Mi?rcoles, 07 de abril de 2010

Carta pastoral de monseñor Juan Carlos Tissera, obispo de San Francisco, con motivo del Año Sacerdotal (1 de marzo de 2010). (AICA)


“LA PASTORAL VOCACIONAL: RESPONSABILIDAD DE TODO EL PUEBLO DE DIOS” 

Hermanas y hermanos:

El próximo 11 de junio concluirá el AÑO SACERDOTAL convocado por Benedicto XVI el año pasado, con motivo del 150° aniversario de la muerte del Santo Cura de Ars, patrono de los sacerdotes.

En la oración que estamos rezando como Iglesia en Argentina, damos gracias a Dios por el don de los sacerdotes. En ella hacemos tres peticiones concretas: por los sacerdotes, por los que se están formando para la vida sacerdotal y por aquellos que sienten ese llamado para que tomen una decisión.

Orar por las vocaciones es un mandato de Jesús: “Pidan al dueño de los sembrados que envíe trabajadores para la cosecha”. Esto es lo que venimos realizando de modo personal y comunitario: en las Misas, grupos de oración, los primeros jueves de mes, peregrinaciones, procesiones, etc.

Pero es preciso acompañar la oración con otros hechos que mantengan viva esa conciencia de que “todos somos responsables de la pastoral vocacional” (Documento de Aparecida, 314). Las familias, los colegios católicos, las instituciones y movimientos laicales, las parroquias, los sacerdotes, los religiosos y religiosas, el obispo: todos responsables de la pastoral vocacional (Aparecida,314).

Es por eso que los invito a unirnos en estos propósitos concretos, COMO FRUTOS de este AÑO SACERDOTAL:

a. Que al finalizar el Año Sacerdotal, esté constituida en cada parroquia la Obra de las Vocaciones (OVE). Esto requiere la decisión de los sacerdotes y la disposición de los laicos, de cualquier edad, para integrar el equipo parroquial de la OVE. Cada párroco informará al Obispado cuando haya formado el equipo de la OVE en su Parroquia.

b. Establecer e intensificar la relación del sacerdote y del equipo parroquial de la OVE con el  Equipo Diocesano de Pastoral Vocacional, que está presidido por el Delegado Vocacional, el Pbro. Daniel Maini. Agradezco la tarea responsable y humilde de estas personas. El Pbro. Gustavo Zaninetti, miembro del Equipo, y más dedicado al seguimiento de la formación de los seminaristas, comparte con el Pbro. Daniel Maini la tarea de discernimiento y acompañamiento de los jóvenes con inquietudes vocacionales y de los futuros candidatos.

c. Principalmente es misión de todos los sacerdotes estar atentos a los signos vocacionales que se manifiestan en la vida de algunos jóvenes. El Papa asi lo señala en el Mensaje vocacional de este año 2010: “Dios se sirve del testimonio de los sacerdotes, fieles a su misión, para suscitar nuevas vocaciones sacerdotales y religiosas al servicio del Pueblo de Dios”. Les invito a leer y meditar este meduloso mensaje. A su vez, los obispos reunidos en Aparecida dicen en el Documento: “A los sacerdotes, les alentamos a dar testimonio de vida feliz, alegría, entusiasmo y santidad en el servicio del Señor” (Aparecida, 315).

d. Si bien es en la edad juvenil cuando la persona hace sus opciones fundamentales de la vida, no olvidemos que ya pueden haber indicios vocacionales en la niñez y temprana adolescencia. Es preciso brindar los medios espirituales para capacitarlos a una respuesta generosa. El Señor se vale de nosotros, sacerdotes, para proponer la llamada. Implementemos en nuestras comunidades y colegios encuentros, retiros, grupos de oración con la participación de niños y jóvenes; formación de monaguillos. Es allí donde muchas veces se hace manifiesto el llamado del Señor, despertando en ellos la pregunta: ¿por qué no yo?

e. A las familias cristianas de la Diócesis les invito a reconocer la bendición de un hijo llamado por Dios al sacerdocio o a la vida consagrada, y a apoyar su decisión y su camino de respuesta vocacional.

f. Fomentar la conciencia de la ayuda económica para la formación de los jóvenes que están en el Seminario. Esta es una de las finalidades de la OVE, conjuntamente con la oración y la sensibilización vocacional en los ambientes parroquiales, especialmente entre los jóvenes.

Para este año 2010 deseo destacar algunos eventos que deberemos apoyar con decidido empeño:

-  La ADORACIÓN EUCARÍSTICA de los primeros jueves de mes.

- JORNADA MUNDIAL DE ORACIÓN POR LAS VOCACIONES (BUEN PASTOR), IV domingo de Pascua, 25 de abril.

- JORNADAS DE DISCERNIMIENTO “PROYECTO DE VIDA”. La primera de ellas será el 30 de abril al 2 de mayo; en Casa de Retiros “Betania”. Los sacerdotes, particularmente, deberán invitar a los jóvenes de los grupos, movimientos o colegios.

- NOVENA O TRIDUO VOCACIONAL, previo al Día de los Sacerdotes, el 4 de agosto, fiesta de San Juan María Vianney, Santo Cura de Ars.

Que este AÑO SACERDOTAL sea rico en bendiciones para todos los consagrados, celebrando con todo el Pueblo de Dios, un regalo tan precioso que Jesús nos ha dejado. Destaco y felicito el trabajo de cada uno de los sacerdotes de la Diócesis, religiosos y del clero diocesano. Agradezco la ayuda y el apoyo espiritual que todos los fieles brindan a los consagrados, y las oraciones que hacen por todos nosotros.

¡Dios nos regale muchas y santas vocaciones! ¡La Virgen Madre interceda por nuestra Diócesis!

Fraternalmente les saluda y bendice 

Mons. Carlos José Tissera, obispo de San Francisco
San Francisco, 1° de marzo de 2010. 


Publicado por verdenaranja @ 22:39  | A?o Sacerdotal
 | Enviar