Lunes, 29 de marzo de 2010

Mensaje para Cuaresma 2010 de  Mons. Mario Espinosa Contreras, Obispo de Mazatlán en México, del que recibió copia la Agencia Fides. 

Conversión personal y pastoral en Aparecida 

Escrito por Mons. Mario Espinosa Contreras    Jueves, 25 de Febrero de 2010 

El hombre y la mujer, creados y redimidos, llevamos siempre la secuelas de la fragilidad, ocasionalmente somos tentados e incluso somos vulnerables de caer en el mal,  en el pecado, así como en actitudes distantes del plan de Dios, por ello requerimos vivir siempre la conversión personal y como servidores del Evangelio necesitamos aplicarnos en la conversión pastoral, a fin de ser hombres y mujeres nuevos y agentes de evangelización más adecuados. 

En el documento  de Aparecida, se nos habla de conversión personal  y de conversión pastoral, y la ubicación de ello nos  es ya reveladora. En el Cap. 6  “El itinerario formativo de los discípulos  misioneros”  al tratar del proceso de formación de los discípulos misioneros, nos presenta después del Encuentro con Jesucristo donde se tiene la vivencia del Kerigma,  la conversión personal, que “es la respuesta inicial de quien ha escuchado al Señor con admiración, cree en El por la acción del Espíritu, se decide a ser su amigo e ir tras El, consciente de que morir al pecado es alcanzar la vida” (DA 278). El Kerigna como lo sabemos no es sólo un momento evangelizador, sino una vertiente pastoral constante, y tengamos en cuenta que el primer kerigma es la vivencia samaritana, realizar obras de misericordia que suscitan la simpatía por la Iglesia y la admiración por Cristo.  

El creer en Cristo, es “estar convencido del Señor”, “fiarse de Cristo”. La conversión es adherirse no a algo sino a Alguien, a Jesucristo, a su  Evangelio, estar  vinculado   a los valores del Reino de Dios y percibir desde la óptica del evangelio la realidad, las situaciones y una manera nueva de enfrentar la vida y sus desafíos. Es estar asumiendo los “sentimientos” de Cristo, sentir como Cristo, resonar como Cristo, relacionarse con los demás como Cristo, vivir y proceder con el estilo de Cristo. Por esta tarea empeñativa,  la conversión personal es una dinámica y una  labor  de toda la vida. 

Texto Bíblico: “Después del arresto de Juan, Jesús se fue a Galilea, proclamando la Buena Noticia de Dios. Decía: el plazo se ha cumplido, el Reino de Dios está llegando. Conviértanse y crean en el Evangelio” (Mc. 1, 14-15).  

En la expresión Reino de Dios se resumía todo lo que Israel esperaba de los tiempos mesiánicos,  y Nuestro Señor  nos lo presenta como soberanía universal de Dios, como Padre compasivo y salvador, una soberanía de amor, no de dominio o sujeción,  es donación, entrega.  Este don salvífico  de Dios es para todos, y requiere nuestra respuesta en la conversión y adhesión al Evangelio.  

La Conversión Pastoral.  

En el Cap. 7: “La Misión de los discípulos al servicio de la vida plena” se ubica la conversión pastoral, que hace relación a la misión.  

Nos dice el documento de Aparecida en referencia a la conversión pastoral: “Esta firme decisión misionera debe impregnar todas las estructuras eclesiales,  todos los planes pastorales de diócesis, parroquias, comunidades religiosas, movimientos y cualquier institución de la Iglesia. Ninguna comunidad debe excusarse de entrar decididamente, con todas sus fuerzas, en los procesos constantes de renovación misionera, y de abandonar las estructuras caducas que ya no favorezcan la trasmisión de la fe”. Debe haber continuidad no continuismo. Debemos evitar el anquilosamiento. De hecho la conversión pastoral la vino a impulsar el Concilio Vaticano II, aún cuando no usaba ese término, la llamaba como “aggiornamento” “puesta al día”, y dicho Concilio sigue siendo para nosotros muy iluminador  y fuente de inspiración, máxime que su espíritu y letra no lo hemos vivido a plenitud. Recientemente Aparecida nos hace presente la intención  renovadora del Vaticano II, con la expresión Conversión Pastoral.  

En la conversión pastoral la referencia principal es el Reino de Dios, la realidad absoluta que Jesucristo proclamó y vivió. S.S. Benedicto XVI nos ha dicho “convertirse significa cambiar de dirección en el camino de la vida, no con un pequeño arreglo, sino con un verdadero cambio de rumbo” El Reino de Dios debe ser  el nuevo rumbo o perspectiva que debemos vivir en la misión.  

La  conversión pastoral nos implica a todos: obispos, presbíteros, diáconos permanentes, consagrados, consagradas, laicos y laicas que  “estamos llamados a asumir una actitud de permanente conversión pastoral” (DA 366)  

La conversión pastoral se realiza en las actitudes pastorales de los Agentes ordenados y no ordenados, en el estilo de vida, en las estructuras e instituciones de la Iglesia, en las Parroquias, en los movimientos, en los Seminarios, en la administración de los Sacramentos, etc. Todo lo que va en el orden de la misión es objeto  de la conversión pastoral.  

Además de la referencia al Reino de Dios, para la conversión pastoral  se requiere:  

-          Leer con atención y discernimiento “lo que el Espíritu está diciendo a las Iglesias” (Ap 2, 29) a través de los signos de los tiempos en los que Dios se manifiesta. Hay que leer y escuchar los signos de los tiempos, escrutar esos fenómenos que se presentan en el mundo, en la sociedad, en la cultura.  

-          Se requiere captar el contexto histórico donde vivimos, el aspecto socio-cultural y sus transformaciones que presentan nuevos desafíos para la Iglesia y su misión de construir el Reino de Dios y en coherencia a ello, hacer las reformas espirituales pastorales e institucionales que se requieran, para responder mejor con la evangelización a los nuevos retos que se presentan. (cfr. DA 367)  

-          La Conversión de los Pastores nos lleva también a vivir y promover una espiritualidad de comunión y participación. Irradiados por  los modelos ejemplares de  las primitivas comunidades cristianas (cfr.  Hech. 2, 42-47) que supieron  buscar y encontrar  maneras  nuevas de evangelizar, respondiendo  a las diversas culturas y a las peculiares circunstancias. Iluminados y motivados también en la eclesiología de comunión, del Vaticano II, que nos presentó en la Lumen  Gentium un giro copérnico de trescientos ochenta grados al hablarnos no ya de la Iglesia como “sociedad perfecta”,   sino como Pueblo de Dios, donde todos los bautizados compartimos el don maravilloso de ser Hijos del Padre, incorporados a Jesucristo y animados por el Espíritu consolador  (cfr. DA 368-369).  

-          La Conversión Pastoral nos pide pasar de una pastoral de “mera conservación a una pastoral decididamente misionera”, donde salimos al encuentro de los hermanos. Y donde los laicos participan en el discernimiento, en la toma de decisiones, la planificación y la ejecución  (cfr. DA 370-371)  

-          Dadas las dimensiones de nuestras parroquias, es aconsejable la sectorización en unidades territoriales mas pequeñas con equipos propios de animación y coordinación (DA 372)  

Así pues la Conversión Pastoral, no es auto perfección, sino la cualificación y la vivencia del Reino para ir al encuentro de los hermanos y hermanas, especialmente de los alejados, hay que evitar el estar más preocupados por el éxito personal que por la fidelidad al Evangelio. Que Dios nuestro Padre nos conceda la luz y la decisión necesaria par vivir la conversión personal y la conversión pastoral, para que entre nosotros sea una realidad el designio salvífico, de que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad.  

+ Mario Espinosa Contreras
Obispo de Mazatlán


Publicado por verdenaranja @ 22:45  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios