Jueves, 25 de marzo de 2010

Moniciones para la celebración del domingo de ramos 2010 - c, ofrecida desde el Área de Pastoral Social de la diócesis de Tenerife.

MONICIÓN DE ENTRADA A LA CELEBRACIÓN:


Llegamos a la recta final de nuestra marcha cuaresmal. A la Semana que hoy comenzamos la llamamos GRANDE, la llamamos Santa. En ella celebramos los acontecimientos que dan plenitud a la vida cristiana.
Hoy, Domingo de Ramos, celebramos el primer acto claro oscuro de la Pascua Salvadora: La entrada triunfal de de Jesucristo en Jerusalén. Nosotros lo queremos acompañar en este triunfo. Pero enseguida, lo acompañaremos también en el camino al Calvario.
Para tomar conciencia del sentido de esta Semana, es bueno que nos preguntemos sobre algunos aspectos, que deberían estar flotando en la conciencia de todo cristiano que quiere seguir el ejemplo de Jesucristo durante toda esta Semana Santa del 2010:
¿Qué encuentra Jesucristo cuando entra a Jerusalén? y ¿qué encuentra ahora aquí, en nuestra comunidad Parroquial, en Canarias, en nuestro mundo?
¿Quién es el que entra hoy a Jerusalén,  el que va a cargar con esa cruz y el que va a morir entre ignominias tan espantosas? ...
¿Qué compromiso supone para nosotros, su pueblo, esa fe en Jesucristo que vive redimiendo todavía a nuestra Tierra y a todo el mundo?
¿Qué significa para mí y para ti hoy: dar la vida, perder la vida como Cristo?  

Monición a la PRIMERA LECTURA: Isaías 50,4-7

         El siervo se presenta a sí mismo como totalmente dependiente de su Señor, que lo enseña, conforta y ayuda. La misión que recibe es difícil, "pero no me he rebelado ni me he echado atrás". Su oído está a la escucha "para poder transmitir palabras de aliento al abatido". Se ofrece como víctima para salvar al mundo.

Monición a la SEGUNDA LECTURA: Filipenses 2, 6-11

El Siervo, según la lectura cristiana fue el mismo Cristo, que despojándose de su condición divina, tomó la condición de esclavo.  Recibió todos los golpes del mundo, todos los insultos y salivazos. Pero el Padre lo acogió y acompañó, por eso no quedó avergonzado, sino que fue exaltado y convertido en Señor y Salvador.

Monición PASIÓN DEL SEÑOR, SEGÚN SAN LUCAS

         La profecía del Siervo y la teología del anonadamiento y exaltación del Mesías se convierte en historia real, la historia de la pasión, muerte y resurrección de Jesús de Nazaret, el Hijo de Dios. Escuchemos con atención y en silencio la narración de este Acontecimiento.

ORACIÓN DE LOS FIELES

Te bendecimos, Cristo, Salvador nuestro, que has venido a nosotros para ofrecernos tu paz y tu gracia y salvación. A cada petición, respondemos: BENDITO SEAS, SEÑOR

Ven, Señor, a nuestros países y pueblos. Que todos te reconozcan como  su Salvador. Oremos

Ven, Señor, con la paz en tus manos. Para que las guerras y el terror sean superados. Oremos.

Ven, Señor, humilde y paciente. Para que la rivalidad y la prepotencia den paso al respeto y la colaboración. Oremos.

Ven, Señor, desprendido y generoso. Para que las injusticias y desigualdades sean superadas por la solidaridad y ayuda de todos. Oremos.

Ven, Señor, a tu Iglesia. Para que ella se convierta en sacramento de tu presencia en el mundo, en nuestros ambientes. Oremos.

Ven, Señor, a nosotros en esta Celebración de la Eucaristía. Haz que sepamos agradecer tu entrega y que aprendamos de ella. Oremos.

OREMOS:

Bendito sean, señor, por venir a nuestra casa y llénanos de tu gracia y salvación.

 

LENGUAJE DE LOS SIGNOS (ofrendas)

Llevamos junto a la Cruz estos ramos de olivo como signo de paz ganada con la victoria del amor.

Programa de Semana Santa, con nuestro compromiso de vivirla responsable y provechosamente.

El pan y el vino, signo de tu generosidad y entrega hasta hacerte comida.


Publicado por verdenaranja @ 15:27  | Liturgia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios