Martes, 13 de abril de 2010

DOMINGO TERCERO DE PASCUA
18 de Abril de 2010

 

 El Dios de la vida, que ha resucitado a Jesucristo, rom­piendo las ataduras de la muerte, esté con todos vosotros.

Aquí estamos, convocados por el Señor resucitado. Él es la fuente de nuestra alegría; más, si cabe, en este tiempo pascual. Él nos invita ahora a su mesa, como hizo con los apóstoles en su aparición junto al lago. A ellos los alimentó con panes y peces. A nosotros, con el pan y el vino que por la acción del Espíritu se convertirán en su Cuerpo y su Sangre.

Aspersión: Ahora, recordando nuestro bautismo, reno­vemos nuestra adhesión al Señor resucitado que nos invita a seguirle. (Durante la aspersión del agua por la iglesia se canta un canto bautismal o pascual).

Que Dios todopoderoso nos purifique del pecado y, por la celebración de esta Eucaristía, nos haga dignos de participar del banquete de su reino.

1. lectura (Hechos 5,27b-32.40b-41): Los apóstoles anun­cian la resurrección deJesús y por eso son perseguidos. Pero ellos quieren dar testimonio de ese aconteci­miento que da vida a quien cree en él.

Nunca, pero menos en el tiempo de Pascua, debería recitarse la respuesta del salino responsorial. Siempre habría que cantar alguna antífona. En Pascua esa antífona puede ser un aleluya.

2. lectura (Apocalipsis 5,11-14): Escuchemos esta segunda lectura con espíritu de oración, uniéndonos en la ala­banza a Jesucristo, nuestro Señor, sacrificado como un cordero, y vivo ahora para siempre.

Oración universal: A Jesús resucitado, vida y esperanza para la humanidad entera, orémosle diciendo: JESÚS RESUCITADO, ESCÚCHANOS.

Por las Iglesias de Oriente y Occidente, por todos los bautizados en la vida nueva de Jesús resucitado. OREMOS:

Por los sacerdotes de nuestra parroquia y de nuestra diócesis. OREMOS:

Por los niños que durante esta Pascua nacerán a la vida nueva por el bautismo; por los que participarán de la comunión por primera vez; y por los que serán confir­mados con el don del Espíritu Santo. OREMOS:

Por los adultos, jóvenes y niños que sufren y lloran en el dolor, en el hambre, en la guerra, en la miseria o en la soledad. OREMOS:

Por los que nos hemos reunido aquí en torno al Señor resucitado, por nuestros vecinos, amigos y familiares, y por nuestros compañeros de trabajo o de estudio. OREMOS:

Jesús resucitado, envíanos tu Espíritu para que seamos signos transparentes de tu amor en el mundo. Tú, que vives y reinas por los siglo de los siglos.

Padrenuestro: Unidos a Jesucristo resucitado, como hijos e hijas de Dios, nos atrevemos a decir:

Gesto de paz: En el Espíritu deJesucristo resucitado, daos fraternalmente la paz.

CPL


Publicado por verdenaranja @ 20:47  | Liturgia
 | Enviar