Domingo, 04 de abril de 2010

Mossul (Agencia Fides) – “La situación es difícil. Pero los cristianos iraquíes no pierden la esperanza y se esforzarán por construir el nuevo Irak. El país y la sociedad iraquíes están más maduras respecto de las elecciones de hace cuatro años. Se requiere del esfuerzo común de los líderes políticos y religiosos cristianos”: fue lo declarado a Agencia Fides por el sacerdote iraquí P. Bashar Warda, Redentorista y Rector del Seminario Caldeo San Pedro en Ainkawa, localidad cerca de Erbil, al norte de Irak.
El P. Warda está de regreso de Mossul, adonde acompañó al Patriarca Caldeo de Baghdad, Emmanuel Delly en su visita privada a la Iglesia y a las autoridades locales. Fides le dirigió algunas preguntas en relación con las recientes elecciones.

¿Qué piensan y qué esperan los cristianos de las elecciones del 7 marzo?

Vemos que el proceso democrático es más maduro respecto de hace 4 años. Irak está saliendo de una situación sumamente difícil, habiendo apenas terminado un régimen. Hay fuerzas internacionales en el país para garantizar la transición, y hay elementos negativos como la violencia, secuestros y terrorismo. Pero hay también mayor conciencia y mayor apertura en la sociedad civil. El país está aprendiendo, paso a paso, y está en el camino de la democracia. Los cristianos, parte integrante de la nación, desean estar presentes y activos en este proceso de crecimiento y de construcción de un futuro civil y democrático.

¿Cómo participarán los cristianos en el voto y en la construcción del nuevo Irak?

Sobre la participación directa en el voto tengo confianza. Sólo en el área de Mossul hay una situación de verdadera emergencia, debido a la violencia de los días pasados. Más de 870 familias han tenido que escapar a otras localidades: ¿ellos dónde van a votar? Se está tratando de preparar un plan de seguridad para garantizar el derecho a voto de todos los desplazados internos.
Nuestra contribución en la construcción de Irak se realiza a través de la representación política (tenemos 5 puestos reservados en el parlamento), también a través de la sensibilización y de las obras sociales, con la proclamación de los derechos humanos y de la libertad para todos. Hay algunos candidatos cristianos que se presentan en listas laicas, fuera de las listas políticas: es un buen signo y significa que queremos ser “fermento en la masa”.

¿Qué piensa de los recientes actos de violencia anti-cristiana? ¿Cuáles son los motivos que están detrás de estas acciones?

La violencia está claramente ligada a las elecciones y tiene una finalidad intimidatoria hacia los cristianos. Pero hay que considerar también del desequilibrio y el conflicto entre los poderes locales y el poder central. Dar un golpe a los cristianos crea tensión en todo el país y genera gran atención de parte de la comunidad internacional: los cristianos, por ello, podrían ser víctimas de juegos políticos e instrumentalizados por parte de las facciones opuestas. El país está atravesado por conflictos entre árabes y kurdos y entre musulmanes y chiitas y sunitas. La comunidad cristiana en Irak ha actuado siempre como puente entre los diferentes grupos y ha trabajado siempre en favor de la reconciliación, gozando del respeto de todos. No hay que dejarse arrastrar por la violencia, sino tratar de conservar la calma en medio de esta difícil situación.

¿Qué piensa del proyecto de reunir a los cristianos iraquíes en la Llanura de Ninive?

Naturalmente la idea de un “gueto” es inaceptable: los cristianos quieren y deben estar presentes en todo el territorio iraquí para poder cumplir su misión. Creo que los políticos, cristianos y no cristianos, no desean esto: significaría ceder al fanatismo y al separatismo. Tal vez se trate de un malentendido en relación con la propuesta: según algunos, de acuerdo con la Constitución vigente, se podría dar un estatus jurídico especial a la comunidad cristiana en el área de Nínive, donde los fieles está más ampliamente representados. Pero ello no debe excluir que las comunidades cristianas puedan vivir tranquilamente y legítimamente en todo el resto de Irak. La propuesta de instituir una “Unidad Administrativa de la Llanura de Nínive” para los cristianos está sobre el tapete desde el 2003: creo que es necesario que los líderes religiosos y políticos cristianos se encuentran para discutir, clarificar y examinar propuestas y soluciones.

¿Cómo es posible mejorara y garantizar los derechos fundamentales de los cristianos en el país?

Para alcanzar este objetivo fundamental, es necesario que los líderes de las Iglesias en Irak estén en estrecho contacto y realicen un esfuerzo común con los políticos cristianos. Actuar en favor de las minorías es una tarea política, por lo cual son los cristianos comprometidos directamente en la política los que deben asumir esta responsabilidad. Los Obispos y jefes de las Iglesias pueden y deben ayudar a dichos representantes con su visión del futuro, siendo portadores de los valores. Hoy es fundamental que se dé un diálogo maduro entre estos dos componentes, por el bien de la comunidad entera. La Iglesia –que no tiene una agenda política– actúa para formar las conciencias de los ciudadanos y de los políticos, iluminándolas con la luz del Evangelio.
(PA) (Agencia Fides 3/3/2010; líneas 70, palabras 875)


Publicado por verdenaranja @ 21:06
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios