Martes, 30 de marzo de 2010

Rito de presentación y recepción de los óleos, ofrecido por la Delegación Diocesana de Liturgia de la diócesis de Tenerife.

PRESENTACIÓN DE LOS ÓLEOS

(En las celebraciones las Eucaristías parroquiales del Martes y Miércoles Santo)

Monición

En la celebración de los sacramentos, que son acciones de Jesucristo en nosotros, el aceite tiene un lugar importante. El aceíte es signo de fuerza y bienestar. En los tiempos antiguos, para señalar el inicio de su misión, los reyes y los profetas eran ungidos con aceite perfumado. Y Jesús es llamado Mesías y Cristo, que significa "Ungido".

Cada año, el Jueves Santo en la Misa Crisma!, el Obispo, junto con los sacerdotes de la Diócesis que renuevan también en esta Misa sus promesas sacerdotales, consagra el Crisma -que se utiliza en el bautismo, la confirmación y la ordenación sacerdotal- y bendice el óleo de los enfermos y el óleo de los catecúmenos.

Así ha acontecido esta mañana en la Catedral, y ahora nosotros recibimos estos óleos con los que en nuestra comunidad celebraremos, a lo largo del año, los sacramentos del Bautismo, de la Confirmación y la Unción de los Enfermos

Se traen los óleos mientras se canta: "Pueblo de reyes". Primero se entrega el óleo de los enfermos y el sacerdote, dice:

S/      Te bendecimos, Señor, por el óleo de los enfermos y te pedimos que proteja a nuestros hermanos y hermanas que sufren.

R/      Bendito seas por siempre, Señor. Se entrega el óleo de los catecúmenos.

SI Te bendecimos, Señor, por el óleo de los catecúmenos, y te pedimos que quienes serán ungidos con él en el bautismo crezcan en el conocimiento del Evangelio y emprendan la lucha de la vida cristiana.

R/      Bendito seas por siempre, Señor. Se entrega el santo crisma.

S/ Te bendecimos, Señor, por el santo crisma, y te pedimos que quienes sean marcados con su signo en el bautismo, la confirmación y la ordenación sacerdotal, reciban la abundancia de los dones del Espíritu y así la Iglesia crezca y llegue a la plenitud de tu Hijo Jesucristo.

R/      Bendito seas por siempre, Señor.

Los óleos se dejan en un lugar visible y, al finalizar la celebración, se trasladan al bautisterio u otro lugar digno para su reserva.

Se puede traer la ofrenda del pan, el vino y la colecta..


Publicado por verdenaranja @ 17:20  | Liturgia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios