frutos en la formación inicial realizada en nuestra Provincia y Diócesis. Tenemos que agradecer a Dios y a tanta gente que con su oración y colaboración hacen posible que podamos apostar fuertemente a un tema que es un claro signo de esperanza: el que podamos tener vocaciones, que desde ya son un llamado del Señor, e implican nuestra responsabilidad como pueblo de Dios, laicos, sacerdotes, consagrados y obispos en acompañarlos.

Finalmente quiero señalar que el próximo 17 de febrero, celebraremos “el Miércoles de ceniza”, día de ayuno y abstinencia, en que daremos inicio al tiempo de cuaresma para prepararnos a la Pascua. En los templos, así como en nuestra Catedral, nos encontraremos a las 20 horas para iniciar este tiempo de conversión y de gracia.

¡Les envío un saludo cercano y hasta el próximo domingo!

Mons. Juan Rubén Martínez, obispo de Posadas

 

 


Publicado por verdenaranja @ 22:45  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios