Mi?rcoles, 14 de abril de 2010

Puntos de reflexión de la Palabra de Dios en relación con la homilía propuestos por el obispo diocesano a los sacerdotes de la diócesis de Tenerife en la formación permanente del mes de Abril 2010.

Formación Permanente del Clero – 14 de abril 2010

La homilía III: "Lo que la Iglesia nos pide a los sacerdotes"

1. EL MISTERIO DE LA REVELACIÓN - SALVACIÓN

DV 2. Quiso Dios, con su bondad y sabiduría, revelarse a Sí mismo y manifestar el misterio de su voluntad (cf. Ef 1,9): por Cristo, la Palabra hecha carne, y con el Espíritu Santo, pueden los hombres llegar hasta el Padre y participar de la naturaleza divina (cf. Ef 2,18; 2 Pe 1,4). En esta revelación, Dios invisible (cf. Col 1,15; 1 Tim 1,17), movido de amor, habla a los hombres como amigos (cf. Ex 33,11; Jn 15,14-15), trata con ellos (cf. Bar 3,38) para invitarlos y recibirlos en su compañía. El plan de la revelación se realiza por obras y palabras intrínsecamente ligadas; las obras que Dios realiza en la historia de la salvación manifiestan y confirman la doctrina y las realidades que las palabras significan,. a su vez, las palabras proclaman las obras y explican su misterio.

2. DIOS HABLA

Heb. 1,1-3. Muchas veces y de muchos modos habló Dios en el pasado a nuestros Padres por medio de los Profetas; en estos últimos tiempos nos ha hablado por medio del Hijo a quien instituyó heredero de todo, por quien también hizo los mundos; el cual, siendo resplandor de su gloria e impronta de su sustancia, y el que sostiene todo con su palabra poderosa, después de llevar a cabo la purificación de los pecados, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas.

3. FORMAS DE EXISTENCIA DE LA PALABRA DE DIOS

"En el principio existía la Palabra y la palabra estaba con Dios y la Palabra era Dios" (Jn. 1,1,)

"Y la Palabra se hizo carne, y puso su morada entre nosotros" (Jn. 1,14). "La gente se agolpaba sobre él [Jesús] para escuchar la palabra de Dios" (Lc. 5,1).

"Por nuestra parte no cesemos de dar gracias a Dios porque, al recibir la Palabra de Dios que os predicamos, la acogisteis, no como palabra de hombre, sino cual es en verdad, como Palabra de Dios, que permanece operante en vosotros, los creyentes" (1Tes. 2,13).

"Tened presente que ninguna profecía de la Escritura puede interpretarse por cuenta propia; Iv21 porque nunca profecía alguna ha venido por voluntad humana, sino que hombres movidos por el Espíritu Santo, han hablado de parte de Dios" (2Pe. 1,20-21).

"Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para argüir, para corregir y para educar en la justicia" (2Tim. 3,16).

"Cristo está siempre presente en su Iglesia, sobre todo en la acción litúrgica [...] Está presente en su palabra, pues cuando se lee en la Iglesia la Sagrada Escritura, es El quien habla" (SC 7).

"En la liturgia, Dios habla a su pueblo; Cristo sigue anunciando el Evangelio" (SC 33).

"La boca de Cristo es el Evangelio. El está sentado en el cielo, pero no cesa de hablar en la tierra" (San Agustín, sermón 85).

"La fe viene de la predicación, y la predicación pasa por la Palabra de Cristo" (Rom 10,17). 

4. LA TRADICIÓN CAUCE DE LA PALABRA DE DIOS

DV 8. La predicación apostólica, expresada de un modo especial en los libros sagrados, se ha de conservar por transmisión continua hasta el fin del tiempo. Por eso los Apóstoles, al transmitir lo que recibieron, avisan a los fieles que conserven las tradiciones aprendidas de palabra o por carta (cf 2 Tes 2,15) y que luchen por la fe ya recibida (cf. Jds 3) 4. Lo que los Apóstoles transmitieron comprende todo lo necesario para una vida santa y para una fe creciente del Pueblo de Dios; así la Iglesia con su enseñanza, su vida, su culto, conserva y transmite a todas las edades lo que es y lo que cree.

Esta Tradición apostólica va creciendo en la Iglesia con la ayuda del Espíritu Santo; es decir, crece la comprensión de las palabras e instituciones transmitidas cuando los fieles las contemplan y estudian repasándolas en su corazón (cf. Lc 2,19-51), y cuando comprenden internamente los misterios que viven, cuando las proclaman los obispos, sucesores de los Apóstoles en el carisma de la verdad. La Iglesia camina a través de los siglos hacia la plenitud de la verdad, hasta que se cumplan en ella plenamente las palabras de Dios.

Las palabras de los Santos Padres atestiguan la presencia viva de esta Tradición, cuyas riquezas van pasando a la práctica y a la vida de la Iglesia que cree y ora. La misina Tradición da a conocer a la Iglesia el canon de los libros sagrados y hace que los comprenda cada vez mejor y los mantenga siempre activos.

Así Dios, que habló en otros tiempos, sigue conversando siempre con la Esposa de su Hijo amado; así el Espíritu Santo, por quien la voz viva del Evangelio resuena en la Iglesia, y por ella en el mundo entero, va introduciendo a los fieles en la verdad pleiui y hace que habite en ellos intensamente la palabra de Cristo (cf. Col 3,16).

5. LOS PRESBÍTEROS GARANTES DE LA TRADICION VIVA DE LA IGLESIA

- Responsables de la identidad apóstolica de la comunidad cristiana

- Transmitir lo que hemos recibido: El credo y la eucaristía (1Cor. 15,1-3 y 1Cor. 11, 23-25)

- Mantener viva la esencia del misterio cristiano y transmitirlo a los que nos sucederán:

"Timoteo, guarda el depósito. Evita las palabrerías profanas, y también ¡as objeciones de la falsa ciencia; algunos que la profesaban se han apartado de la fe' . (1Tim 6,20-21).

"Ten por norma las palabras sanas que oíste de mí en la fe y en la caridad de Cristo Jesús. Conserva el buen depósito mediante el Espíritu Santo que habita en nosotros" (2Tim 1,13-14).

- COMO HACERLO:

  • Acompañar personas: hablar al corazón. Se puso junto al carro, le invitó a subir...
  • Recrear la tradición: Recibir y transmitir es un acontecimiento de gracia = acontece la salvación. Recordar el caso de Qumrám = algo del pasado.

Condiciones para recrear la tradición:

  • Comunión con el pasado y el futuro = dependencia (mantener la diacronía)
  • Ir a lo esencial: fe, esperanza y caridad. No perderse en los medios.
  • Humildad: lo más importante y necesario no es lo que más luce o agrada.
  • Atención a la historia que nos ha tocado vivir. Signos de los tiempos (GS 4)
  • Ejercer el profetismo y educar en el sentido crítico.

Publicado por verdenaranja @ 17:16  | A?o Sacerdotal
 | Enviar